Qué hacer en Sagunto

Si te estás preguntando qué hacer en Sagunto porque tienes pensado viajar a la localidad valenciana, te diremos que vas a disfrutar mucho tu estancia. Porque la capital de la comarca del Campo de Murviedro, situada al norte de la provincia, te ofrece tanto maravillas naturales como monumentos.

Fundada por los edetanos con el nombre de Arse, pasó luego a ser la Saguntum romana y resistió el asedio de los cartagineses liderados por Aníbal en un episodio tan famoso como el sitio de Numancia. Desde entonces ha conservado cierta pujanza, tal como muestran sus monumentos árabes, medievales y modernos. Pero también te ofrece preciosas playas al calor de las magníficas temperaturas valencianas. Sin más preámbulos, vamos a mostrarte qué hacer en Sagunto.

¿Qué ver y qué hacer en Sagunto?

Precisamente, comenzaremos nuestro recorrido por esta ciudad de la Comunidad Valenciana en sus playas y luego nos acercaremos a la población para visitar sus principales monumentos. Porque el casco histórico de Sagunto se halla a unos cinco kilómetros de la costa y, por tanto, de los arenales y el importante puerto comercial.

Playas de Sagunto

La playa de La Almardá

Playa de La Almardá

En la localidad valenciana puedes disfrutar de tres playas principales. Justamente una es la del Puerto de Sagunto, que le sirve de protección. Por eso, se trata de un arenal de aguas tranquilas que cuenta con todos los servicios.

Más bonita aún es la playa de Almardá, cuyo mayor atractivo reside en el cordón de dunas que la circunda y que posee un alto valor ecológico. Finalmente, tienes la playa de Corinto-Malvarrosa, también de arena, aunque con piedras en la orilla del mar. La calidad de sus aguas ha propiciado que se le concediera varias veces el distintivo de Bandera Azul. Es, asimismo, la más tranquila de las tres.

Una vez hemos disfrutado de un baño en las playas, vamos a centrarnos en qué hacer en Sagunto, es decir, en los monumentos que te ofrece la histórica localidad valenciana.

Casco antiguo de la villa de Sagunto

El Portalet de la Sang

Portalet de la Sang

Calificado como Bien de Interés Cultural, lo conforman varias calles del centro y la plaza Mayor. En tan poco espacio, puedes visitar muchos monumentos. En cuanto a los religiosos, destaca la iglesia de Santa María, edificada en el siglo XIV sobre una antigua mezquita. Aunque no se terminó de construir hasta el XVII, responde al estilo gótico ojival valenciano. Además, en la escalera que accede a ella por el norte, puedes ver dos inscripciones latinas.

También te aconsejamos visitar en el casco antiguo ermitas como las de Santa María Magdalena, de la Sangre y de Nuestra Señora de los Dolores. Y, un poco más alejada, la iglesia de El Salvador, edificada entre los siglos XIII y XVIII, aunque predomina en ella el estilo gótico primitivo.

Sin embargo, una de las grandes joyas de esta parte de Sagunto es la Judería, a la cual se accede a través de un arco de medio punto conocido como Portalet de la Sang. En ella, comprobarás como era esta zona medieval de las ciudades, además de visitar el lugar de baños rituales que se denominaba mikvé.

Por otra parte, en el centro histórico de Sagunto tienes preciosos palacetes como el del propio Ayuntamiento, una construcción neoclásica del siglo XVIII, o la Casa del Mestre Penya, de estilo gótico y actual sede del Museo Histórico de la localidad. Finalmente, igual que en toda la ciudad, puedes ver muestras de arquitectura romana como, por ejemplo, los restos del muro del Templo de Diana.

El Castillo de Sagunto

El castillo de Sagunto

Castillo de Sagunto

Ubicado en lo alto de un cerro que protege la ciudad, es Monumento Nacional desde 1931. Aunque su forma actual es más moderna, se cree que ya existía en tiempos de los íberos. Luego, tanto romanos como godos, musulmanes y cristianos han aportado sus reformas.

Está dividido en siete recintos amurallados entre los que destaca la plaza de Armas, coincidente con el antiguo foro romano. Por su parte, en la plaza de San Fernando, puedes ver el Antiquarium epigráfico, una muestra de inscripciones íberas, romanas y hebreas.

El teatro romano

Teatro romano

Teatro romano de Sagunto

Es otra de las maravillas que puedes visitar en Sagunto y se halla muy cerca del anterior. Fue profundamente rehabilitado a finales del siglo XX, pero ello no le resta valor monumental. Su construcción data del siglo I después de Cristo y se realizó aprovechando la inclinación de una colina para asentar el graderío.

Es una perfecta muestra de la armonía arquitectónica romana de la época, que se basaba en los principios de Vitrubio. Así, la orquesta, de 22 metros, tiene la medida clave en torno a la que se construyó todo lo demás. Por otra parte, en las obras de excavación del teatro se recuperaron numerosos objetos de su mismo periodo tales como cerámicas, lápidas o estelas.

