Pueblos Pirineo Aragonés

Pueblos del Pirineo Aragonés

Los Pirineos es una cadena montañosa que se ubica entre España y Francia. Del lado español pasa por el País Vasco, Cataluña, Aragón y Navarra, en sus 430 kilómetros de recorrido del Mediterráneo al Cantábrico.

Es por esos lares que se encuentran algunos de los pueblos Pirineo Aragonés más encantadores. ¡Vamos a conocerlos!

Aínsa

Vistas de Ainsa

Se trata de un bonito pueblo en la provincia de Huesca, en el alto Pirineo. Junto con Boltaña es la capital del viejo condado de Sobrabe. El casco antiguo está sobre un promontorio donde confluyen los ríos de Ara y Cinca. Discurren por él la calle Santa Cruz y la calle Mayor, que se encuentran en la Plaza Mayor.

Al oeste está el castillo y cerca el templete de la Cruz Cubierta donde dice la leyenda que en la segunda mitad del siglo XVII apareció la cruz de fuego que a la postre ayudó en la victoria sobre las tropas musulmanas.

Aínsa

Lo que puedes ver en Aínsa es el castillo, originario del siglo XI, que en su momento formo parte dela línea de defensa del cristianismo contra los musulmanes. Esta línea se extendía entonces hasta Abizanda. El castillo dio origen a la villa amurallada y con el tiempo fue capital del condado de Sobrarbe, parte del reino de Nájera-Pamplona. Más tarde pasó a manos del reino de Aragón.

El castillo ha sido declarado Bien de Interés Cultural y Monumento Histórico Artístico y es donde funciona la ofician de turismo local. Además del castillo, no dejes de visitar la Iglesia de Santa María, del siglo XI y XII y la hermosa Casa Arnal del siglo XVI. Suma la casa de Bielsa, con ventanas geminadas, y la Plaza Mayor que es donde está el castillo y el ayuntamiento.

Alquézar

Alquézar al atardecer

Esta villa medieval está en la comarca de Somontano de Barbastro, en Huesca. Descansa sobre la orilla derecha del río Vero, a los pies de las sierras de Balcez y Olsón, a solo 51 kilómetros de Huesca.

Su origen fue la construcción de un castillo, en este caso mandado a construir por Jalaf ibn Rashid, pasando a ser un punto defensivo importante en la defensa de Barbastro contra los cristianos. Si bien tradicionalmente se dedico a la agricultura, hoy su economía se basa en los servicios.

En Alquézar debes visitar el casco urbano, la parroquia que está dedicada a San Miguel Arcángel y la Colegiata de Santa María la Mayor que fue consagrada en el año 1099 y es Monumento Nacional. Además, hay un par de museos muy interesantes: el Museo Etnológico Casa Fabián y el Museo del siglo XVII que tiene hermosas obras barrocas, renacentistas y medievales.

Y si te gusta hacer senderimo o estar en contacto con la naturaleza está, el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara y el Parque Cultural del Río Vero. Tampoco dejes fuera el arte rupestre en las pasarelas del Vero y la cueva del Picamartillo y el mirador «sonrisa al viento» desde  donde tienes una vista fabulosa de la Sierra de Guara.

Benasque

Vista de Benasque

Es el pueblo más importante de Benasque y se ubica a solo 143 kilómetros de la capital provincial, en el mismo corazón de los Pirineos. Está a orillas del río Ésera, entre el embalse de Paso Nuevo y el embalse de Linsoles.

Es un típico pueblo de alta montaña, con inviernos muy fríos y nevadas. Se cree que fue fundada por los romanos porque se han encontrado ruinas de baños romanos en las termas sulfurosas, pero como no hay documentación las fechas más aceptadas están entre el 1006 y el 1008. Fue desde el siglo XI parte del Reino de Aragón.

El pueblo supo tener un castillo, en lo alto, hacia el norte, del siglo XVIII, pero lamentablemente lo mandaron a demoler en 1858. Como los Pirineos tienen actividad sísmica ha vivido algunos movimientos, entre ellos uno muy fuerte en 1660. Más allá de eso el río Ésera se ha desbordado en repetidas oportunidades causando estragos.

Este pueblo medieval siempre estuvo muy apartado, tanto de España como de Francia, pero las cosas empezaron a cambiar en 1916 cuando se construyó el congosto de Ventamillo. Hoy recibe turismo porque siempre figura en la lista de los pueblos mas bonitos del Pirineo Aragónes.

Calles de Benasque

Entonces, ¿qué puedes visitar aquí? Está el Puente Medieval, el Palacio de los Condes de Ribagorza, con piedras y enormes ventanas, muy elegante, la Iglesia Santa María la Mayor, del siglo XIII y estilo románico, y un par de residencias antiguas como la Casa Faure o la Casa Juste.

Fuera del pueblo hay muchas bellezas naturales: hay tres macizos de mas de 3 mil metros de altitud y algunos de los glaciares del Pirineo como el glaciar del Aneto y el Glaciar de la Maladeta. Después puedes conocer la Forau de Aigualluts o la Vía ferrata de Sacs y en invierno puedes ir a esquiar a la estación de Aramón Cerler.

