Qué animales hay en la Reserva Africana de Sigean

Reserva Africana de Sigean

Antes de explicarte qué animales hay en la Reserva Africana de Sigean, debemos precisarte, pues quizá no lo sepas, que este espacio natural no se encuentra en África, sino en Europa y cerca de nosotros. Concretamente, se halla en la región francesa de Languedoc-Roussillon, a unos quince kilómetros de Narbona.

Constituye uno de los cinco parques zoológicos más grandes del país vecino, pero es mucho más que eso. Porque nació con la vocación de albergar animales con protocolos de integración en el medio natural y de cría extensiva, al tiempo que se les protegía y conservaba como especie. Ahora, vamos a hacer un poco de historia y luego te mostraremos qué animales hay en la Reserva Africana de Sigean.

Un poco de historia de la Reserva Natural de Sigean

La Reserva de SIgean

Panorámica de la Reserva Africana de Sigean

Esta reserva nació por iniciativa de los naturalistas Daniel de Monfreid y Paul de La Panouse quienes, apoyados por las autoridades regionales, idearon un parque de animales único por su tamaño y forma de hacer las cosas. Eligieron para instalarlo una amplia zona de garriga abundante en flora y fauna.

Así, la reserva abrió sus puertas el 8 de abril de 1974. Desde entonces, no ha parado de crecer albergando nuevas especies amparadas por programas europeos de crianza. Muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción y llegan al parque para ser preservadas. Es el caso, por ejemplo, de una nada africana: el oso del Tibet.

En cuanto a qué animales hay en la Reserva Africana de Sigean, te diremos que, actualmente, cuenta con novecientas especies de mamíferos, seiscientas de reptiles y dos mil de pájaros. No obstante, se trata de cifras aproximadas, ya que los animales viven en libertad y, además, hay numerosas aves migratorias. Por su cercanía a la costa mediterránea, la zona es lugar de paso para estos pájaros, que aprovechan los estanques de Sigean para hacer una parada.

Animales que hay en la Reserva Africana de Sigean

Flamencos

Flamencos en la Reserva Africana de Sigean

Sería imposible hablarte una a una de todas las especies que puedes ver en esta reserva. Como te decíamos, en total se estima que rondan las tres mil quinientas repartidas por sus trescientas hectáreas de extensión. Por tanto, vamos a mostrarte las más representativas y menos esperadas en el continente europeo.

Mamíferos

Licaón

Un ejemplar de licaón en la reserva

También te mencionábamos que cuenta esta reserva con unas novecientas especies de mamíferos en sus instalaciones. Por tanto, tampoco podemos hablarte de todas. No obstante, entre las más representativas están los leones, distintas variedades de antílopes y cebras, gacelas, chimpancés, dromedarios, monos de Gibraltar, watusis y rinocerontes blancos.

Pero, respecto a qué animales hay en la Reserva Africana de Sigean, más curioso resulta encontrar en ella mamíferos como el ualabí de cuello rojo. Se trata de una variedad de canguro australiano que alcanza una altura de 70 centímetros y un peso de entre 13 y 18 kilogramos, según sea macho o hembra. Igualmente, te sorprenderán lo suricatas, de tan solo 900 gramos de peso y 35 centímetros de alto. En su caso, son mangostas pequeñas que proceden de los desiertos africanos del Kalahari y el Namib.

También es muy curioso el saimirí boliviano, conocido popularmente como mono ardilla, que es aún más pequeño, pues raramente supera los 31 centímetros. Y qué decir del potamoquero rojo, una especie de jabalí que puede llegar a los 115 kilogramos de peso y a los 80 centímetros de altura en su cruz. En su caso, procede de bosques ecuatoriales de África.

Por su parte, el licaón, igualmente llamado perro salvaje o perro hiena por su similitud con estas, también está presente en Sigean. Es un carnívoro que tiene origen en las estepas y sabanas y que alcanza unos 75 centímetros de altura con 30 de peso. No obstante, destaca principalmente por sus grandes orejas.

En fin, podríamos seguir hablándote de especies curiosas entre los animales que ver en la Reserva Africana de Sigean. Así, te mencionaríamos el cobo del Nilo, un bóvido de casi un metro de altura; del eland, con sus punzantes cuernos; del búfalo enano, que, pese a su nombre, alcanza los 300 kilogramos de peso; del asno salvaje de Somalia, que llega hasta los 250 o del enorme gran kudú, que procede de las sabanas y presenta una altura de cruz de 1,60 metros.

Reptiles

Aligátores

Aligátores americanos

Menos numerosos que los mamíferos son los reptiles de Sigean. No obstante, la reserva cuenta con unas seiscientas especies de este tipo. No falta entre ellas, el enorme y fiero aligator americano, que puede alcanzar más de seis metros de longitud y 450 kilogramos de peso. También se hallan presentes la no menos temible boa constrictor y su variante, la boa arborícola de Madagascar, así como la iguana común y la tortuga de espolones africana, que puede alcanzar los 100 kilogramos de peso.

