Puerta de Alcalá

Puerta de Alcalá

Uno de los monumentos más emblemáticos de la capital de España es la Puerta de Alcalá. Su nombre no es casualidad ya que, en sus orígenes, fue una de las cinco puertas que daban acceso a la Villa igual que la Puerta de Toledo, la Puerta de San Vicente y la Puerta de Hierro, por ejemplo.

La Puerta de Alcalá fue levantada en un lugar de tránsito, coincidiendo con uno de los principales caminos de entrada a Madrid, pero dejando de lado la funcionalidad de sus antecesoras. Se encuentra al comienzo de la calle Alcalá, en la Plaza de la Independencia.

Historia de la Puerta de Alcalá

Su construcción fue un mandato del rey Carlos III a Francesco Sabatini en el siglo XVIII para sustituir una antigua puerta del siglo XVI que había quedado obsoleta y de paso conmemorar su llegada a Madrid como soberano.

El artista italiano le dio un diseño neoclásico y un aspecto monumental que se asemeja a los arcos del triunfo romanos y tardó 9 años en terminarla.

Curiosidades de la Puerta de Alcalá

Poca gente conoce que su originalidad radica en que fue el primer arco del triunfo levantado tras la caída del Imperio Romano. Sin embargo es el de París el que se lleva toda la fama en Europa

Por otro lado, quizá alguno se haya percatado de que la Puerta de Alcalá tiene unas fachadas asimétricas pero no saben el motivo de esta diferencia. Se dice que la causa fue un despiste y un acto de buena fe que dotaron al monumento de un carácter aún más único si cabe.

Todo se origina con el concurso que el rey Carlos III realiza para elegir al encargado de realizar la obra. Los candidatos eran Ventura Rodríguez, José de Hermosilla y Francesco Sabatini. El ganador fue el último de los tres, quien envió varios bocetos al monarca y, según dicen, dio el visto bueno a dos bocetos diferentes  a la vez sin percatarse. Sabatini, por no hacer caer al rey en su error optó por actuar de la forma más diplomática posible y fusionó ambos proyectos en uno sólo, de ahí que la Puerta de Alcalá tenga dos caras distintas.

La principal diferencia y la más visible desde la distancia, es que en uno de los lados la obra tiene diez semicolumnas de estilo jónico mientras que por el otro hay dos columnas acompañadas de pilastras. Coronando la puerta por un lado observamos unos escudos heráldicos mientras que por el otro, vemos unas esculturas de unos niños.

Retiro Vistas

Ubicación

La Puerta de Alcalá se sitúa en la calle Alcalá con la Plaza de la Independencia. Por su situación, en la esquina noroeste del Parque del Retiro, la visita a la Puerta de Alcalá es una buena oportunidad para conocer los secretos de este espacio verde tan querido por los madrileños. La parada de metro más próxima es Retiro, línea 2.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?