Pueblos bonitos de Castellón

Morella

Descubrir pueblos bonitos de Castellón es uno de los mejores planes que puedes hacer para un viaje. Esta provincia del Levante español combina preciosas localidades costeras en las que tienes magníficas playas con otras villas del interior que te ofrecen un impresionante patrimonio monumental.

Castellón está rodeada por las provincias de Tarragona al norte, Teruel al oeste y Valencia al sur. Y tiene un litoral de ensueño con magníficas playas en su Costa del Azahar, que recibe este nombre por la flor del naranjo, tan habitual en la zona. Pero también espectaculares paisajes de montaña ubicados en las sierras de Irta y Espadán. Tanto unos lugares como otros albergan pueblos bonitos de Castellón. Vamos a conocerlos.

Morella, un viaje al pasado

Acueducto de Morella

Acueducto de Santa Lucía, en Morella

Justamente en el Maestrazgo tienes la localidad de Morella. Visitarla te hará pensar que has viajado al Medievo. Solo la visión de sus imponentes murallas y de su castillo en lo más alto del pueblo contribuyen a esa idea. Este último es una fortificación árabe del siglo XIII reformada con posterioridad. Cuenta con un patio de armas, el palacio del gobernador y otros, la torre de la Pardalea, aljibes, torres de homenaje, pabellones y retretas, todo lo cual te dará idea de sus grandes dimensiones.

Por su parte, el acueducto de Santa Lucía fue construido en el siglo XIV y el Ayuntamiento es un edificio gótico del XV. Pero no es esta la única casona señorial de Morella. También te aconsejamos que visites la casa del cardenal Ram, actualmente un hotel; la de la Cofradía de Labradores, la de los Estudios y del Consell o la casa fortificada de los Brusca y Creixell. Por otro lado, en las cuevas prehistóricas de Morella la Vella hay pinturas rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad.

En cuanto a los monumentos religiosos de la villa levantina, te recomendamos ver la iglesia arciprestal de Santa María, una edificación gótica. En ella destacan las impresionantes puertas de las Vírgenes y de los Apóstoles. Pero tampoco te pierdas sus espectaculares rosetones con vidrieras del siglo XIV y, ya en el interior, su escalera de caracol, el coro esculpido, el altar mayor y el órgano de Francisco Turull.

Junto a ella, también debes visitar las iglesias de San Juan, San Miguel y San Nicolás. E, igualmente, el convento de San Francisco, un claro ejemplo del gótico valenciano, y la ermita de Santa Lucía, construida en el siglo XIII. Por último, a unos veinte kilómetros de Morella tienes el espectacular monasterio de la Virgen de Vallivana, cuya talla del XIV es la patrona de la localidad.

Villafamés, un paisaje de ensueño

Iglesia de la Asunción

Iglesia de la Asunción en Villafamés, uno de los pueblos bonitos de Castellón

Ubicado sobre un cerro desde el que se aprecia el vergel de la huerta castellonense, la pequeña localidad de Villafamés también está dominada por un castillo amurallado. Para llegar a este, tendrás que transitar por las calles estrechas y serpenteantes del Cuartijo, que conforman su precioso casco antiguo de origen musulmán.

El castillo también es árabe y se completa con varias torres defensivas, entre la que destaca la del homenaje, imponente, y con otras edificaciones. Igualmente espectacular es el palacio del Batlle, una edificación del siglo XIV inscrita en el gótico civil valenciano. En este puedes visitar el Museo de Arte Contemporáneo Vicente Aguilera.

Pero también destaca Villafamés por sus restos arqueológicos. Entre ellos, los del Tossal de la Font, del periodo Neardental; los de la Cueva Matutano, del Paleolítico Superior; los del Abrigo del Castillo, con pinturas rupestres, y los del poblado de Los Estrechos-El Rincón de Rata, de época íbera.

En cuanto al patrimonio religioso de la villa castellonense, visita las iglesias de la Sangre, construcción medieval reformada en el barroco, y de la Asunción, del siglo XVI. E igualmente, las ermitas de San Ramón, construida en el XVIII, y de San Miguel, que contaba incluso con hospedería para el ermitaño y para los labradores. Por si todo ello fuera poco, Villafamés se encuentra muy cerca de las preciosas playas de Benicasim.

Alcalá de Chivert, otra joya entre los pueblos bonitos de Castellón

El castillo de Chivert

Castillo de Chivert

Situada en la comarca del Bajo Maestrazgo, territorio de transición entre la Costa del Azahar y las sierras del interior, Alcalá está rodeada de campos de olivos y naranjos. También la vigila un castillo desde lo alto, en este caso el de Chivert. Consta de un recinto amurallado árabe del siglo X y de una fortaleza templaria del XIII.

Pero no es este el único monumento destacado de la villa levantina. La actual Casa de la Cultura se halla en un edificio renacentista. Y las torres de Cap y Corb y Ebrí fueron construidas, respectivamente, en los siglos XIV y XVI con fines defensivos. Por su parte, el Prigó del Rey es un obelisco colocado con motivo del paso de Carlos IV por la villa camino de Barcelona en 1802.

