Parador de León

El parador de León se halla en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad castellana: el convento de San Marcos. Ubicado a orillas del río Bernesga, sus orígenes datan del siglo XII, cuando se construyó un albergue para hospedar a los peregrinos que iban a Santiago de Compostela.

Sin embargo, el edificio que conocemos actualmente se edificó en el XVI sobre las ruinas del anterior y gracias a una donación de Fernando el Católico. En cualquier caso, si te alojas en el parador de León, estarás disfrutando de una de las joyas del plateresco español. Si quieres conocer un poco mejor esta maravilla arquitectónica, te animamos a seguir leyendo.

Un poco de historia acerca del parador de León

Como te decíamos, el convento de San Marcos fue proyectado gracias a un donativo de Fernando de Aragón. Sin embargo, la obra no comenzó hasta el reinado de Carlos I. Para acometer la construcción, se contrató a tres arquitectos: Martín de Villarreal, que se encargaría de la fachada; Juan de Orozco, quien trabajaría en la iglesia, y Juan de Badajoz el Mozo, que planificaría la sacristía y el claustro.

La edificación del convento de San Marcos duró más de cien años, dándose por terminada en torno a 1679. No obstante, ya en el siglo XVIII, se llevó a cabo una importante ampliación del edificio que se combina armoniosamente con el resto de la construcción.

Claustro del convento de San Marcos

Claustro del parador de León

Partes principales del parador de León

El convento de San Marcos es una joya arquitectónica. Como te mencionábamos, está considerado uno de los edificios más importantes del renacimiento español y también una maravilla del plateresco. Para describírtelo, lo mejor es que diferenciemos sus partes.

La fachada

Precisamente en ella puedes ver la mayoría de rasgos platerescos del edificio. A este estilo pertenecen las pilastras, la peineta que culmina la portada y otros elementos. Es una fachada de un solo lienzo con dos pisos que se rematan en crestería. El primero cuenta con ventanas de medio punto, mientras que el segundo posee balcones y columnas con balaustradas.

El zócalo está decorado con medallones que representan personajes de la antigüedad greco-latina junto a otros distintivos de la historia de España. Por su parte, la torre del palacio incluye una cruz de Santiago y un león.

En cuanto a la portada, es realmente espectacular. Consta de dos cuerpos y llamará tu atención su gran arco de medio punto y su clave exaltada que representa a San Marcos. Su vano es barroco e incluye el escudo de armas de Santiago y el del Reino de León.

El claustro

Consta de cuatro tramos. Dos de ellos fueron construidos en el siglo XVI por obra, como te decíamos, de Juan de Badajoz el Mozo. No obstante, también puedes ver un bajorrelieve debido al famoso escultor franco-español Juan de Juni que representa un Nacimiento. Por su parte, los otros dos tramos fueron levantados en los siglos XVII y XVIII.

La iglesia de San Marcos

Iglesia de San Marcos

La iglesia

Finalmente la iglesia conforma la tercera parte del parador de León. Responde al gótico tardío hispano, también llamado estilo Reyes Católicos. Su construcción se terminó en 1541, tal como prueba la inscripción que puedes ver en una hornacina de la fachada.

La portada del templo presenta una gran bóveda de crucería flanqueada por dos torres. También puedes ver en ella dos relieves igualmente debidos a Juan de Juni, que representan el Calvario y el Descendimiento.

Por su parte, el interior cuenta con una amplia nave atravesada por un crucero con rejería. En su retablo mayor destacan la Anunciación y el Apostolado, ambos del siglo XVIII. Pero también debes fijarte en el coro, mayoritariamente obra de Juni, aunque su parte baja es debida a Guillermo Doncel.

La parte destinada al parador de León

Si bien no tiene tanta importancia artística como las partes anteriores, la destinada a las estancias del parador de León también tiene atractivos que ofrecerte. Destacan entre ellos la colección de tapices, muebles antiguos y tallas de madera. Pero, sobre todo, las obras pictóricas que decoran el edificio y que se deben a autores como Lucio Muñoz, Joaquín Vaquero Turcios o Álvaro Delgado Ramos.

Interior del convento de San Marcos

Interior del parador de León

Usos del convento de San Marcos

Actualmente, el convento de San Marcos es, como te decíamos, el parador de León. Sin embargo, históricamente ha tenido otros muchos usos. En un principio, se construyó como hospital de peregrinos que hacían el Camino de Santiago.

Pero, tristemente, uno de los usos más repetidos del convento ha sido el de prisión. En él pasó cuatro años recluido el gran escritor Francisco de Quevedo por orden del poderoso conde-duque de Olivares. Mucho después, durante la Guerra Civil, tuvo la función de campo de concentración de prisioneros republicanos.

En fin, otros usos que se dieron al actual parador de León fueron el de casa de misiones de la Compañía de Jesús, oficina de Estado Mayor del ejército, hospital penitenciario, instituto de enseñanza e incluso escuela de veterinaria.

En 1875, el Ayuntamiento de León quiso derribarlo, lo cual hubiera sido una auténtica tragedia para el patrimonio artístico de España. Afortunadamente, se impuso el sentido común y no lo hizo.

Cómo llegar al parador de León

Si viajas a la ciudad castellana, te recomendamos encarecidamente que te alojes en esta maravilla plateresca. Una vez en León y para llegar hasta el parador, lo primero que debes saber es que se encuentra en la plaza San Marcos, al lado del puente homónimo.

La fachada del convento de San Marcos

Fachada del parador de León

Si viajas desde el norte, llegarás a la ciudad por la A-66. Debes abandonarla en la Virgen del Camino y tomar la N-120. Ya en la ciudad, tanto la Avenida del Doctor Fleming como la de la Facultad de Veterinaria, te llevarán hasta el parador.

En cambio, si vienes del sur, del este o del oeste, probablemente llegarás a la ciudad por la LE-30 y la LE-20. En tal caso, basta que sigas la Avenida de Europa y luego la de la Facultad de Veterinaria para llegar al San Marcos.

En conclusión, el parador de León o convento de San Marcos es una maravilla del plateresco español y uno de los símbolos de la ciudad castellana. Se trata de una construcción con tanta solera como historia en la que te sentirás transportado a otros tiempos. ¿No te apetece conocerlo?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*