Motivos para perderse por la Costa Occidental andaluza (II)

Monasterio de La Rábida

Como os contábamos ayer en el artículo “Motivos para perderse por la Costa Occidental andaluza (I)” no nos íbamos a parar en Huelva sino que íbamos a seguir nuestro viaje por la costa gaditana, pero antes de continuar, vamos a hablaros de las cosas que nos quedaron en el tintero en el artículo pasado, como son algunos de los lugares colombinos que os narramos a continuación.

Sitios colombinos

Junto a la desembocadura del Tinto, en la Punta del Sebo, también merece visita el monumento a Colón, emblema de la Huelva moderna y puerta de la ruta que nos lleva al Monasterio de La Rábida y lugares colombinos como Palos de la Frontera y Moguer.

El Monasterio de La Rábida es un antiguo convento franciscano construido sobre un edificio almohade en una colina donde los fenicios habían levantado un altar y los romanos un templo. En si presbiterio se hallan los restos de Martín Alonso Pinzón.

En Palos se halla la Iglesia de San Jorge Mártir, de estilo gótico-mudéjar y en cuya plaza se leyó la Real Pragmática de los Reyes Católicos ordenando a la ciudad el aparejo de dos carabelas. Por su puesta conocida como “la de los Novios” partieron, rumbo a lo desconocido, los marinos palermos el 2 de agosto de 1492.

En Moguer, puedes visitar el Convento de Santa Clara, donde Colón oró tras su regreso, la Casa de Zenobia y el Museo de Juan Ramón Jiménez. Y si tenemos que indicaros sitios y pueblos de la zona del interior de Huelva, no podéis dejar de visitar Niebla y su castillo, Aracena y su Gruta de las Maravillas, Trigueros y su dolmen de Soto.

Gruta de las Maravillas en Aracena

Y si queréis perderos por más zonas del litoral onubenses, deberéis visitar la playa de Matalascañas y Mazagón, muy concurridas ambas en verano.

El coto de Doñana

El coto de Doñana es único en Europa, ya que alberga una cantidad enorme de biodiversidad en un ecosistema variable. Variable porque no sólo hay uno sino que son varios, destacando sobre todo la zona de la marisma, lugar de paso, cría e invernada de muchas aves migratorias que por allí pasan. Hay otra zona que es el Parque, donde viven especies únicas, muchas de ellas en peligro de extinción como puede ser el lince o el águila imperial.

También se encuentras los ecosistemas de dunas, cotos y playas. Pero Doñana no es para describirlo, Doñana es sin duda para visitarlo. Actualmente se hacen excursiones por todo el coto, bien en caballo, sin duda una de las más espléndidas y otras en autobuses o coches organizados por distintas empresas de las localidades que la rodean.

Entrando por Jerez de la Frontera (Cádiz)

A Jerez, pueblo donde la cultura del vino y del caballo predominan. Si pasáis por este magnífico y encantador municipio debéis visitar sus bodegas (Garvey, Sanderman’s, etc.). También es de obligada parada la Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, donde se muestra cómo bailan las jacas conocidas en el mundo entero como raza cartujana. Muy cerca se encuentra el Museo del Caballo y El Vino, y pasar por Jerez significa motos, ruido y muchos aficionados al mundo del motor. Allí es donde se da una de las mayores concentraciones de motos y moteros de toda España, casi siempre coincidiendo con los días previos al Gran Premio de Motociclismo de Jerez.

Jerez de la Frontera

El alcázar, el Museo Arqueológico y el Parque Zoológico pueden ser también perfectas visitas para realizar junto con los más pequeños.

El Puerto de Santa María, situado al fondo de la bahía, desde el que saldría el primer comercio de Indias, tiene un estupendo puerto deportivo y urbanización de Puerto Sherry de los que disfrutar.

La “Tacita de Plata”

Cádiz, la ciudad más antigua de Occidente, conserva innumerables vestigios en su Museo Provincial (desde pinturas de Murillo o Rubens hasta colecciones tanto del Neolítico como del Paleolítico). La Catedral es el más significativo de sus monumentos con sus cúpulas doradas, como veis en la siguiente imagen. El Castillo de San Sebastián, el de Santa Catalina y la muy conocida Puerta de Tierra, dan señas de lo guerrera que fue esta tierra andaluza.

El litoral gaditano se extiende en las playas bajas de arena blanca hasta Los Caños de Meca, en Barbate. Donde se pesca atún, melva y bonito. Ciudad pesquera y marinera, sin duda.

Una de las playas más visitadas del lugar es sin duda la de Bolonia, donde además de bañarse se puede admirar la Baelo Claudia romana, uno de los conjuntos arqueológicos más completos y mejor conservados de la Hispania romana y que incluye capitolio, termas, acueducto y necrópolis.

Panorámica de la Playa de Bolonia

La costa tarifeña es además un paraíso para aquellos que disfrutan con la pesca deportiva y el submarinismo. ambas actividades deportivas con gran afición en la zona.

Si seguimos caminando vamos a parar a Vejer de la Frontera, uno de los pueblos más bonitos de Andalucía por su conjunto monumental de inequívoco sabor árabe, de calles estrechas y blancas casas. Un pueblo que sin duda, dejará sorprendido al viajero que lo pueda disfrutar.

Esperamos que este paseo por el la costa occidental andaluza os haya gustado y os haya animado a conocerla si nunca habéis estado en ella. Será un viaje precioso e inolvidable, lo garantizamos.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Ciudades españa, España

Creo que viajar es de las experiencias más ricas que puede vivir una persona... Una pena, que para ello se necesite dinero, ¿o no? Quiero y voy a hablar de todo tipo de viajes en este blog pero si a algo voy a darle importancia es a esos destinos a los que ir sin dejarse un dineral en trayecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*