Paisajes más bonitos del mundo

En un mundo dominado por la imagen ésta pesa muchísimo a la hora de planificar un viaje. ¿Quién no se ha visto seducido por un paisaje y ha programado todo para estar allí mismo? Más allá de las cosas que podemos comprar, las vistas, los paisajes, las experiencias, son los que nos motiva viajar. Esos momentos suspendidos en nuestra línea de tiempo personal.

Por eso, veamos hoy los paisajes más bonitos del mundo. Tal vez eres afortunado y ya has conocido personalmente algunos. ¿O no?

Montaña Kirkjufell

Esta montaña está en Islandia y aprovecho para decir que Islandia tiene paisajes increíblemente hermosos. Si te gusta la naturaleza que quita el aliento, yo programaría un viaje ya mismo. Se la conoce como la «montaña iglesia» y está sobre la costa norte de Islandia, cerca de a ciudad de Grundarfjörour, a solo dos horas en coche de la capital nacional.

Lo mejor es conocerla haciendo el tour completo por la Península Snaefellsnes, y si contratar un paquete seguro que está incluida porque se dice que es la montaña más fotografiada del país. La montaña tiene entonces 463 metros y desde siempre su figura recortada en el cielo ha servido de guía y marca para viajeros por tierra y por mar. A los pies de la montaña hay un lago que, en los días claros, refleja hermosamente el monte.

También, es una montaña que cambia de color según la estación: verde en verano, marrón y blanco en invierno y realmente impresionante los días en que brilla el sol de medianoche, alrededor del equinoccio de junio. ¡Y ni hablar bajo las fantasmagóricas luces del norte!, ente septiembre y abril.

Cerca, a una suave caminata de distancia, están las Cascadas de Kirkjufellsfoss. Estas cascadas tienen tres saltos pequeños y una corriente suave, pero la diferencia de altura entre ellos es lo mejor de todo.  Si te interesa escalar es posible hacerlo y disfrutar de buenas vistas, tanto en la montaña como en las cascadas.

Finalmente, un dato: la montaña aparece en la temporada 7 de Game of Thrones, en el episodio «Detrás del muro».

Acantilados de Moher

Este hermoso e impactante paisaje está en Irlanda y forma parte del paisaje general del Burren. Miran al Atlántico y recorren la costa durante 14 kilómetros. Según la geología se formaron hace unos 320 millones de años y hoy la UNESCO las tiene incluidas en el Geoparque Global del Burren.

Son los acantilados más famosos del país y están también entre los más famosos del mundo. Puedes apuntarte a la Experiencia Acantilados de Moher, se pasa un día entero aquí, y los niños no pagan entrada. Hay una red de 800 metros de senderos seguros y pavimentados que te permiten disfrutar el paisaje, ver a la distancia las Islas Aran, la Bahía de Galway y Maamtaurks e, incluso, a la distancia Kerry.

Se ofrecen muchas visitas guiadas, para conocer la historia de los acantilados y de la zona misma, la costa oeste de Irlanda, cerca de la aldea de Liscannor, en el condado de Clare. Puedes llegar en coche, en autobús, en bici, moto o en coche. O caminando, también.

Para hacer la visita un buen día puedes siempre visitar el sitio web oficial que incluye el pronostico de tiempo y te permite organizarte mejor. También es buena idea visitar los acantilados fuera de la hora punta, y obvio, al amanecer y al atardecer el paisaje es especial.

Puedes pagar la entrada completa, que incluye la visita al Centro de Visitantes y la exhibición y el teatro con realidad virtual, más el paseo por los senderos y el acceso a la Torre O’Brien y su terracita, una audio guía, mapas e información. Todo por 7 euros.

Hallstatt

Este paisaje lacustre está en Austria y es de postal. Está en el distrito montañoso de Salzkammergut, junto al lago de Hallstatt y cerca de unas minas de sal fabulosas. Hasta el siglo XIX solo podía llegarse en barco o por caminos de montaña muy incómodos, pero todo empezó a cambiar a fines del siglos XIX con la construcción de una ruta que se hizo cortando la roca de la misma montaña.

El lugar es precioso. La aldea tiene una plaza encantadora con una fuente en el medio, algunas iglesias antiguas, de estilo gótico y neo gótico,, un bonito osario con 1200 cráneos, una torre del siglo XIII en donde funciona hoy un restaurante, el propio lago que es un encanto y está lleno de peces, hay también cascadas y entre lo más nuevo y turístico se cuenta el Mirador de 5 Fingers, con suelo transparente y forma de dedos que emergen de la montaña.

Finalmente, la visita a las Minas de Sal no puede faltar. Se dice de ella que es la mina de sal más antigua del mundo pues ya tiene siete mil años de explotación. Puedes llegar a pie o en un funicular y dentro hay un museo.

Lagos Plitvice

Estos lagos fabulosos están en Croacia y forman un parque nacional que es el parque nacional más antiguo del país. También la UNESCO los ha incluido en su lista de Patrimonios Mundiales. Los lagos están en una zona cárstica en el centro del país, justo en la frontera con Bosnia y Herzegovina.

La zona protegida tiene casi 300 mil kilómetros cuadrados, con sus lagos y cascadas. Se cuentan 16 lagos en total cuya formación es el resultado de la confluencia de varios arroyos y ríos de superficie pero también subterráneos. A su vez, los lagos están conectados y siguen la corriente del agua. Entre ellos están separados por presas naturales de travertino, depositado allí por algas, moho y bacterias a través de los siglos.

Estas presas naturales son muy delicadas y están casi vivas, interactuando todo el tiempo con el aire, el agua y las plantas. Por eso es que siempre están creciendo. Se puede decir que el total de los lagos está separado en dos sectores, uno alto y otro bajo descendiendo de una altitud de 636 metros a 503 metros a lo largo de una distancia de 8 kilómetros. El río Korona se forma con el agua que sale del lago a menor altitud.

Y sí, estos lagos de Croacia son famosos por sus formas y colores, verde, azul, turquesa, los colores siempre cambian según la cantidad de minerales que tenga el agua y según la luz del sol. Los lagos están, a su vez, a unos 55 kilómetros del Mar Adriático y de a ciudad costera de Senj.

Salar de Uyuni

América del Sur tiene paisajes increíbles y uno de ellos esta en el pequeño estado de Bolivia. Se trata de un enorme desierto de sal, el más alto del mundo, con poco más de 10 mil 500 metros cuadrados de superficie.

El salar descansa a 3650 metros de altitud y está en la provincia boliviana de Daniel Campos, en el departamento de Potosí, en el altiplano de los Andes. Hace 40 mil años había aquí un lago, el Lago Minchín, después hubo por otro lago, y finalmente el clima dejó de ser húmedo y pasó a ser seco y cálido produciendo el salar.

Parece que el salar contiene unos 10 millones de toneladas de sal y se extrae cada año 25 mil toneladas. Pero hoy en día la sal no es lo único importante, Uyuni tiene también litio y el litio es fundamental para las baterías de todos nuestros dispositivos tecnológicos. Además, es utilizado para calibrar los satélites porque es cinco veces mejor que el océano para ese mismo fin.

El salar tiene un espesor que varía entre menos de un metro y diez metros y la profundidad total del mismo es de 120 metros, entre salmuera y barro. Es esta salmuera la que tiene boro, potasio, magnesio, sodio y litio, entre otros.

Por supuesto, es uno de los destinos turísticos mas populares de Bolivia y sin pandemia cerca de 300 mil personas lo visitan cada año.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)