Ochate

Imagen| Pixabay

En pleno corazón del Condado de Treviño (Burgos) y a catorce kilómetros de la provincia de Álava se ubica Ochate, rodeado de montañas. Una población deshabitada y abandonada desde mediados del siglo XIX en la que, según dicen las leyendas, se suceden todo tipo de fenómenos paranormales y misterios jamás resueltos que siguen propiciando que cientos de personas se acerquen cada año al que ha sido nombrado como “pueblo maldito”.

Es a partir del siglo XIX cuando empieza a sufrir diversas desgracias. En 1860 sufrió el azote de la viruela y poco después el de Tifus. En 1870 otra epidemia golpeó Ochate de nuevo, esta vez el cólera, que mató a casi todos sus habitantes. Además, sufrió de incendios devastadores lo que todo junto condujo a este localidad a tener esta peculiar fama.

Leyenda o realidad, muchos visitantes desean acercarse a Ochate para descubrir qué hay de verdadero tras el misterio que en este lugar se percibe.

Acceder al pueblo es comprobar que lleva décadas abandonado. Apenas se conservan la torre de su iglesia, dos casas aledañas a la misma y en lo alto de un cerro la ermita de Burgondo. Desde allí se obtiene unas vistas perfectas de Ochate y sus alrededores.

Viendo las ruinas de Ochate es fascinante imaginar cómo fue esta localidad en su apogeo, antes de que todas las epidemias la arrasasen. Lo verdaderamente intrigante del caso es que nadie de los pueblos aledaños sufrió las enfermedades que acabaron con la vida de los habitantes de Ochate.

Teorías sobre su desaparición

El origen y la desaparición de Ochate parten de un mismo punto. Nadie sabe con seguridad por qué desapareció Ochate pero sí se tiene conocimiento de sus orígenes: este pueblo estaba en el medio de la ruta que lleva desde los municipios importantes del Condado, Treviño y La Puebla de Arganzón, y era paso obligatorio para llegar a Vitoria.

Se dice que su desaparición vino causada por el paso del tiempo pues se empleó un acceso menos complicado desde la meseta por el Puerto de Vitoria y la ruta a Vitoria se trasladó unos kilómetros y los viajeros dejaron de pasar por allí. La otra teoría es más tétrica: enfermedades, muerte y misterio.

Imagen| Pixabay

¿Qué ocurre en Ochate?

Lo que ha hecho atractivo a Ochate como destino turístico es la suma de misterio, desgracias y fenómenos paranormales.

Son muchas las personas que se han acercado hasta Ochate con una grabadora para captar psicofonías o parafonías en el interior de la torre y en la ermita de Burgondo. Son los registros de lo que parecen ser las voces de una niña y una mujer que advierten al visitante de que se marche del lugar. Muchos de ellos forman parte de los registros que guardan las asociaciones dedicadas al estudio de este tipo de fenómenos.

Desde luego los apasionados de las historias de miedo y misterio verán en Ochate un lugar fantástico al que hacer una escapada para grabar sus propias grabaciones con psicofonías y quién sabe si ver hasta el fantasma de algún antiguo habitante.

¿Cómo llegar a Ochate?

A Ochate no se puede llegar en coche de modo que hay que aparcarlo en Imíruri, desde donde empieza el camino a pie hasta llegar a un gran almacén donde tenemos se abren dos posibilidades: ir a ver la necrópolis siguiendo el sendero de la izquierda o ir directos a Ochate por la derecha.

Halloween

¿Cuál es la mejor época para ver Ochate?

Sin duda, a finales del mes de octubre o primeros de noviembre cuando llega Halloween y las festividades de Todos los Santos y Todos los Difuntos. El momento idóneo para dejarse atrapar por las historias de fantasmas y otras leyendas.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*