Monumentos más importantes de Roma

Coliseo de Roma

Los monumentos más importantes de Roma se inscriben a lo largo de toda la dilatada historia de la urbe italiana. No en balde, se la denomina «la Ciudad Eterna». Desde su legendaria fundación por Rómulo y Remo, ha sido capital del más poderoso imperio de la Antigüedad, uno de los lugares donde se desarrolló el maravilloso Renacimiento y, ya en nuestros días, centro neurálgico de Italia.

Fruto de tantos siglos de historia son sus espectaculares monumentos. Puedes encontrarlos construidos en la época latina, justamente renacentistas o barrocos y también contemporáneos. Pero todos ellos presentan los denominadores comunes de su espectacularidad y belleza. Por otra parte, siempre es subjetivo hablar de los más destacados. Porque cada visitante tendrá sus favoritos. No obstante, vamos a mostrarte los que, a nuestro juicio, son los monumentos más importantes de Roma.

El Coliseo y el Foro

Coliseo y Foro Romano

Coliseo y Foro, dos de los monumentos más importantes de Roma

Comenzamos nuestro recorrido por el Coliseo, uno de los grandes símbolos de la ciudad, que se halla en la parte este del Foro Romano. Construido en el siglo I después de Cristo. Es un enorme anfiteatro (de hecho, también se conoce como Anfiteatro Flavio) que tuvo capacidad para más de sesenta mil personas repartidas en ochenta filas de gradas.

Para que te hagas una idea de su grandeza, los eventos de su inauguración duraron cien días y estuvo en activo durante cinco siglos. Fue el emperador Domiciano quien ordenó construirlo para que fuera el más colosal de todo el Imperio. Albergó muchos combates de gladiadores, pero también otros espectáculos como caza de animales o representaciones de teatro.

Pero, quizá, los eventos más imponentes fueran las recreaciones de batallas navales. Para estas, se convertía la arena en una gran piscina artificial. Esta tenía forma ovalada y contaba con varios sistemas de llenado de agua y de posterior drenaje. Como consecuencia, en estas batallas participaban embarcaciones de tamaño real.

Por otra parte, el Foro Romano es el conjunto de restos conservados del centro de la Roma latina. Lo cruza la Vía Sacra, que, justamente, comunicaba esta zona con el Coliseo. Pero lo más interesante que puedes ver en el Foro es el conjunto de edificaciones de aquella época que muestra. Sería imposible hablarte aquí de todas. Pero te mencionaremos como muestra los templos de Rómulo, de Saturno o de Vesta, las basílicas Emilia y Julia, los arcos de Tito y de Septimio Severo o la Curia Julia, que era sede del senado.

Existen otros foros en la ciudad. También debemos citarte entre ellos los Imperiales, que son el de César, el de Augusto, el de Nerva y el de Trajano. Formaban un complejo junto al anterior.

Basílica de Santa María la Mayor

Basílica de Santa María la Mayor

Basílica de Santa María la Mayor, una de las que conforman la Pentarquía de Roma

Declarada Patrimonio de la Humanidad, es un impresionante templo que combina elementos de época paleocristiana con otros románicos, góticos, renacentistas y barrocos. Porque su construcción primitiva data del siglo V de nuestra era y, posteriormente, fueron haciéndose ampliaciones y reformas.

Pero, si espectacular es su exterior, más aún te sorprenderá todo lo que te ofrece su interior. Uno de sus mayores atractivos es el conjunto de mosaicos sobre la vida de la Virgen María que datan de los primeros tiempos de la iglesia, es decir, del siglo V. De la misma época es la Gruta de la Natividad o Cripta de Belén, que está bajo el templo y que alberga los restos de importantes figuras de la historia eclesiástica.

También son espectaculares la capilla Sixtina (no debes confundirla con la de Miguel Ángel) y la Paulina. La primera es obra de Doménico Fontana y está cubierta de mármol. En cuanto a la segunda, obra de Flaminio Ponzi, es barroca e incluye las tumbas de los papas Clemente VIII y Paulo V. Asimismo, otras joyas que puedes ver en Santa María la Mayor son las esculturas San Cayetano sosteniendo al Niño, de Bernini, y las del altar, de Pietro Braci; Los monumentos funerarios de los papas Clemente IX y Nicolás IV, debidos, respectivamente, a Carlo Rainaldi, Doménico Guidi y el ya citado Doménico Fontana y los frescos de la sacristía, obra de Passignano y Giuseppe Puglia.

Pero no es la de Santa María la Mayor la única basílica que debes visitar en la Ciudad Eterna. También forman parte de los monumentos más importantes de Roma las que conforman la Pentarquía junto a ella. Te hablamos de la espectacular basílica de San Juan de Letrán, considerada la catedral y también Patrimonio de la Humanidad; la de San Lorenzo Extramuros, cuya edificación comenzó en el siglo V; la colosal de San Pedro del Vaticano y la basílica de San Pablo Extramuros, que también pertenece al Papado.