No es el teatro el único monumento importante del Sagunto romano. También se conservan en la ciudad los restos del circo, edificado en el siglo II después de Cristo y que tenía capacidad para más de quince mil personas. Igualmente, puedes ver en la localidad lo que fueron domus como la Casa dels Peixos, monumentos funerarios y calzadas de época romana.

Casonas y palacios señoriales

Casa dels Berenguer

Interior de la Casa dels Berenguer

No faltan en Sagunto restos de su pasado medieval y renacentista. Por ejemplo, las antiguas murallas se han conservado en parte con algunas de sus torres. Pero también puedes ver palacios como la Casa dels Berenguer, de estilo gótico y que alberga el Centro de Recepción de Visitantes e Interpretación de la ciudad y el palacio del Delme o del Punyalet, fechado en torno a 1250 y del cual solo se conserva la fachada.

El Grau Vell

Grau Vell

Fortín del Grau Vell

Se conoce con este nombre a la zona del puerto antiguo de Sagunto, donde puedes visitar también lugares con mucho interés. Es el caso del yacimiento arqueológico, donde se han encontrado tanto viviendas y edificios como un dique y un posible faro, todos ellos de época romana.

Y también del conjunto defensivo del Grau Vell, construido en el siglo XVIII y que se compone de un fortín, una torre de planta cuadrada, unos almacenes y una batería. Sin duda, su finalidad era defender la costa de posibles ataques por parte de piratas o de ejércitos enemigos.

Otros monumentos

La alquería del Agua Fresca

Alquería fortificada del Agua Fresca

Igualmente, en las afueras de Sagunto tienes otros monumentos de interés. Te mencionaremos la alquería fortificada del Agua Fresca, construida entre los siglos XV y XVI. Se trata de un pequeño castillo destinado a vivienda de señores rurales que contaban con tierras de cultivo. Otra muestra de este tipo de construcción, aunque más humilde, es la alquería des Frares, con su casa de labranza del siglo XVIII.

También te aconsejamos que veas el molino fortificado de Torre Gausa, la torre de San Roque y el castillo de Cárcel, todos ellos declarados Bienes de Interés Cultural. Y finalmente, el convento de Santa Ana, construido en el siglo XIV y que cuenta con iglesia, edificio conventual y huerto.

El Sagunto industrial

Iglesia de la Madre de Dios de Begoña

Iglesia de Nuestra Señora de Begoña

El turismo de tipo industrial, entendido como aquel que visita el antiguo patrimonio fabril de una ciudad, ha recibido un fuerte impulso en los últimos años. Y, en este sentido, Sagunto tiene mucho que ofrecerte.

En la zona del puerto moderno de la localidad, hallarás muchas construcciones que te permitirán revivir su pasado industrial. Entre ellas, el antiguo hospital para los trabajadores, los talleres generales o las naves de repuestos.

Pero también la preciosa iglesia de Nuestra Señora de Begoña, el economato, el casino recreativo o las viviendas de los empleados. No obstante, quizá el elemento más curioso de todo este patrimonio industrial sea el alto horno que se conserva como vestigio de la pasada prosperidad y que fue instalado en 1922.

Naturaleza de Sagunto

El marjal de Los Moros

Marjal de Los Moros

No todo son monumentos y patrimonio industrial en la localidad de la provincia de Valencia (aquí te dejamos un artículo sobre qué ver en Valencia ciudad). Ya te hemos hablado de sus playas. Pero, además, la ciudad se encuentra ubicada entre los parques naturales de la Sierra Calderona y de la Sierra de Espadán. Por eso, cuenta con maravillosas rutas de senderismo y marcha nórdica.

Entre las primeras, destaca el llamado sendero de gran recorrido GR-10, que parte de la localidad de Puzol y atraviesa la primera de las sierras que te hemos citado. Asimismo, cerca de Sagunto tienes dos marjales de gran valor ecológico. Se trata de los de Almardà y de Los Moros.

También puedes respirar aire puro en el paraje natural de Romeu, donde se encuentra el bosque más importante del municipio. Además, podrás ver yacimientos arqueológicos como el del Pic dels Corbs y el de la Covaxa.

Un poco de gastronomía

Los pastissets de boniato

Pastissets de boniato

Para terminar nuestro recorrido por lo que hacer en Sagunto, te aconsejaremos alguno de sus platos típicos. Entre ellos, se encuentra el arroz al horno con bacalao, que se prepara especialmente en Cuaresma y Semana Santa.

Pero, quizá lo más típico de la ciudad sean las pataquetas, unos bocadillos pequeños que llevan tortilla de habitas y ajos tiernos o lomo con tomate. Aún más sabrosos son los ximos o panes de leche fritos que se rellenan con atún, tomate, huevo y pimiento verde.

Finalmente, en cuanto a lo dulce, tienes mucho que probar en Sagunto. Por ejemplo, las tortas de San Blas, la coca de llanda, los pastissets de boniato o las rosquillas de anís.

En conclusión, te hemos mostrado mucho de lo que hacer en Sagunto. Como habrás visto, tiene magníficos monumentos, un entorno privilegiado y una sabrosa gastronomía. No dejes de visitar esta preciosa localidad de la Comunidad Valenciana.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*