Pueblos medievales en Francia suspendidos en el tiempo

Todos tenemos esos momentos en los que nos gustaría irnos lejos, bien lejos, a un lugar en el que el tiempo parezca detenerse, en donde no parezcan existir las prisas, los e-mails o las redes sociales. En el mundo hay muchos espacios así en los que perderse, y algunos de ellos se encuentran muy cerca. Los pueblos de Francia son encantadores, esto lo sabe todo el mundo, pero hay algunos que se encuentran entre los más bellos del país, y con razón.

Hoy haremos un sencillo tour por algunos de los pueblos medievales de Francia más asombrosos y encantadores. Lugares en los que hay que quedarse varios días para impregnarse del tranquilo estilo de vida de sus habitantes, y de esos paisajes únicos de casas antiguas en medio de calles empedradas en espacios naturales. Parecerá que nos hemos ido a un espacio medieval que hace siglos que permanece igual.

Cordes-sur-Ciel

Este encantador pueblo francés se encuentra en la zona de Midi-Pyrénées, un lugar en el que hay muchos pueblos bonitos como este, por lo que es perfecto para poder hacer un tour de varios días deleitándose con estas poblaciones tan peculiares. Está en Tarn, y parece un remolino de casas antiguas que se mezclan alrededor de un promontorio rocoso que domina los valles.

Este pueblo se ha considerado un tesoro de la arquitectura gótica, y además es una de las villas fortificadas más antiguas de la región. Fue fundada en el siglo XIII por el Conde de Toulouse, y hoy en día es una villa turística que recibe visitantes que se pierden por las calles en la que hay tiendas de artesanos y preciosas fachadas medievales.

Beynac-et-Cazenac

Este precioso pueblo puede quitar el aliento a los viajeros más veteranos, porque parece uno de esos emplazamientos en los que se ruedan películas de caballeros y princesas, de épocas medievales en donde el castillo se halla siempre en la cima de la montaña, rodeado de casas, y se puede llegar a él andando por las innumerables callejuelas de piedra.

Esta población sin duda cuenta con mucha historia, ya que fue sitiada por el rey Ricardo Corazón de León. El Castillo Beynac es el que se puede ver en la parte superior, y no hay que perderse tampoco el tour guiado por la villa, para conocer todos los entresijos de su historia y sus tradiciones.

Gordes, en Luberon

Esta pequeña población está a los pies de la colina de los Montes de Vaucluse. Destacan sus edificios de piedra clara, que parecen excavados de la misma roca de la montaña y se inclinan sobre la empinada colina casi como si se tratase de un acantilado. Un pueblo medieval situado en la zona de la Provenza, con mucha vegetación y con cuidados jardines que se mezclan con las casas. Sus calles pueden parecer  un auténtico laberinto, aunque sin duda vale la pena perderse durante un día.

La Roque Gageac

Hay muchos viajeros que no son de interior, los espacios en los que no hay agua llegan a agobiarlos. Pues bien, tenemos el pueblo ideal entre todos estos que hemos buscado. La-Roque-Gageac es un lugar de ensueño, que parece sacado de postales irreales. Un acantilado a orillas del río Dordoña, en la zona de Aquitania. Este es uno de esos pueblos en los que muchos podrían quedarse a vivir. Como también se ha considerado uno de los más bellos de Francia, recibe bastantes visitas.

En este lugar tienen un microclima que sorprende a todo el mundo, con un clima cálido que ayuda a la proliferación de la vegetación circundante. Una de las cosas que no hay que perderse es un paseo en barco por las orillas del río, contemplando el pueblo desde otra perspectiva.

Riquewhir

La región de Alsacia también alberga lugares estupendos para poder disfrutar de un ambiente medieval. Las casas son del siglo XV y XVI, y han sido restauradas con colorido, lo que confiere a todo el pueblo un aspecto bastante alegre. En esta zona también es bastante famosa la producción de vinos, sobre todo el Riesling, debido a los muchos viñedos que hay en las afueras.

Belcastel

Terminamos con un pueblo que no es realmente muy conocido por los circuitos turísticos, lo cual puede ser un valor añadido. Si buscamos esta clase de pueblos y lugares es porque estamos buscando un espacio tranquilo, lleno de paz en el que descansar. Este pueblo de Belcastel se encuentra en Midi-Pyrénées, y tiene muy pocos habitantes.

Si hay un espacio que resulta estupendo en este pequeño pueblo es la zona del puente. Se trata de un antiguo puente medieval de piedra bien conservado, construido en el siglo XV por los que levantaron el puente de Avignon. El castillo del pueblo está en la parte superior de la colina, y data de 1040. Aunque está parcialmente restaurado, hoy en día solamente se puede visitar una parte. ¿Qué os han parecido todos estos asombrosos pueblos medievales?

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Francia, Paises

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en otros blogs como Bezzia, Decoora o MundoPerros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*