Playa Biarritz

Una de las playas más famosas y atractivas de Francia es la Playa Biarritz, sobre el Atlántico, a solo 32 kilómetros de la frontera con España. Seguro la conoces y si vives en España tal vez hayas ido de vacaciones.

Bueno, es una playa de lujo, la mar de hermosa, pero no se trata solo de mar y arena pues con el tiempo los alrededores han cobrado importancia y hoy la playa y la ciudad conforman un punto turístico sin igual.

Biarritz

Es un ciudad en la Bahía de Bizcaya, sobre la costa del Atlántico en la zona de los Pirineos, al sudoeste de Francia. Comienza a desarrollarse en la Edad Media, en parte de la mano de la actividad ballenera, de ahí que este mamífero aparezca en su escudo de armas.

Biarritz fue un pueblo portuario ballenero del siglo XII al siglo XVIII, pero al siglo siguiente empezó a hablarse de las propiedades curativas del aire de mar y la suerte de la ciudad cambió para siempre.

Durante el siglo XIX empieza el primitivo turismo, de la mano de la naciente clase industrial burguesa y de los nobles, y hasta aquí llegaron muchos de ellos buscando curar sus dolencias. Algunos dicen que la fama se la da definitivamente Victor Hugo hacia 1843, al nombrarla en una de sus obras.

Biarritz empezó entonces a invertir en su apariencia y se plantaron muchas flores y arboles en sus colinas arenosas, se abandonó la construcción defensiva por escalinatas y malecones y a mediados del siglo XIX la Emperatriz Eugenia, esposa de Napoleón III, construyó su propio palacio, abriendo las puertas a las visitas de la realeza de Europa. Después llegarían el casino y los americanos adinerados, pero eso sería en el siglo XX.

Playa de Biarritz

Hoy en día al turismo de bienestar suele sumarse el turismo más activo, de deportes, y así Biarritz es super popular. La playa tiene seis kilómetros de largo y puede hablarse entonces de siete playas, más que de una sola.

En principio, debemos hablar de la Playa Grande de Biarritz, con 450 metros de arena y genial para hacer surf. En el malecón que se extiende a todo lo largo de la playa hay restaurantes de pescados y mariscos, piscina, casino y spas. En verdad hay muchos centros de spa que ofrecen terapias de lodo, agua marina y demás.

A esta playa también se la conoce como playa de la emperatriz pues aquí mismo la emperatriz Eugenia construyó su palacio, a la postre devenido en hotel, el Hôtel de Palais. Aquí mismo es donde tiempos después nació el surf en Europa.

Corría 1956 cuando el guionista Peter Viertel vino a filmar su película El sol también se eleva, basada en la famosa novela de Hemminway. El productor Zanuck vino con él y ahí comenzó todo porque Zanuck era amante del surf.

Un año después, con algunos amigos, fundó el primer club europeo de surf, Waikiki Surf Club. Y desde entonces esta playa y la costa vasca han sido sedes de muchos campeonatos de surf y competencias. Obvio, aún hoy hay escuelas de surf por si no sabes y quieres empezar.

La Milady es otra playa, grande, muy popular entre la gente joven y los locales. Puedes caminar por su malecón y disfrutar de las vistas, estupendas, y también cuenta con una zona dedicada a los niños. También esta playa ha sido adaptada para personas con discapacidades motoras. Eso sí, con marea alta es muy peligrosa. El estacionamiento es gratuito, hay escuelitas de surf y cafeterías.

La Côte des Basques es muy surfista y aprovecha sus características (está rodeada con acantilados y se ve la costa española y sus montañas). Con marea alta está prohibido nadar y casi que no hay playa. Se puede estacionar el coche en lo alto del acantilado y desde ahí bajar a pie o en un minibus gratuito, en la temporada de verano. En esta época también hay seguridad hasta las 6, 7:30 de la tarde.

Port Vieux es una playita pequeña y tranquila que está sobre una cala rocosa protegida de los vientos y las olas. Está cerca del centro de la ciudad y por eso es ideal para las familias con peques. El agua es usualmente calma y buena para nadar. Se accede por la Roca Canon y por la Roca Boucalot, aunque por esta última es que puedes pasar con botes y jet ski. No se puede practicar pesca submarina a más de 150 metros de la costa.

Sobre la calle hay una zona de estacionamiento gratuito en invierno, pago en verano. Cerca hay un estacionamiento subterráneo, también. Hay un minibus gratuito desde el centro que te deja aquí, funcionando entre las 10 am y las 7 pm, cafeterías, un par de clubes de buceo y tres clubes de natación. Pero ojo, es una playa donde está prohibido fumar: Plage sans tabac.

La Playa de Miramar es popular entre los residentes porque es una playa encantadora y tranquila. La mayoría de la gente viene a caminar, aunque también se puede practicar surf y bodyboarding. Cerca hay un estacionamiento subterráneo, por si llegasen coche.

La Marbella es otra playa hermosa, la prolongación de Côte des Basque. Es muy apreciada entre los surfistas, aunque la gente que tiene alguna discapacidad motora la tiene complicada porque hay rocas y escalones. Puedes llegar en autobús, hay seguridad en verano, tiene escuelas de surf y tiendas de alquiler de equipo y un restaurante/cafetería.

Qué más hacer en Biarritz

Mas allá de las playas, uno puede hacer más. Por ejemplo, si vamos con niños amén de los hoteles con actividades para ellos, está el Museo Marítimo con mas de 150 especies marinas para que conozcan, en su acuario.

En Biarritz hay tesoros arquitectónicos que incluyen la Iglesia de St. Martin del siglo XII o la Iglesia Ortdoxa Rusa. Un paseo por el malecón es obligación, para ver el hermoso Hôtel du Palais, antiguo palacio, o la bonita Place Ste Eugenie.

También puedes hacer un paseo gastronómico por el Mercado Halle o Mercado Les Halles, para probar de todo o comprar productos regionales: quesos, el típico piperade, la miel de Montagne… También es un buen lugar para probar pescados y mariscos con patatas fritas, en cualquiera de sus restaurantes, aunque muchos de ellos son caros, o un pincho o pintxo, sobre la concurrida Rue des Halles.

Y las mejores vistas las da el malecón, el faro con su terraza, desde el que después puedes caminar hasta Côte des Basques, o el restaurante Le surfing que ofrece, con cada caída del sol, el mejor lugar para disfrutar de la postal con una copa de vino francés en la mano.

A la hora de hacer alguna salidita, puedes visitar los resorts cercanos de Saint Jean De Luz y Cibourne, con edificios encantadores, un puerto pesquero, un río y mucho color. La arquitectura típicamente vasca de Cibourne es encantadora y lo mismo se puede decir de la playa de Saint Jean De Luz, si quieres escaparte del mega turismo de Biarritz.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*