Potes, Cantabria

Potes, Cantabria, es un destino turístico no demasiado conocido pero espectacular. Se encuentra en el centro de la comarca de Liébana, a los pies de las sierras de Peña Sagra y Peña Labra por un lado y del macizo de los Picos de Europa por otro. Justamente en estos últimos nace el río Quiviesa, que desemboca en el Deva a la altura de la localidad.

Pero, sobre todo, Potes es una pequeña villa señorial de calles empedradas y estrechas a la que se llega desde la costa a través del espectacular Desfiladero de la Hermida. Cuenta con varios monumentos y, por si todo ello fuera poco, con una extraordinaria y contundente gastronomía. Si te apetece conocer Potes, en Cantabria, te animamos a seguirnos en nuestro viaje.

Qué ver en Potes, Cantabria

Toda la comarca de Liébana posee una extraordinaria belleza natural y magníficos monumentos. En Potes se concentran varios de estos últimos y, en sus cercanías, también buena parte de la primera. Vamos a conocer mejor todo ello.

Iglesia de San Vicente

Declarada Monumento Histórico Artístico, esta preciosa iglesia responde a varios estilos arquitectónicos. Ello se debe a que fue edificada entre los siglos XIV y XVIII. Por ello, sus formas evolucionaron desde el gótico hasta el renacentista y el barroco.

En el exterior, te llamará la atención la torre del campanario, mientras que, en su interior, puedes ver dos naves divididas en tramos cubiertos por bóvedas de crucería. Una capilla mayor cuadrada y separada de las anteriores por un arco triunfal y una sacristía completan el conjunto.

La iglesia de San Vicente

Iglesia de San Vicente

La Torre del Infantado, símbolo de Potes

Esta fortificación construida en el siglo XIV por la familia de la Lama, perteneció a Tello de Castilla, hermano del rey Enrique II. Pero su aspecto actual se debe a la reforma encargada por el duque del Infantado en el XVI. Por eso te parecerá un castillo de estilo italianizante muy similar a otros de la época.

Ha sido declarado Bien de Interés Cultural y en la actualidad está dedicado a exposiciones. Como anécdota, te diremos que también perteneció a Íñigo López de Mendoza, el célebre marqués de Santillana, que es considerado uno de los grandes poetas medievales españoles.

Otros monumentos de Potes, Cantabria

Los dos anteriores son los monumentos más destacados de Potes. Pero hay otros igualmente interesantes. También puedes visitar en la localidad lebaniega las ermitas de la Virgen de Valmayor y de la Virgen del Camino.

Asimismo, cerca de la Torre del Infantado tienes otras construcciones en forma de castillo como las de Orejón de la Lama, Linares, Calseco y Osorio. Y no dejes de observar sus antiguos puentes como los de San Cayetano y de la Cárcel. Pero además, todo Potes es una preciosidad. Recorre el barrio de la Solana, con sus calles empedradas y casonas antiguas para comprobarlo.

Qué ver y qué hacer en los alrededores de Potes

Sería un pecado viajar a Potes y no conocer también sus alrededores. Porque, si bonita es la localidad lebaniega, más espectacular aún es su marco natural. No solo eso, también hay cerca de Potes un buen patrimonio de monumentos entre los que destaca el imponente monasterio de Santo Toribio de Liébana.

La Torre del Infantado

Torre del Infantado

Monasterio de Santo Toribio de Liébana

Encontrarás este cenobio franciscano en el municipio de Camaleño, dentro de la propia comarca de Liébana. Su fundación se atribuye a un obispo palentino llamado Toribio que vivió en el siglo VI. Sin embargo, sería otro Toribio, este del IV, quien le daría el nombre al ser trasladados allí sus restos.

Sin embargo, su habitante más famoso fue el llamado Beato de Liébana, quien escribió sus libros en él y que es considerado uno de los grandes intelectuales de su tiempo, a la altura de personalidades como Alcuino de York.

El edificio más importante del monasterio es la iglesia, que combina los estilos románico y gótico. Una de sus capillas interiores, que es barroca, alberga el Lignum Crucis. Recibe este nombre una reliquia de la cruz donde Jesucristo fue crucificado. Además, destaca la Puerta del Perdón, que se abre cada año jubilar para recibir a los peregrinos.

Por otra parte, junto al monasterio puedes visitar la Cueva Santa, una edificación de estilo prerrománico que data del siglo X y actualmente se halla bastante deteriorada. Se cree que era donde el fundador del monasterio se retiraba a hacer penitencia.

Fuente Dé, el mirador del Cable y las rutas de montaña

Otra visita que te aconsejamos hacer en las proximidades de Potes es la de Fuente Dé. En esta pequeña localidad, debes tomar un funicular que te ofrece vistas impresionantes de los Picos de Europa y que llega hasta el mirador del Cable. Salva un desnivel de casi ochocientos metros y apenas tarda cuatro minutos en llegar a una altura de 1847.

El teleférico de Fuente Dé

Teleférico de Fuente Dé

Una vez arriba, también puedes ver un maravilloso paisaje. Pero, además, es un magnífico acceso al macizo central de los propios Picos de Europa, donde puedes hacer espectaculares rutas de senderismo. Por ejemplo, la que asciende hasta el Alto de la Triguera, el Camino de Áliva, la del Canal de la Jedunda o el circuito en torno a Peña Remoña.

Qué comer en Potes

Como te decíamos anteriormente, también te ofrece Potes una contundente y deliciosa gastronomía. Destaca en ella el cocido lebaniego, que se elabora con garbanzos de la zona, berzas, patatas y el tradicional compango de cerdo (chorizo, morcilla, tocino y jamón). Finalmente, se añade carne de ternera y relleno, una masa de miga de pan, chorizo, huevo y perejil.

Con este plato, tienes más que suficiente para una buena comida. Pero también puedes probar la trucha o el salmón del río Deva y postres como los llamados quesucos de Liébana o los quesos de Picón y Tresviso.

Para bajar tan copiosa comida, nada mejor que el orujo local, tan popular que incluso cuenta con su propia fiesta. Tiene lugar el segundo fin de semana de noviembre y ha sido declarada de Interés Turístico Regional.

Cómo llegar a Potes, Cantabria

La única forma que tienes de llegar a la localidad lebaniega es por carretera. Hay autobuses que hacen la ruta, pero te aconsejamos que vayas en tu propio coche, a tu aire. Si viajas desde el norte, debes salir de la A-8 a la altura de Unquera para tomar la N-621 que, como te decíamos, atraviesa el espectacular Desfiladero de la Hermida y te lleva directamente a Potes.

El Desfiladero de la Hermida

Desfiladero de la Hermida

En cambio, desde el sur puedes viajar por la A-67. Pero el trayecto más corto es la N-625 por León y hasta Riaño para luego tomar la N-621 por el lado castellano.

En conclusión, Potes, en Cantabria, es una preciosa villa señorial llena de monumentos y con unos alrededores de ensueño. Si a todo esto añades su deliciosa gastronomía, tienes todos los elementos para decidirte a conocerla. ¿No te apetece hacerlo?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)