Omán, destino atípico

¿Qué piensas de ir de viaje a Omán? Tal vez no esté en la lista de los destinos más turísticos del mundo, pero sí tiene sus visitantes. Este sultanato está en Asia y limita en parte con los Emiratos Árabes Unidos.

Omán tiene playas, reservas naturales, montañas, desiertos y por supuesto, mucha historia. Si te gustan los destinos «exóticos», hoy te dejo una guía sobre qué hacer en Omán para que sea un viaje inolvidable.

Omán

A la hora de programar un viaje a Omán primero debes saber si necesitas o no visa, todo depende del acuerdo entre países. La mayoría de las veces la visa se tramita al llegar, pero conviene comprobarlo.

Se llega a Omán en avión desde cualquier ciudad de Europa o Asia y todo América. Suele haber vuelos directos o con pequeños trasbordos en países vecinos. Calcula un vuelo de siete horas desde Europa.

Omán está en la Península Arábiga y tiene cuatro aeropuertos y una aerolínea, Omán Air, que tiene su base en el Aeropuerto Muscat, y una aerolínea de bajo coste, Salam Air. Si llegas desde algún país vecino hay cinco pasos fronterizos. También hay cruceros que llegan a Omán, de líneas de lujo, aprovechando los cinco puertos que tiene el sultanato.

A la hora de moverse por Omán hay opciones: o contrastas tours, o viajas en ferry, autobús, taxis o coches de alquiler. Los autobuses son seguros y baratos y operan por todo el país. La empresa gubernamental es la Mwasalat y tiene servicios en las ciudades y entre ellas, pero no es la única empresa, hay otras. También puedes tomar un ferry entre algunas ciudades costeras usando la NFC, compañía nacional, con ferries de primera clase y muy rápidos.

Los taxis son efectivos también y la proporción con el precio conviene. Son coches naranjas y blancos, aunque hay taxis blancos y azules que son los que operan desde los aeropuertos. No todos tienen máquinas así que siempre hay que arreglar el precio con el conductor. Y finalmente, obvio que alquilar un coche te da más independencia y la posibilidad de personalizar al máximo tu viaje. Hay muchas agencias.

¿Pero conviene moverse solo por Omán? Parece que es un sitio seguro y más relajado que sus vecinos y que su gente es realmente muy hospitalaria. Su red de carreteras es muy buena y solo hay que seguir el dicho, a donde fueres haz lo que vieres: la ropa tiene que ser conservadora (cubrir rodillas y hombros), no ser bulliciosos, pedir permiso para tomar fotos y no ir solo desconocidas sin un tour.

El mejor momento del año para visitar a Omán es entre septiembre y marzo cuando la temperatura está entre los 25 y 30 ºC. De abril a septiembre es verano y hace mucho calor, más de 40 ºC. Por último en materia de cuestiones prácticas, la moneda aquí es el OMR (Omani Rial). Hay billetes de OMR 1 a 50 y denominaciones menores llamados baisas con denominaciones de 100 a 500. Mil baisa equivale a un Rial.

Turismo en Omán

Sabiendo todo esto, ¿qué podemos visitar en Omán? Pues tiene once regiones. Podemos empezar con la ciudad de Muscat o Mascate. Es la capital y la ciudad mas grande, ubicada a orillas del golfo con poco menos de un millón de habitantes.

Mascate fue colonia portuguesa en el siglo XVI XVII y es una ciudad realmente antigua. Hoy puedes visitar museos, el Museo de los Niños, el Museo de Historia Natural, el Museo Nacional y muchas galerías de arte. También está la casa Real de la Ópera de Muscat o el zoco de Muttrah, uno de los mas antiguos de Arabia. A la hora de las actividades que hay aquí siempre puedes pasear por esta zona histórica de la ciudad, y tan cultural, o acercarte a la costa, disfrutar de la misma y sus resorts o hacer snorkel…

Está la Playa Yiti, en la aldea del mismo nombre, de un kilómetro de largo, la Cueva Majlis Al Jinn, una de las mas grandes del mundo, la aldea pesquera de Quriyat, el paisaje rocoso de Wadi Al Khoud, el agujero de Bimmah, los pantanos de Al Amsab, las Islas de Daymaniyat…

Musandam está al norte y está separada del resto de Omán por los EAU. ¡Qué paisajes hay aquí! Montañas de mas de dos mil metros de altura, fiordos, aguas cristalinas ideales para nadar, bucear o hacer snorkel. La base para explorar esta zona peninsular es la ciudad de Khasab. Desde aquí parten los cruceros para pasar o ver delfines o los tours 4×4 que exploran los fiordos y montañas.

En la ciudad está el Castillo de Khasab, Jebel al harim y si quieres sumar algún day trip está la Isla Telégrafo y Khawr Najd o la pintoresca aldea de Kumzar, pero en este caso solo es con invitación que debe tramitar alguna agencia.

A mil kilómetros de distancia de la capital de Omán está Dhofar. Puedes ir en avión o, con tiempo, ir en coche y conducir por la hermosa ruta costera hacia Salah, con vistas estupendas de las playas. Lo cierto es que esta lejana región sureña tiene muchas atracciones realmente hermosas como los agujeros explosivos de Mughsayl, la Tumba del profeta Ayoub y el Patrimonio Mundial de Frankincense.

Sobre la costa están las Islas Hallaniyat, donde se puede bucear y hacer snorkel, también es el lugar de la Reserva Wadi Dawkah, la playa Al Fizayah, la ciudad perdida de Ubar, el manantial de Jarzeez, las dunas de Thamrit, los acantilados de Hasik, el parque arqueológico de Al Baleed o la costa de Mirbat. Y es por su clima caluroso y húmedo que es tan verde.

No podemos explayarnos en el resto de las regiones de Omán pero te aseguro que todas tienen encantos: Al Wusta, Al Buraimi, Al Batinah Sur, Al Batinah Norte, A’Sharqiyah Sur y Norte, A’ Dhahirah y A’ Dakhiliyah. Tu propio viaje tendrá que ver con qué tipo de turismo te gusta hacer. ¿Eres activo y te gusta andar en bici, caminar, explorar? ¿Te gusta comer y visitar museos, explorar sitios culturales?

Como ves, un viaje a Omán puede ser un viaje realmente increíble.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*