Mota del Cuervo

Mota del Cuervo

Plaza Mayor de Mota del Cuervo

Mota del Cuervo es conocida como «el balcón de La Mancha» tanto por hallarse en esa comarca castellana como por las grandes llanuras que se ven desde ella. No obstante, en su cara norte se encuentran las últimas elevaciones de la sierra de Altomira, en una zona donde todavía existen los tradicionales molinos manchegos que han sido reconstruidos.

Perteneciente a la provincia de Cuenca y habitada desde la Edad de Bronce, Mota del Cuervo posee un excelente patrimonio monumental y también magníficos paisajes. Destacan entre estos los que conforman sus lagunas, incluidas conjuntamente en la categoría de Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Si te apetece una visita a Mota del Cuervo, síguenos.

Qué ver y qué hacer en Mota del Cuervo

La localidad manchega cuenta con monumentos religiosos, civiles e incluso con un interesante patrimonio industrial. Por si esto fuera poco, está integrada en la Ruta de don Quijote, que transita por las villas de La Mancha presentes en la inmortal obra de Cervantes.

Plaza Mayor

Es el centro neurálgico de Mota del Cuervo, donde están el Ayuntamiento, ubicado en un antiguo convento de franciscanos, y también varias de las más bonitas casonas señoriales que tiene la villa manchega, casi todas ellas edificadas en los siglos XVI y XVII. Antiguamente se llamaba Plaza del Toril o del Coso porque se celebraban en ella corridas de toros.

Iglesia de San Miguel Arcángel

Construida entre los siglos XV y XVII, es un templo de tres naves con ábside en el cabecero y coro en los pies rematado por una torre rectangular. Destacan en él sus dos puertas. La del norte es de estilo plateresco, mientras que la del sur o del Sol tiene elementos herrerianos y está enmarcada por un pretil. Desde hace unos años, la iglesia tiene la categoría de Bien de Interés Cultural.

Iglesia parroquial de Mota del Cuervo

Iglesia de San Miguel Arcángel

Las ermitas, un gran patrimonio de Mota del Cuervo

Uno de los grandes valores patrimoniales de la villa conquense es el conjunto de ermitas que tiene. Puedes visitar en ella la de San Sebastián, de estilo renacentista; la de Santa Ana, con su cúpula de media naranja; la de Santa Rita, con su amplia portada, o la de Nuestra Señora del Valle.

Sin embargo, quizá la más importante de todas sea la ermita de Nuestra Señora de Manjavacas, construida según los cánones neoclásicos, aunque su decoración es barroca. Pero, sobre todo, es importante por albergar la imagen de Nuestra Señora de Manjavacas, cuya festividad, a principios de agosto, ha sido declarada de Interés Turístico Nacional.

Convento de los Trinitarios

Aunque recibe este nombre y algunas fuentes dicen que Cervantes se alojó un tiempo en él, la investigación actual señala que se trataría de un hospital para alojar a frailes mendicantes. Fue construido entre los siglos XVI y XVIII y presenta planta rectangular, dos alturas y una torre sobre la portada.

Casas señoriales

Como te decíamos, son muchas las casas señoriales repartidas por las calles de Mota del Cuervo. Algunas de ellas son la casa de los Condes de Campillos y la de fray Alonso Cano, ambas situadas en la calle Mayor Baja.

Hospital de Pobres

Ya consta su existencia en el siglo XVI como propiedad de la Orden de Santiago. De planta rectangular y dos alturas, su puerta es adintelada y tiene una cúpula de media naranja con linterna. Además, en su interior puedes ver una bonita capilla renacentista.

La Tercia de Mota del Cuervo

La Tercia

La Tercia

Es una construcción exenta del siglo XV que se utilizó para almacenar el trigo cobrado como diezmo a los agricultores. Su fábrica es de mampostería con sillares en las esquinas y tejado a cuatro aguas. Desde 1999 es Bien de Interés Cultural.

El barrio de las Cantarerías

Mota del Cuervo ha tenido una importante tradición cerámica y este barrio era su centro neurálgico. Probablemente sea de origen mudéjar y en la actualidad puedes visitar la plaza de la Cruz Verde, donde encontrarás el único horno alfarero que se conserva y también un monumento a la Cantarera.

Los molinos, símbolo de Mota del Cuervo

En las lomas de la parte norte de la villa conquense puedes ver sus símbolos más destacados: los tradicionales molinos de viento, tan característicos de La Mancha. Actualmente, solo quedan uno original, el del Zurdo, que ha sido restaurado. No obstante, hay otros de construcción reciente para la que se ha respetado escrupulosamente la arquitectura primitiva.

Las lagunas, una maravilla natural de Mota del Cuervo

Ya te hemos hablado del conjunto de lagunas que puedes ver en los alrededores de Mota del Cuervo. Declaradas Reserva de la Biosfera, son zonas de especial protección para las aves y refugio para la fauna, así como un área de enorme importancia ecológica. Entre estos humedales se encuentran Manjavacas, Alcahoz, Sánchez Gómez, Navalengua, La Dehesilla y Melgarejo.

La laguna de Manjavacas

Laguna de Manjavacas

Qué comer en Mota del Cuervo

No puedes irte de la villa manchega sin probar su sabrosa gastronomía. Al igual que en toda La Mancha, predominan en ella las legumbres y los vegetales, pero también la caza, el cerdo y el cordero, así como los pescados de río.

Platos típicos que te encantarán son las gachas de matanza; el pisto y el gazpacho manchegos; el morteruelo, que lleva pan rallado, hígado de cerdo y especias, o el mojete, que se prepara con atún, tomate, cebolla, huevo duro, aceite de oliva y aceitunas.

También es muy popular la caldereta de cordero. Y, en cuanto a los pescados, las truchas o el ajoarriero, que es un puré de bacalao con patatas, ajo, aceite y, en algunos casos, nueces.

Respecto al dulce, te aconsejamos los deliciosos mantecados de canela; la sandrajá, un bollo mojado en aceite de oliva, y el mostillo con arrope, que se parece en su textura al membrillo. Y, para terminar tu comida, puedes tomar un poco de resolí, un licor que lleva aguardiente, café, azúcar, corteza de naranja y canela.

Cuándo es mejor ir a Mota del Cuervo

La villa conquense posee un clima de extremos. Los inviernos son bastante fríos y los veranos calurosos. Las temperaturas pueden oscilar a lo largo del año entre los cero y los treinta y cinco grados. Por todo ello, quizá la época más agradable para que la visites sea la primavera.

Los molinos de Mota del Cuervo

Molinos de viento

No obstante, si te gustan las tradiciones, vete a primeros de agosto, cuando se celebran las fiestas en torno a Nuestra Señora de Manjavacas, de las cuales ya te hemos hablado. Hay romerías, procesiones y mucha animación.

Cómo llegar a Mota del Cuervo

Puedes viajar a la villa manchega en autobús, tanto desde Madrid como desde Alcázar de San Juan. También tienes ferrocarril hasta esta última localidad. Pero, si prefieres viajar en tu propio coche, te interesa saber que Mota del Cuervo es un importante nudo de carreteras. Las mejores para llegar hasta ella son la N-420 y la N-301. También tienes la autopista AP-36 pero es de peaje.

En conclusión, Mota del Cuervo es uno de los pueblos más bonitos de La Mancha conquense. Integrado en la Ruta de don Quijote, cuenta con un buen patrimonio monumental y unos alrededores extraordinarios. Si a ello añades una excelente gastronomía, tienes el cóctel perfecto para animarte a visitarlo.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*