Pero también en este caso, puedes ver en la Reserva de Sigean especies de reptiles más curiosas. Entre ellas, te sorprenderá el cocodrilo enano que, pese a su nombre, alcanza el metro y medio de longitud y los 80 kilogramos. Pero más sorprendentes son las escamas óseas que cubren su cuerpo, especialmente su cuello. A causa de ellas, también se le conoce como cocodrilo acorazado. Junto a este, también puedes ver el cocodrilo hociquino africano.

Menos conocido es el varano del Nilo, el lagarto más grande de África, pues alcanza los 2,4 metros de longitud y los 15 de peso. Como curiosidad, te diremos que es un excelente nadador debido a su cola en forma de remo y a su resistencia en apnea (unos treinta minutos).

No obstante, quizá se lleva la palma entre los reptiles de Sigean el camaleón cuadricorne, así llamado por tener dos cuernos sobre su boca y varios más en el cuello. Pesa en torno a doscientos gramos y mide unos 35 centímetros. Pero, igualmente como curiosidad, te diremos que su lengua llega a medir el doble que su cuerpo. No es de extrañar, ya que se trata de su arma de caza. Pariente suyo es el camaleón de Parson, el más grande del mundo, pues presenta unos 70 centímetros.

Aves entre los animales que hay en la Reserva Africana de Sigean

Tántalo africano

Un tántalo africano pescando en Sigean

Las aves son las más numerosas en Sigean. Como te decíamos, rondan las dos mil especies, bien es cierto que muchas de ellas se encuentran de paso en su migración anual. Como no podía ser de otra forma, si de una reserva africana hablamos, hay buen número de avestruces. Pero también puedes ver emús, sus parientes australianos, que alcanzan los casi dos metros de altura y pueden correr a 48 kilómetros por hora. E igualmente, sus primos de América del Sur, los Ñandús.

Asimismo, tienes en Sigean elegantes flamencos y pavos reales, pelícanos y palomas de Guinea. No faltan distintos tipos de aves acuáticas como el pato crestudo, el porrón pardo o los suirirís bicolor y cariblanco, ni distintas variedades de turocos como el crestirrojo o el gris occidental.

Por otra parte, también entre los pájaros hay algunos peculiares en la reserva. Es el caso del tántalo africano, un ave zancuda de la familia de las cigüeñas que tiene una curiosa forma de pescar. Mientras agita el lodo de las lagunas con una de sus patas, introduce su largo pico abierto en el agua. Cuando siente que pasa una presa, lo cierra repentinamente haciéndose con ella.

Un pico igualmente poderoso tiene el picotenazo africano. Con él, no solo es capaz de romper la concha de los caracoles, sino también de cortar el músculo que los une a ella. Así se alimenta. Y a la misma familia que el tántalo pertenece el marabú, un ave de grandes dimensiones que nutre tanto de carroña como de pequeños mamíferos. Lo mismo podemos decirte del jaribú, que se caracteriza por un pico largo y colorido de gran belleza y por un tamaño de un metro y medio.

Claro que, si de picos curiosos hablamos, quizá se lleva la palma el cálao trompetero, que debe su nombre a lo grande del mismo. Y otro tanto puede decirse de su pariente, el cálao gris, con su cresta de plumas, así como de la espátula africana, denominada de este modo por su pico en forma de cuchara. Con él, mueve agua y lodo de las lagunas para obtener sus presas.

Martinete común

Un ejemplar de martinete común

Por su parte, la pequeña avefría espinosa mora en Sigean durante sus migraciones, al igual que su familiar, la armada, que defiende a sus crías mediante unas excrecencias puntiagudas en sus alas. El alimoche sombrío se ocupa de limpiar de carroñas el territorio, aunque su pariente, el buitre palmero prefiere los frutos, sobre todo las nueces de la palma africana. Otro buitre, el moteado, se halla protegido en Sigean, ya que está en serio peligro de extinción.

Otras especies de aves como la cigüeña común y la de Abdim, el ibis eremita, la grulla coronada, el martinete común o el loro yaco completan la nómina de pájaros que puedes ver en este precioso parque zoológico francés.

En conclusión, ahora ya sabes qué animales hay en la Reserva Africana de Sigean, ubicada en el Languedoc. Pero, más importante es que estas especies viven allí en semilibertad y protegidas, ya que muchas se encuentran en peligro de extinción. El parque está dividido en varias zonas, cada una con determinados animales para que no se hagan daño entre ellos. Y la visita consta de un recorrido en coche de una hora de duración y otro a pie de, aproximadamente, dos y media. Anímate a conocer la Reserva Africana de Sigean.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*