Nueva Caledonia, un pequeño rincón del mundo

Me gusta mirar el mapamundi y ubicar tierras de las que quizás he oído pero no tengo claro exactamente dónde quedan. Es decir, sé por dónde andan pero en el mapa descubro exactamente dónde están, cerca de qué otras naciones e imagino sus paisajes, sus climas, su cultura.

Me gustaría tener dinero como para viajar a donde me plazca, no importa cuan lejos o difícil sea llegar, aunque ahora que lo pienso no hay destinos imposibles incluso si solo se cuenta con una mochila. Lo importante son las ganas. Así hoy nuestro destino es Nueva Caledonia, en el océano Pacífico y no muy lejos de Australia.

Nueva Caledonia

 

Es una isla que está al sudeste del océano Pacífico y pertenece a Francia. La separan alrededor de 1200 kilómetros de Australia y forma parte del archipiélago conocido como Melanasia. La isla tiene unas 18.500 kilómetros cuadrados y está habitada por casi 270 mil personas entre descendientes de europeos, del pueblo Kanak, de pueblos polinesios e incluso de África y del sudeste asiático.

La capital es Noumèa. La isla fue avistada por James Cook en 1774, capitán y explorador inglés que también llegó a Australia y Nueva Zelanda en sus viajes. Él la bautizó Caledonia porque parte de su geografía le hacía recordar Escocia, pero la isla pasó a ser propiedad de Francia en 1853.

Pasó a ser colonia penal numerosa tras las revueltas en París a fines del siglo XIX. Para esa misma época los ingleses y franceses llevaban y traían habitantes de las islas cercanas para trabajar en las plantaciones y tras el descubrimiento de níquel estos esclavos modernos fueron a parar a las minas. El pueblo originario, los Kanak, fueron recluidos en reservas y hubo varias revueltas.

Si a esto sumamos las enfermedades traídas del Viejo Continente los Kanak pronto fueron minoría. Ya en el siglo XX la isla se convirtió en una base para los estadounidenses y tras la segunda Guerra Mundial  pasó a ser formalmente un territorio francés de ultramar.

En cuanto a sus paisajes Nueva Caledonia formaba parte del super continente Gondwana y muchos creen que se separó de Australia hace como 66 millones de años. Hay una cordillera central con picos de 1600 metros, sabanas enormes, praderas, mucha vegetación e incluso una zona árida y rocas majestuosas que se internan en las aguas. Variadito.

El clima es tropical con una temporada húmeda de noviembre a marzo, alrededor de 30 C, y una seca entre junio y agosto con máximas de 23 ºC. Entre diciembre y abril es temporada de ciclones.

Qué visitar en Nueva Caledonia

Puedes dividir la isla en cinco regiones/destinos: la capital Nouméa, la costa oeste, la costa este, el sur y las islas. Empecemos por la capital fundada por los franceses en el siglo XIX. Se trata de una ciudad que está sobre la costa y tiene varias bahías con playas geniales. Mira a una laguna donde atracaron los primeros europeos en 1853. Hay dos islotes a la vista a los que se puede llegar en minutos nada más, como para pasar una mañana.

La ciudad es muy multicultural y tiene museos, galerías, cines y una zona colonial con casas antiguas que vale la pena visitar. Hay unos 100 mil habitantes y puedes disfrutar de sus playas pero también de sus bares, restaurantes y tiendas. Incluso tiene dos casinos. No dejes de visitar el Acuario de la Laguna, los parques, el Zoológico, las ferias de Coconut Plaza y si te gusta andar está el Camino de Nouville al Fuerte Tereka.

Seguimos con la Costa Oeste: tiene paisajes variados así que hay desde plantaciones hasta zonas que parecen la Luna. En las plantaciones trabajan vaqueros que te recordarán al Lejano Oeste estadounidense pero cuando te acercas a las costas el paisaje se vuelve tropical, con manglares y mucha vegetación suntuosa.