Cerler

Cerler en invierno

Está a 1500 metros de altitud y es hermoso. También está cerca de la estación de esquí Aramón Cerler así que es un destino muy concurrido en invierno. El pueblo tiene un coqueto centro medieval, muy bien conservado.

Más allá de su oportuna cercanía con el centro de esquí, Cerler es genial por sus monumentos históricos y si te gusta explorar puedes hacer muchos paseos. Por ejemplo, te puedes acercar a las cascadas de Ardonés y hacer la ruta de las tres cascadas o el sendero que llega al refugio Ángel Orus, a 2148 metros de altura o pasear por el Parque Natural Posets-Maladeta y hacer muchas actividades de montaña.

Graus

Casas antiguas de Graus

En el punto donde se encuentran los ríos Ésera e Isábena se encuentra el pueblo de Graus, cerca del embalse de Joaquín Costa. Parece que sus primeros pobladores se remontan al Paleolítico, los restos que permiten decir eso los puedes ver en el Museo Provincial de Huesca, pero luego pasaron los romanos y los musulmanes, aunque solo quedan restos de una atalaya musulmana y no hay legado romano a la vista.

Estuvo en manos árabes hasta la Reconquista, cuando empezó su reconstrucción y el repoblado. Como tiene siglos de historia fue declarado conjunto histórico-artístico en 1975. ¿Que tesoros no hay que perderse? En principio, el barrio de Abajo o Barrichós, el mas antiguo, con construcciones varias veces centenarias.

Vistas de Graus

También está la plaza mayor, con forma de pentágono y otras tantas casas pintorescas y elegantes, las puertas de la vieja muralla medieval, la Basílica de la Virgen de la Peña de mediados del siglo XVI, gótica, la ermita de San Pedro, la Iglesia Parrqouial de San Miguel y la vieja Iglesia del colegio jesuita ya cerrado, convertida hoy en centro Espacio Pirineos.

Entonces, puedes visitar además este museo que es un centro de interpretación de los Pirineos, pero también el Museo de Historia y Tradición de la Ribagorza y el Museo de Iconos. Y en ciertas épocas del año puedes disfrutar de sus festividades, aunque la mas importante son las fiestas patronales.

Jaca

Paisajes de Jaca

Está en la provincia de Huesca y además de su casco urbano incluye otros núcleos de población que se conocen como barrios rurales. Jaca está a solo 72 kilómetros de Huesca y a 143 de Zaragoza.

Jaca fue la capital de los iacetanos, un pueblo antiguo pariente de los aquitanos. Después llegaron los romanos, hacia el año 195 a.c, para integrarla a su imperio y convertirla en una sitio próspero hasta el siglo III. Caído el imperio entró en decadencia. Los árabes llegaron después, hasta la reconquista cristiana.

Jaca tiene una larga e interesante historia y es así, uno de los pueblos mas conocidos del Pirineo Aragonés. Su patrimonio es muy rico: está la Catedral de Jaca construida en el 1077, con el Museo Diocesano de Arte Románico dentro, la Iglesia del Carmen, del siglo XVII, el Real Monasterio de las Benedictinas, de 1555 y la ermita de San Cristóbal.

Castillo de Jaca

También está el Castillo de San Pedro, conocido como la ciudadela de Jaca, la única en su tipo que se conserva entera en todo Europa. Está restaurada y en uno de sus cuarteles funciona el Museo de Miniaturas Militares con mas de 35 mil figuras de plomo en 23 escenarios temáticos que reproducen batallas famosas en la historia de nuestra civilización.

La Torre del Reloj es una construcción gótica de 1445, de planta rectangular, actual sede de la Comunidad de Trabajo. Está el Palacio Episcopal, de 1606, el Puente de San Miguel, de origen medieval, monumental y hermoso, y en las afueras el Fuerte de Rapitán, del siglo XIX.

Ya que nos alejamos del casco urbano, por fuera puedes conocer el Monasterio de San Juan de la Peña, algunas iglesias románicas bonitas, el Monte Oroel, la estación de esquí de Astún y Candanchú. Y claro, como todo pueblo del Pirineo Aragonés hay fiestas populares que se convierten en buenos momentos para visitar.

Loarre

Castillo medieval de Loarre

Si te gustan los castillos medievales entonces no puedes dejar de conocer la fortaleza de Loarre, una de las construcciones románicas mejor conservadas de todo Europa. Forma parte de la Hoya de Huesca e incluye otros pueblos.

El castillo empieza a construirse en 1016, momento en que empieza oficialmente a nacer el pueblo. El castillo es Monumento Nacional como ejemplo de arquitectura militar y civil del románico. Esta sobre una montaña de caliza, tiene su pequeña y pintoresca capilla con la cripta de Santa Quiteria y una iglesia hermosa con cúpula. El castillo es lo mas importante de Loarre pero no lo único. Puedes visitar la Iglesia Parroquial de San Esteban y la Ermita romántica de Santa Águeda.

Por supuesto, estos son solo algunos de los mas hermosos y turísticos pueblos Pirineo Aragonés, pero hay muchos más. Solo debes descubrirlos.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*