La Fontana di Trevi, quizá el más popular entre los monumentos más importantes de Roma

Fontana di Trevi

La espectacular Fontana di Trevi

Vamos a hablarte ahora de la famosa Fontana di Trevi tanto porque se trata de uno de los monumentos más importantes de Roma como por ser uno de los más populares. Prácticamente todos los turistas que pasan por la ciudad italiana se acercan a visitarla y a arrojar una moneda al agua para pedir un deseo.

Es una preciosa construcción barroca del siglo XVIII debida al arquitecto Nicola Salvi, quien tardó treinta años en terminarla. Toma como telón de fondo el Palacio Poli, al que proporciona una nueva fachada. Responde al llamado orden gigante, estilo arquitectónico caracterizado por sus colosales dimensiones (por ejemplo, las columnas de la fuente tienen dos pisos). En el centro, presenta un arco de triunfo que se abre a un nicho con columnas. Figuras alegóricas como Abundancia o Salubridad y una carroza guiada por tritones domando hipocampos completan la iconografía.

Por otra parte, como sabrás, la de Trevi no es la única fuente importante de Roma. También te aconsejamos que veas la de la Barcaza, obra de Bernini, en la plaza de España; la del Moisés, en la plaza de San Bernardo; la de los Cuatro Ríos, que también se debe a Bernini y está en la Plaza Navona, o las dos de la plaza Farnese, cuyas piletas proceden de las Termas de Caracalla.

El Castillo de Sant’Angelo

Castillo de Sant'Angelo

Puente y castillo de Sant’Angelo

Situado en la orilla derecha del Tíber, está cerca del Vaticano. Se comunica con este a través del Passetto di Borgo y del puente Elio, construido en el siglo I después de Cristo. A la misma época pertenece el castillo, también conocido como Mausoleo de Adriano por albergar los restos de este emperador. No obstante, también sirvió como lugar de enterramiento a otros mandatarios romanos como Marco Aurelio, Cómodo o Septimio Severo.

El castillo de Sant’Angelo ha sufrido varias modificaciones en el Medievo y el Renacimiento. Como resultado, hoy puedes ver un edificio de planta cuadrada que forma un bajo cúbico. Sobre este, hay un enorme tambor y encima otra construcción cuadrangular. Finalmente, todo está coronado por la figura de un ángel.

Sin embargo, en su origen era aún más espectacular. Sobre el tambor tenía un túmulo de tierra con árboles y estatuas de bronce. Y, como corona, encima de un basamento, había una cuadriga también de bronce guiada por la figura de Adriano. Por si todo esto fuera poco, toda la planta cúbica estaba revestida de mármol de Carrara y también de mármol era la avenida de acceso. Además, en esta había un arco de entrada.

Por otra parte, el castillo no es la única tumba famosa de la capital italiana. También debes visitar entre los monumentos más importantes de Roma el Panteón de Agripa. Es una gran construcción circular rematada en cúpula que se usa como iglesia desde el siglo VII, lo cual ha ayudado a su buena conservación. No obstante, la entrada es un pórtico con grandes columnas corintias y un friso que da acceso a la rotonda.

Plaza del Popolo

Plaza del Popolo

Plaza del Popolo, con el obelisco y las iglesias «gemelas»

Terminamos nuestro recorrido por los monumentos más importantes de Roma hablándote de la plaza del Popolo. Hay otras muchas maravillosas en la ciudad como la Navona, que ya hemos mencionado de paso, o la plaza de España, también muy famosa.

Pero hemos elegido la del Popolo porque se la ha considerado siempre la puerta de Roma. Recibía este nombre porque de ella salía la Vía Flaminia, que comunicaba la urbe latina con el resto de Europa. Es una gran superficie circular en cuyo centro hay un enorme obelisco. A su vez, en las cuatro esquinas de este hay otros tantos leones de cuyas bocas sale agua que cae a un estanque. Estas fuentes se deben a Giuseppe Valadier quien se inspiró en las antiguas de Giacomo della Porta.

Pero el gran símbolo de la plaza es la basílica de Santa María del Popolo, edificada en el siglo XI sobre el sepulcro de los Domizi, en el que fue enterrado Nerón. Sin embargo, fue reconstruida en el XV siguiendo el estilo renacentista. Pero su aspecto actual se debe a Gian Lorenzo Bernini, que la reformó dos siglos más tarde dándole un inconfundible aspecto barroco. Pero, si bonita es por fuera, más joyas aún tiene en su interior. Alberga dos pinturas de Caravaggio, esculturas del propio Bernini y un magnífico órgano.

Asimismo, en la plaza hay otras dos iglesias. Son las «gemelas» de Santa María in Montesanto y de Santa María del Milagro. También son barrocas e igualmente participó en su construcción Bernini. No obstante, en estos casos el creador fue Carlo Rainaldi.

En conclusión, te hemos mostrado algunos de los monumentos más importantes de Roma. Pero son tantos que, inevitablemente, se nos han quedado muchos en el tintero. Por ejemplo, las catacumbas de la ciudad, la Basílica de San Clemente o la plaza del Campidoglio. Asimismo, no hemos hablado de las maravillas del Vaticano porque, en sentido estricto, no pertenecen a la Ciudad Eterna, sino a otro estado. En cualquier caso, ¿no crees que Roma está llena de belleza?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*