El Palacio del Infante Don Luis de Boadilla del Monte

Uno de los monumentos españoles más desconocidos es el Palacio del Infante don Luis en Boadilla del Monte. Se encuentra situado cerca del casco histórico de la localidad madrileña a escasos metros de la capital y desde 2011 está siendo restaurado para devolverle el esplendor que siglos atrás tuvo.

A la espera de que los trabajos finalicen, por el momento el Ayuntamiento del municipio ha organizado conciertos y festivales de teatro durante el verano en los jardines del complejo y a su vez se ha licitado un espacio de restauración en el exterior.

¿Qué podremos visitar cuando el Palacio del Infante esté completamente rehabilitado? A continuación descubriremos un poco mejor en este bonito palacio.

Orígenes del Palacio del Infante don Luis

El infante don Luis, sexto vástago del rey Felipe V, compró el Señorío de Boadilla del Monte a la marquesa de Mirabal en 1761 para construir un palacio de estilo barroco tardío español.

A pesar de sus rentas, el infante don Luis no poseía ninguna propiedad cuyos descendientes pudieran heredar. Por ello en 1760 tomó la decisión de formar su propio patrimonio y se prestó a adquirir el mayorazgo que los marqueses de Miraabal tenían en Boadilla del Monte al conocer las dificultades económicas que atravesaban.

La villa de Boadilla del Monte le convenía por hallarse próxima a la Corte y al condado de Chinchón, propiedad de su hermano el duque de Parma, que más tarde también compraría.

A primeros de 1764 el infante don Luis encargó a Ventura Rodríguez la construcción del palacio de Boadilla del Monte aprovechando el palacio ya existente (el cual era conocido como Palacio de las dos Torres). El nuevo y actual palacio cuenta con una planta rectangular alargada de 17×80 metros y una superficie de más de 6.300 metros cuadrados.

Imagen| Flickr Santiago López Pastor

Características del Palacio del Infante don Luis

El edificio de regias proporciones y amplios jardines puede considerarse como una joya de la arquitectura neoclásica y uno de los pocos ejemplos que quedan en España de una organización total de lo rural y lo arquitectónico. Los desniveles del terreno se aprovechan para construir hermosas terrazas divididas en impresionantes escalinatas de estilo italiano.

En su época, el jardín contaba con fuentes como la Fuente de las Conchas (actualmente en los jardines del Campo del Moro del Palacio Real de Madrid). Permaneció en los jardines del Palacio del Infante don Luis hasta que los duques de San Fernando la regalaron al rey Fernando VII.

El palacio fue la residencia principal del Infante don Luis, desde su construcción hasta su matrimonio en 1776. Durante toda su vida allí fue reuniendo una rica pinacoteca, una biblioteca, además de muebles, relojes y otros objetos valiosos.

De hecho, hasta la llegada de la guerra civil española, el palacio poseía una gran pinacoteca que contaba con trabajos de Francisco de Goya, Brurghel, Rembrant, Murillo, Velázquez o Durero, entre otros.

Con la llegada del conflicto el edificio sufrió grandes deterioros que afectaron a su construcción. Posteriormente se le dio diferentes usos como hospital, cárcel, cuartel y escuela infantil para niñas dependientes del Auxilio Social. No fue hasta 1973 cuando se devolvió a su propietario, un descendiente del Infante Don Luis.

Pronto comenzaron algunas obras de restauración pero la falta de subvenciones y lo costoso de su mantenimiento acabaron por deteriorar gravemente la construcción y los jardines. De poco sirvió que en 1974 el Palacio del Infante don Carlos fuese declarado monumento nacional.

En 1998 el Ayuntamiento compró el edificio a los herederos de la familia Rúspoli, marqueses de Boadilla. Años después comenzaron nuevos trabajos de rejabilitación y el palacio y sus jardines se abrieron al público. En el primer semestre de este año lo han visitado 40.000 personas y 20.000 han accedido a sus jardines. Además se pueden hacer visitas guiadas gratuitas además del acceso libre.

Áreas restauradas del Palacio

Hasta la fecha en el Palacio se han rehabilitado los paramentos exteriores y los portones laterales, se ha reformado el muro perimetral y en el interior la capilla, los vestíbulos principales y la sala de música.

Además, se ha restaurado la primera terraza del jardín devolviéndole al aspecto original que diseñó Ventura Rodríguez. También se ha reformado el entorno del palacio donde las Antiguas Escuelas se han convertido en un aula medioambiental.

El siguiente paso es rehabilitar las huertas. Con muchos de sus elementos ya renovados, queda pendiente rehabilitar el mirador del Nacedero, el estanque y la noria. Proyectos en los que el Ayuntamiento trabaja desde hace dos años y que van a ir ejecutándose en los próximos meses paulatinamente.

¿Cómo organizar la visita?

Aquellos que estéis interesados en visitar el Palacio de Don Luis de Boadilla del Monte debéis saber que existen visitas guiadas gratuitas organizadas por el Patrimonio Histórico de Boadilla del Monte y el Palacio del Infante Don Luis. Para ello hay quecontactar con la Concejalía de Turismo por teléfono: 91 602 42 00 ext.: 2225.

Horarios de visita

Desde su inauguración se puede acceder a los jardines libremente.

  • En Verano: Del 1 de abril al 30 de septiembre: De lunes a domingo: De 10,30 a 22 horas
  • En Invierno: Del 1 de octubre al 31 de marzo: De lunes a domingo: De 10,30 a 20 horas.

Los miércoles permanecerán cerrados por mantenimiento.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *