Moldavia

Imagen| Turistas de viaje

La República de Moldavia es un país fronterizo con Rumanía por el oeste y con Ucrania por el este ubicado en la parte sudoriental de Europa desconocido para muchos viajeros. Aun siendo un país pequeño, Moldavia es rico en recursos naturales por lo que es un destino perfecto para los apasionados de la naturaleza. También para aquellos que disfrutan descubriendo la gastronomía de otros países y realizando rutas relacionadas con el vino.

¿Te sientes identificado? Entonces te animamos a que sigas leyendo pues en el siguiente post repasamos los motivos para hacer un viaje a Moldavia.

Naturaleza en Moldavia

Más del 80% de los destinos turísticos están ubicados en zonas rurales. Los paisajes del país son un reflejo del clima moldavo. Éste se caracteriza por sus largos veranos y sus inviernos cortos de modo que podemos encontrar bosques y altas colinas en la parte central, las interminables estepas del este o en el sur las planicies de Budjak.

A diferencia de otros países europeos, Moldavia no se ha visto afectada por el turismo de masas de modo que su naturaleza se encuentra prácticamente intacta y conserva muchas reliquias naturales: valles de bosques antiguos, ríos, lagos, colinas y viñedos.

Imagen| Pixabay

Ruta del vino

Los vinos moldavos están ganando fama y atraen a visitantes de multitud de países para hacer alguna ruta vinícola para conocer mejor la tradición de esta bebida en el país. Muchas bodegas ofrecen visitas a sus instalaciones y a sus galerías subterráneas para dar a conocer los secretos del vino moldavo.

Un ejemplo interesante en la ruta del vino es Milestii Mici, la mayor bodega de vinos del mundo que cuenta con cerca de dos millones de botellas, producidas por ellos mismos. Se sitúa a 20 kilómetros del sur de Chisinau, capital de Moldavia, entre Rumania y Ucrania.

Asimismo, durante el otoño los moldavos producen un vino joven de nombre Tulburel. Dice la tradición que la primera persona que lo prueba debe desear al anfitrión toda la mejor suerte del mundo para que pueda hacer realidad sus anhelos.

Cultura en Moldavia

Moldavia cuenta con muchos lugares de interés a nivel histórico-cultural. Algunos ejemplos son:

La fortaleza de Soroca

Fue construida sobre las ruinas de la antigua fortaleza genovesa deAlciona en el norte de Moldavia por Esteban el Grande en el siglo XV. Junto con el Museo de Historia y Etnografía forman un sitio cultural e histórico  de relevancia en el país.

La Cruz de Basarabia

Se trata de cuatro monasterios dispuestos en forma de cruz: Harbovat, Harjauca, Raciula y Frumoasa.

Monasterio Tapova

Se trata de un complejo monástico compuesto por tres edificios excavados en la roca. El primer grupo se compone de varias celdas y una iglesia dedicada a la Santa Cruz que data de los siglos XI-XII. El segundo complejo lo forma la iglesia de San Nicolás que data del siglo XIV. Por último, la iglesia de la Asunción que data de los siglos XVI-XVIII.

Imagen| Pixabay

Museo de Orheiul Vechi

A unos 60 km de la capital, se encuentra el museo a cielo abierto de Orheiul Vechi donde se han conservado restos de varias civilizaciones como una fortaleza geto-dacia del siglo XI a.C, la ciudad tártaro-mongola Sehr al-Cedid del siglo XIV y la ciudad moldava de Orhei de los siglos XV-XVII.

Parque Taul

Se trata del mayor parque de Moldavia, el cual está situado en el centro del pueblo Taul y está rodeando de la mansión de la familia Pommers. La entrada es gratuita y fue diseñado con un pequeño lago decorado con 150 especies de árboles.

Casa- Museo Alexander Pushkin

El poeta ruso Alexander Pushkin fue enviado al exilio a Moldavia por 3 años. En esta casa-museo se puede encontrar alguno de los objetos que usó para crear sus poemas. Algunos ejemplos son Los gitanos, El Negro mantón y Para Ovidio.

Gastronomía moldava

La variedad de la cocina moldava se formó durante siglos bajo la influencia de los griegos, los turcos, Europa Occidental y la cocina de Ucrania y Rusia. Son típicos los platos de carnes y verduras así como los entrantes picantes y variados.

La comida tradicional del país es la Mamaliga, una papilla de maíz que se sirve con carne picada, carne frita, queso o crema que normalmente acompaña otro plato llamado Rachitura moldovanesca que es carne de cerdo con salsa de pimienta.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?