Aquí se encuentra una extraña formación natural que se desarrolló en el interior del manglar. Tiene forma de corazón y esta en Voh. Desde que fue fotografiada por un sujeto llamado Yann Arthus-Bertrand en 1990 se hizo mundialmente conocida: Coeur de Voh. Para saber más está el Eco Museo de la zona. Hay muchas localidades en la costa oeste de Nueva Caledonia y así, hay herencia cultural también en los petroglifos de Montfaoué y en la antigua cerámica encontrada en la zona, hoy tesoros nacionales.

La UNESCO ha honrado a la laguna de la costa oeste con el título de Patrimonio Mundial. Es una de las zonas más hermosas de la isla porque tiene un arrecife coralino lenticular que va de Bourail a Moindou y está tachonado con algunas preciosas islas como el islote Ténia, a solo una hora de viaje de la capital y a 20 minutos de viaje en bote desde la costa de Boulouparis. es un sitio para tomar el sol, hacer snorkel, nadar y disfrutar.

Por aquí también puedes visitar la mina de cobre de Pilou que funcionó entre 1884 y 1931 y pasear en kayak por las aguas del río Fayard. La cordillera central de la isla la divide en dos, la parte oeste y la Costa Este: esta costa está expuesta a vientos más fuertes y es más húmeda así que sus paisajes son mas exuberantes. Va de Pouebo a Ponerihouen, corriendo entre las montañas y el mar.

Varias localidades están en esa ruta y debajo del agua del mar se esconde una flora y fauna maravillosa, de mucha riqueza: mantarrayas, caballitos de mar, corales, anémonas. Hay islotes e islas y mucha belleza salvaje.

El Gran Sur es una región compuesta por dos municipalidades, Mont-Doré y Yaté y se caracteriza por tres colores distintos: los bosques lluviosos con sus verdes, el mar con sus azules y su tierra roja. Aquí está el parque nacional más grande del país, el Parque Provincial Río Azul, ideal para caminar, hacer kayak y mucho más. También tiene las Cascadas Madeleine y un sendero de interés botánico muy bonito. Lo mismo sucede con la Reserva N’Dua desde cuyos puntos panorámicos se pueden ver ballenas jorobadas reproducirse entre junio y septiembre.

El Gran Sur tiene de todo si lo tuyo es la naturaleza, es como toda la isla concentrada en un sector. Pero dijimos al comienzo que también hay otras islas e islotes: en total son cinco: Maré, Tiga, Lifou, la Isla de Pinos y Ouvéa. Cada una tiene su perfil. Ouvéa tiene una playa blanca espectacular de 25 kilómetros de largo con palmeras cocoteras y sitios para hacer submarinismo que son estupendos.

Lifou también tiene playas, acantilados altos, bosques y cuevas. es muy contrastante y se recomiendo mucho su visita. Maré es más agreste y la isla de Pinos es otra belleza paradisíaca.

Información práctica para visitar Nueva Caledonia

La isla tiene su propia moneda, el Franco del Pacifico que también se usa en Tahití, el CFP o XPF. No es parte del Acuerdo Schenghen, aunque en general no se necesita Visa debes fijarte si tu país está en la lista. Y si no eres francés debes pode comprobar en qué sitio te vas a quedar. No hay que vacunarse específicamente contra nada pero recomiendan tener las vacunas de la Hepatyis A y B.

¿Hay malaria? No, pero sí hay mosquitos entre noviembre y abril, después desaparecen, así que lleva repelente y asegúrate que funcione en zonas tropicales ya que por aquí los mosquitos son superpoderosos. Recomiendan tener cuidado con el pescado fresco y no mucho más.

Si bien el clima es tropical Nueva Caledonia tiene sus estaciones y si vas entre octubre y mayo hace mucho calor y entre junio y septiembre se vuelve más fresco y ventoso así que conviene llevar algún abrigo. Con respecto al transporte la capital tiene aeropuerto internacional y luego la manera más conveniente de moverse es en coche, en los autobuses locales y en el caso de moverse a otras islas en bote o avioneta. Dentro de la capital, a pie puedes dar muchas vueltas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *