¿Por qué se llama Torre del Oro?

Torre del Oro

¿Te has preguntado por qué se llama Torre del Oro el famoso monumento de Sevilla? Es evidente que no existe este mineral en su decoración, ni siquiera cuenta con elementos dorados que lo imiten. Y, sin embargo, ya recibía este nombre en su época musulmana: Bury Al-Dahab.

Porque la Torre del Oro ha acompañado la historia de la ciudad andaluza desde hace más de ochocientos cincuenta años. La primera referencia escrita que tenemos de ella la encontramos en la Primera Crónica General (1270-74) de Alfonso X el Sabio, donde ya aparece con ese nombre. Por todo ello, vamos a explicarte todo lo que necesitas saber sobre esta maravilla arquitectónica, incluido por qué se llama Torre del Oro.

Breve historia de la Torre del Oro

La Torre del Oro

La Torre del Oro de Sevilla

La más famosa torre de la ciudad de Sevilla junto a la Giralda fue construida entre los años 1220 y 1221 de nuestar era. Su función era defensiva, dentro del conjunto de las antiguas murallas. Concretamente, cerraba el paso al arenal y protegía el puerto de la localidad. Asimismo, estaba unida por lienzos de muros a las torres de Plata y de Abd el Aziz, así como al Alcázar.

Sin embargo, posteriormente la Torre del Oro ha desempeñado las más diversas funciones. Según el escritor medieval Pero López de Ayala, fue almacén de oro, como veremos más adelante, pero también prisión para personajes nobiliarios e incluso, en la actualidad, museo, como también comentaremos. Igualmente, ha sufrido varias restauraciones.

Quizá la más importante fue la obra de consolidación tras el terremoto de Lisboa de 1755. Precisamente, se aprovecho este momento para añadirle el cuerpo cilíndrico de la parte superior. Fue obra del belga Sebastián van der Borcht, a quien se debe también la construcción de la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla.

Ya en el siglo XX, la Torre del Oro recibió dos restauraciones más. La primera en 1942 para adaptarla al museo y la segunda en 1990 para la Exposición Universal de 1992 que se celebró en Sevilla. Justamente en este último año, se hermanó con otra maravillosa construcción: la Torre de Belén en Lisboa.

Datos importantes sobre la Torre del Oro

Ribera del Guadalquivir

La Torre del Oro en la ribera del Guadalquivir

Se trata de una torre albarrana ubicada en la margen izquierda del río Guadalquivir. En Al-Andalus, recibía este nombre un tipo de torre que quedaba exenta de las murallas, aumque unida a estas por un puente el cual, si caía en manos del enemigo, podía destruirse fácilmente. Porque su función era defensiva además de ornamental, para hostigar a los atacantes desde una posición adelantada.

Fueron muy habituales en la España musulmana. Como ejemplos de ellas, te citaremos la de Espantaperros en Badajoz, las que circundan la Alcazaba de Mérida, las del castillo de Piedrabuena o las de Talavera de la Reina.

La ubicación de la torre es céntrica, en la zona del Arenal, donde también se hallan las Atarazanas y la plaza de toros. Igualmente, se halla frente al popular barrio de Triana, que está al otro lado del río. Y ya en 1931 fue declarada Monumento Histórico Artístico.

Como te decíamos, fue construida en 1221 y, originariamente, tenía un solo cuerpo, aunque en la actualidad presenta tres. El más importante y antiguo es un polígono de doce lados con una anchura de 12,50 metros. Por su parte, el segundo cuerpo fue edificado por orden de Pedro el Cruel en el siglo XIV, mientras que el tercero es el que te mencionábamos del XVIII.

Actualmente, la Torre del Oro mide 36 metros de altura y posee tres pisos. Estos se comunican a través de una escalera de forma poligonal. Por otra parte, en las últimas décadas, ha tenido gran importancia en su conservación el trabajo de la Armada, ya que alberga, como ya te habíamos adelantado, un museo naval.

El Museo Naval de Sevilla

Museo Naval de Sevilla

El Museo Naval de Sevilla, en la Torre del Oro

Fue inaugurado el 24 de julio de 1944 y dispone de dos plantas, la primera de 85 metros cuadrados y la segunda de 127. Alberga los objetos más variados relacionados con el mundo de la náutica. Por ejemplo, restos marinos fosilizados, aparatos de navegación, pinturas y grabados de temática marinera, documentos históricos e incluso algún mascarón de proa.

Pero, entre sus piezas más destacadas, te mencionaremos un cañón del siglo XVI, lozas de la Fábrica de La Cartuja y mapas náuticos del XIX. Respecto a estos, destaca una reproducción del primer mapamundi científico obra de Diego Ribero en el XVI. Pero también puedes ver en el museo banderas de navegación, maquetas de barcos e incluso anclas.

En la instalación, se repasa, asimismo, la importancia para Sevilla del Guadalquivir como río navegable. E, igualmente, se muestra el enorme valor de la ciudad hispalense para el comercio con las Indias. En definitiva, se trata de un pequeño museo que te aconsejamos visitar porque es muy interesante e instructivo.

Por qué se llama Torre del Oro

Vistas desde la Torre del Oro

Las espectaculares vistas que te ofrece la Torre del Oro

Una vez te hemos explicado todo lo anterior, llega el momento de centrarnos en las distintas teorías acerca del nombre de la famosa torre sevillana. Pero ya te adelantamos que el debate sobre la verdadera es muy antiguo. De hecho, las discusiones comenzaron ya en el siglo XVI y los estudiosos todavía no se han puesto de acuerdo.

La primera teoría de la que existe constancia atribuye el nombre a que en ella se guardaba el oro procedente de América. Sin embargo, esto es un error. Las riquezas que llegaban del Nuevo Mundo, por ser propiedad de la Corona, se almacenaban primero en la Casa de la Contratación (actual Archivo de Indias) y luego en la de la Moneda. No obstante, según el profesor Teodoro Falcón, se descargaban junto a la Torre del Oro y de ahí podría venir la confusión.

Otra tesis muy difundida e incluso más antigua se la debemos al cronista Luis de Peraza. Según este, el segundo cuerpo de la construcción poseía unos azulejos de tipo metálico que brillaban al darles el sol. También se refiere a ellos el historiador Diego Ortiz de Zúñiga, quien, además, apunta a que se habrían deshecho con el paso del tiempo.

Sin embargo, ni uno ni otro hablan de que estos reflejos fueran como el oro. Esto lo interpretaron los eruditos Leopoldo Torres y José Gestoso a principios del siglo XX y se encargaron de difundir en el imaginario popular la teoría de los brillos dorados. Además, no existe ningún documento o testimonio arqueológico que hable de estos azulejos en la famosa torre por lo que la teoría carece de base.

Torre del Oro de noche

Espectacular imagen de la Torre del Oro iluminada

En relación con esta tesis, se halla la que atribuye el nombre a la construcción del tercer cuerpo de la torre. Este termina en una pequeña cúpula de revestimiento dorado que podría refulgir con el sol. Pero esta opinión no puede ser acertada. Como ya te hemos dicho, el nombre de Torre del Oro ya aparece en documentos de la época de Alfonso X el Sabio, mientras que la edificación de ese tercer cuerpo se hizo en el siglo XVIII.

En cambio, tiene mayor verosimilitud la que se considera tesis más realista acerca del nombre de la Torre del Oro. Dice que fue bautizada así por el material con que se construyó. Este fue una mezcla de mortero de cal y paja prensada que, al contacto con el sol, proporcionaba a la torre un brillo espectacular que la hacía parecer de oro. Todavía hoy se puede apreciar, pero hace siglos era mucho más evidente. En la actualidad, la torre muestra el tapial y la piedra. Sin embargo, fue construida en un puerto musulmán que ya comenzaba a destacar en el mundo árabe. Por eso, debía presentar un magnífico aspecto. Además, era necesario que tuviera un recio enlucido que resistiese los daños de la humedad.

Por esos motivos, la torre fue revestida con un estuco de color amarillo que cumplía ambas funciones. Debido a la acción del sol sobre este se producía el reflejo dorado que animó a bautizarla como Torre del Oro. Esta es la teoría más aceptada por lo estudiosos del monumento y también parece la más realista.

En cualquier caso, te aconsejamos que, si viajas a Sevilla, no dejes de visitarla. No solo podrás apreciarla por fuera y ver sus reflejos, sino también entrar en el Museo Naval para admirarlo. E incluso puedes subir a su mirador que te brinda espectaculares vistas de la ciudad, sobre todo del barrio de Triana y del cauce del Guadalquivir.

Sevilla, mucho más que la Torre del Oro

Catedral de Sevilla

La catedral de Sevilla con la famosa Giralda

Pero tu viaje a Sevilla quedaría incompleto si solo te limitases a ver esta torre. La gran urbe andaluza tiene mucho más que ofrecerte. Por tanto, nuestro artículo no puede centrarse solamente en por qué se llama Torre del Oro. También debemos hacerte otras recomendaciones, aunque no sea este el lugar para recorrerlas detenidamente.

Así, una visita imprescindible es la maravillosa catedral gótica de Sevilla. Con sus imponentes dimensiones (es la tercera construcción religiosa más grande del mundo), alberga joyas como la Capilla Real o el Retablo Mayor. Pero su gran emblema es la Giralda, alminar de la antigua mezquita del siglo XII.

Muy cerca tienes el Real Alcázar, palacio destinado a los monarcas en el que destacan, justamente, la Sala de los Reyes, el Salón de Carlos V y el patio de las Doncellas. Igualmente monumental es el Archivo de Indias, una construcción del siglo XVIII de indudables hechuras clásicas que alberga documentos de incalculable valor. Finalmente, queremos recomendarte que visites la impresionante Plaza de España, construida para la Exposición Iberoamericana de 1929. Es una colosal edificación de estilo regionalista que rinde homenaje a todas las tierras de nuestro país.

En conclusión, te hemos explicado por qué se llama Torre del Oro la famosa construcción de Sevilla. Pero también te hemos mostrado datos importantes sobre ella. Y hemos querido mencionarte, al menos, unos pocos de los muchos monumentos que te ofrece la ciudad andaluza. Anímate a visitarla y disfruta de todos ellos.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*