No menor es el patrimonio religioso de Alcalá. La iglesia de San Juan Bautista es un precioso edificio del barroco valenciano construido en el siglo XVIII. Su fachada cuenta con cuatro portadas y una torre campanario posterior de planta octogonal. Asimismo, te recomendamos que visites la iglesia de San Cristóbal y las ermitas del Calvario y de San Antonio, ambas igualmente del XVIII. Por su parte, la de Santa Lucía y San Benito es del XVII y la capilla de la Virgen de los Desamparados cuenta con una sola nave y cúpula.

Ares del Maestre, un pueblo de postal

Ares del Maestre

Vista de Ares del Maestre

Llegamos ahora a esta pequeña localidad situada en plena comarca del Alto Maestrazgo a más de mil metros de altura. La mera vista panorámica de Ares merece la pena porque parece una postal, con la enorme mola o montaña circular que parece salir de sus mismos cimientos. Y, sobre esta, el imponente castillo templario edificado sobre otro de época romana. Además, cuenta con la singularidad de que parte de sus instalaciones fueron excavadas en la roca.

También se conservan algunos de los antiguos portales de las murallas y muchas casas de origen medieval. Es el caso de la primitiva cárcel, datada en el siglo XIII. Por su parte, el Ayuntamiento o Antigua Lonja es un edificio gótico civil en el que destacan los arcos mudéjares del siglo XII y la Sala Capitular.

En las afueras de la villa tienes la masía fortificada de Torre Beltrans, que se cree edificada en el XVI sobre una antigua alquería musulmana. Y en el barranco de Los Molinos puedes ver un conjunto de cinco construcciones de este tipo fechadas en el XVII o XVIII con sus balsas de recogida de agua y su sistema de conducciones.

Por otra parte, entre las construcciones religiosas de Ares destaca la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, construida en el siglo XVIII. Es de estilo barroco, aunque se edificó sobre las ruinas de otro templo anterior románico. Y, junto a ella, las ermitas de Santa Bárbara y Santa Elena, esta última ubicada en la masía del mismo nombre. Finalmente, en el término municipal de Ares existen varios yacimientos con pinturas rupestres. Entre estos, el del barranco de la Gasulla, el de Cueva Remigia o el del Abrigo del molí Darrer.

Peñíscola, playas e historia

Castillo de Peñíscola

El castillo del Papa Luna visto desde el mar

Terminamos nuestro recorrido por los pueblos bonitos de Castellón en la histórica Peñíscola, que, precisamente, forma parte de la red de Los Pueblos Más Bonitos de España. Vinculada para siempre al Papa Luna, que murió en su castillo, también destaca por su belleza natural, pues se halla en un tómbolo o istmo que sale al Mediterráneo. En consecuencia, te ofrece maravillosas playas como las urbanas Norte y Sur, pero también la de las Viudas, la del Russo o la Cala Puerto Azul.

No obstante, el gran símbolo de Peñíscola ya te lo hemos citado. Se trata del castillo del Papa Luna, situado en la peña que divide la localidad. De estilo románico, fue construido por los templarios a finales del siglo XIII. Precisamente, en el conjunto que compone esta edificación, también destacan otras como la llamada Basílica de los Templarios o el cuerpo de guardia.

Para llegar al castillo, tendrás que pasar por el casco histórico de la villa, que se encuentra a sus pies y es también muy bonito. Son calles estrechas y empinadas donde encontrarás casas blancas adornadas con flores y puntos destacados como los portales de Sant Pere y Fosc. Muy curiosa te resultará la Casa de las Conchas, cuya fachada está cubierta por ellas. Y carácter muy distinto tiene el Bufador, una gran brecha entre rocas por la que sale el mar en días de tormenta.

Por otra parte, te recomendamos que visites el Museo del Mar, donde conocerás de primera mano cómo era la vida de los pescadores de la villa desde la antigüedad. Y en el término municipal de Peñíscola tienes dos joyas ecológicas: el Parque Natural de la Sierra de Irta y el Marjal. En el primero de ellos, además, puedes ver la torre Badum, que vigilaba el mar, y la ermita de San Antonio, construida en el siglo XVI y donde se realiza una romería todos los Domingos de Pascua.

Precisamente, completan el patrimonio religioso de esta localidad castellonense la ermita de la Virgen de la Ermitana, que alberga la imagen de la patrona de la villa. Y la iglesia parroquial de Santa María, que combina los estilos gótico y barroco pues fue construida en el siglo XV y ampliada en el XVIII.

En conclusión, te hemos hablado de cinco pueblos bonitos de Castellón. Pero podríamos mostrarte otros muchos. Por ejemplo, Montanejos, en la comarca del Alto Mijares; Oropesa de Mar con sus preciosas playas; Segorbe, con su espectacular casco antiguo, o Jérica, con su torre mudéjar de las Campanas. Todo ello sin olvidar la propia capital, Castellón de la Plana, llena de monumentos interesantes. Anímate a conocer todos estos pueblos bonitos de la Comunidad Valenciana.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*