Qué hacer en Isla de Lobos

Qué hacer en Isla de Lobos

¿Qué hacer en Isla de Lobos? Antes de responderte a esta pregunta, es necesario que te hablemos de la ubicación de ese maravilloso lugar. Se encuentra a solo dos kilómetros de la isla canaria de Fuerteventura y también a solo ocho de Lanzarote.

Apenas tiene una superficie de seis kilómetros cuadrados y la rodean catorce de costa con espectaculares acantilados, preciosas calas y ríos de lava solidificada. También está ubicada en el estrecho de la Bocaina y su punto más alto es La Caldera, con apenas 127 metros de altura. Pero, sin más preámbulos, vamos a mostrarte qué hacer en Isla de Lobos.

Qué ver y qué hacer en Isla de Lobos

Isla de Lobos

Faro de Punta Martiño en Isla de Lobos

Este mágico lugar debe su nombre a que, en el pasado, la zona estuvo habitada por focas monje, también denominadas lobos marinos. Su historia se remonta a la época romana. Estudios recientes de la Universidad de La Laguna han demostrado que los latinos establecieron en la isla un asentamiento, al menos temporal, para obtener tinte púrpura.

Posteriormente, fue utilizada como refugio por piratas y caladero por pescadores. Ya en 1865 se construyó en la isla el faro de Punta Martiño, del cual te hablaremos más adelante. De hecho, los fareros serían a partir de entonces sus únicos habitantes.

No obstante, hubo varios proyectos para construir en Lobos que se vieron abocados al olvido cuando la isla se declaró parque natural en 1982. Se denominó Parque Natural de las Dunas de Corralejo e Isla de Lobos y, además, se clasificó como Zona de Especial Protección para las Aves integrada en la Red Natura 2000.

Tras esta necesaria introducción, vamos a recorrer la Isla de Lobos contigo. Comenzaremos hablándote de sus maravillas naturales para luego hacerlo de sus monumentos, que también los tiene.

Una naturaleza privilegiada

La Caldera

Volcán de La Caldera

La única forma de llegar a Isla de Lobos es mediante un barco que realiza varios trayectos diarios desde Corralejo, en Fuerteventura. Solo tarda veinte minutos y su precio ronda los quince euros para un adulto. Además, debes pedir autorización al Cabildo unos días antes de hacer el viaje.

Al desembarcar en la isla, te encontrarás con una cabaña informativa junto a la que verás una estatua que recuerda a los lobos marinos que la habitaron en el pasado. Te esperan casi seis kilómetros cuadrados de naturaleza agreste y espectacular.

Recorrer sus senderos bien señalizados es una de las mejores cosas que hacer en Isla de Lobos. También los puntos de mayor interés están delimitados. Ten en cuenta que, al tratarse de un espacio protegido, no podrás salirte de esos senderos.

La ruta más destacada comienza en el sur de la isla y la atraviesa por el interior hasta llegar a su cara norte. Pero el punto más destacado del recorrido es el volcán de La Caldera, que ya te hemos mencionado y que, con su erupción, fue el origen de Lobos. Puedes subir hasta la cima y observar las preciosas vistas de Lanzarote y de las dunas de Corralejo que te brinda.

Otras maravillas naturales destacadas que puedes ver en tu recorrido por la isla son el malpaís del interior y la hoya de Las Lagunitas. Por si no te acuerdas, te explicamos que un malpaís es un conjunto de rocas volcánicas poco erosionadas que se encuentran en paisajes áridos, mientras que una hoya es una amplia cavidad en el terreno. Finalmente, también puedes apreciar el jable de La Cocina. A su vez, se denomina así a un conjunto de arenas volcánicas.

Por otra parte, como te decíamos, Isla de Lobos es una zona de especial protección para las aves. Entre las más abundantes y que puedes avistar se encuentran las pardelas, los paíños y el petrel de Bulwer. Asimismo, en la isla hay una especie vegetal endémica. Se trata de la llamada siempreviva de Lobos.

Playas con un encanto especial: el Puertito

Casas de pescadores

Casas de pescadores en la zona del Puertito

Son muchas las playas y calas que tiene la isla y cuya belleza puedes ver desde lejos. Porque solo una de ellas tiene permitido el acceso libre. Se trata de la cala del Puertito y sus aguas cristalinas resultan perfectas para la práctica del submarinismo.

Esta cala es un paisaje de ensueño. La conforman largos brazos de tierra volcánica que enmarcan las limpias aguas del Atlántico creando lagunas de color azul turquesa. Además, junto a ella, puedes ver las antiguas casas de pescadores que son las únicas construcciones de la isla aparte del faro del cual hablaremos más adelante.

El Puertito es una especie de piscina natural y se halla al sur de la isla. Pero igualmente preciosa es la playa de la Concha o de La Caleta, situada en la misma zona y mucho más grande. Destacan sus arenas blancas, aunque también tiene rocas, y su forma de herradura.

Centro de interpretación de Isla de Lobos

El muelle de Isla de Lobos

Muelle de Isla de Lobos

Ya te hemos mencionado de pasada la cabaña que te encontrarás al desembarcar en la isla. Alberga el centro de interpretación, donde tienes una pequeña muestra de todo lo que te vas a encontrar en ese mágico lugar. Te recomendamos que lo visites antes de comenzar tu recorrido por la isla.

Horno de cal y antiguas salinas

Horno de cal

Horno de cal en Isla de Lobos

Todavía se conservan en la isla los restos del antiguo horno donde se fabricaba la cal precisa para edificar las casas de pescadores que te hemos citado. Y también puedes ver las pequeñas salinas de donde se extraía la sal para conservar, precisamente, el pescado. Por otra parte, cerca de lo anterior, puedes ver dos yacimientos arqueológicos que pertenecen a los periodos Jandiense y Erbanense.

El faro de Punta Martiño, una visita emblemática que hacer en Isla de Lobos

El faro de Punta Martiño

Faro de Punta Martiño

El monumento más emblemático de la isla es el faro de Punta Martiño, construido por trabajadores portugueses en 1865. Actualmente, funciona de manera automática, es decir, que no tiene farero. Sin embargo, como anécdota, te diremos que allí trabajó durante años el popular Antoñito, cuyos familiares regentan el único restaurante de Isla de Lobos. En cualquier caso, desde el faro tienes espectaculares vistas de la costa atlántica.

El restaurante de Isla de Lobos

Sancocho

Sancocho canario

Después de recorrer los senderos de la isla y bañarte en el Puertito, hay otra cosa que puedes hacer antes de coger el ferry de vuelta. Te hablamos de probar la deliciosa gastronomía de esta parte de las Canarias.

Para hacerlo, tienes el restaurante del que te hablábamos. Allí podrás comer el puchero majorero, un guiso que se elabora a base de carne de cabra y verduras. Precisamente de estos animales se obtiene la leche para hacer los magníficos quesos de Fuerteventura, elaborados al estilo tradicional.

Por otra parte, la dieta de la zona tiene como uno de sus ingredientes principales el pescado. Se prepara de muchas formas, pero una de las más sabrosas es el sancocho. Consiste en piezas del propio pescado acompañadas de patata, batata, gofio y mojo picón.

Aunque no solo es propio de Fuerteventura, sino también de las restantes islas canarias, tenemos que hablarte de estos dos preparados que acabamos de mencionar. El gofio es un puré de harina de maíz tostado y trigo. Por su parte, el mojo picón es una salsa elaborada con ajo, sal, aceite y pimiento. Puede ser rojo o verde en función del color de este último ingrediente. Sirve como acompañamiento a numerosos platos, pero, sobre todo, a las papas arrugadas.

En cuanto a los postres, te aconsejamos probar el frangollo. Se trata de un flan elaborado con huevos, azúcar, leche, harina y pasas. Finalmente, puedes terminar tu comida con un barraquito. Es un café acompañado por leche condensada, algún licor, canela y limón.

Consejos para viajar a Isla de Lobos

Vista de Las Lagunitas

Las Lagunitas

Para terminar el recorrido que te proponemos por Isla de Lobos, vamos a darte algunos consejos para que los tengas en cuenta antes de viajar a este mágico lugar. En primer término, debes sacar el permiso para poder hacerlo.

Pero, además, una vez te encuentres en la isla, es necesario que respetes las señalizaciones y las normas que se exigen en ella. Recuerda que se trata de un espacio protegido y debes contribuir a conservarlo.

Por ejemplo, está prohibido caminar por fuera de los senderos habilitados, hacer fuego o cazar. Pero tampoco puedes recoger materiales biológicos o con valor patrimonial. Igualmente, no puedes llevar contigo a tu mascota ni enterrar residuos.

En cambio, la pesca está permitida, pero solo en zonas habilitadas para ello. Puedes practicarla tanto en su modalidad deportiva como en la de marisqueo de cangrejos aptos para carnaza. Concretamente, la zona de costa donde se permite la pesca es la que va desde los Roques del Puertito hasta la punta El Marrajo.

También es recomendable que lleves algo de comida y bebida en abundancia, así como calzado cómodo para caminar por la isla. Igualmente, lleva crema de protección solar. El clima presenta temperaturas moderadas, pero muchas horas de sol y podrías quemarte.

En conclusión, te hemos propuesto todo lo que hacer en Isla de Lobos. Se trata de un lugar maravilloso por su naturaleza, pero también es uno de los menos conocidos de las islas Canarias. Si vas a viajar a Fuerteventura o a Lanzarote, no dejes de visitarlo. Apenas te llevará unas horas y no te arrepentirás de haberlo hecho.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*