Que son las catacumbas de París

Uno de los destinos turísticos más populares en la capital francesa son las Catacumbas de París. Si no temes las profundidades y te gusta la historia y tal vez lo gótico, éste es una visita que no puedes perderte.

Hoy veremos qué son las catacumbas de París, pero además cuándo y cómo puedes hacer la visita.

Las Catacumbas de París

Los túneles son muy antiguos y se remontan a la época en la que los romanos anduvieron por París. Pertenecen a unas viejas minas de piedra caliza, pero se convirtieron en un cementerio común a finales del siglo XVIII.

El uso continuo de las minas dejó una red de túneles y cámaras que hacia esa época fue destinada a convertirse en un cementerio. Los cementerios locales estaban para esa altura del siglo XVIII colapsados, así que el Inspector General de Canteras determinó en 1786 que podían usarse para guardar cuerpos. Empezaron a llevar allí los cuerpos de otros cementerios, de quienes morían en desórdenes públicos y después millones de huesos que sobraban en otros sitios.

Hay grafitis en estos túneles desde entonces, pero también se han utilizado para otras cosas además de guardar muertos y restos humanos: escondite, refugio de la resistencia contra los nazis, búnker alemán y sí, hoy en día, destino turístico.

Las Catacumbas de París recorren kilómetros. Los huesos están apilados en muros y en algunas partes pueden verse placas y altares con epitafios en latín.Se hizo cierta organización decorativa, se dio forma a columnas, sepulturas y cipos funerarios. Poco antes de la apertura del cementerio se dejó atrás quedó el caos de huesos apilados sin sentido y empezaron a tomar forma estructuras curiosas con estilo egipcio, por ejemplo, o columnas dóricas, estelas o lugares que fueron bautizados con nombres como la Fuente Samaritana o la Lámpara Sepulcral.

Con la idea de sumar algún sentido educativo, Héricart de Thury, el Inspector General, mandó a construir dos gabinetes de estilo tradicional para exponer curiosidades, cosas de minería y de patología. En éste último se exhibían especímenes relacionados con enfermedades óseas y deformaciones. Además, mandó a colocar también, a través de las galerías, plaquetas con textos poéticos religiosos que tenían la intención de inducir a meditar sobre la vida y la muerte durante el macabro paseo.

Por otro lado, los subsuelos de París también fueron foco de muchos y variados estudios. Después de su apertura dos investigadores del Museo Francés de Historia Natural se dedicaron a estudiar la flora que podía desarrollarse sin luz solar, descubriendo en el proceso la existencia de crustáceos en los manantiales subterráneos. de Thruy dejo incluso un par de peces dorados en la Fuente Samaritana a ver qué pasaba. Los peces sobrevivieron pero no se reprodujeron y quedaron ciegos.

También llegaron hasta aquí abajo pioneros fotógrafos, Nadar por ejemplo. Él experimentó durante tres meses y tomó fotos usando luz artificial. El tiempo de exposición requerido era taaaan largo que debió utilizar muñecos que simulaban ser los trabajadores de la mina. Los experimentos de este tipo quedaron atrás, pero todavía hoy siguen los estudios, esta vez dedicados a preservar el lugar.

Oficialmente, las catacumbas fueron consagradas como el Osario Municipal de París el 7 de abril de 1786 y en 1809 fueron abiertas por primera vez al público. Las Catacumbas de París en números: tienen 20 metros de profundidad y cinco pisos, hay 131 pasos para bajar y 112 para subir, el circuito recorre 1500 metros, lo que hace una hora de visita. El área total es de 11 mil metros cuadrados.

Visitar las Catacumbas de París

De los 300 kilómetros en total de los túneles solo ese kilómetro y medio está abierto al público. Y se recorren con guía porque algunos túneles son muy bajos o estrechos o fácilmente inundables. Sí, también puedes ir por tu cuenta, siempre con audioguía. Bajas por la escalera caracol y empieza la aventura. Para muchos es más algo de arqueología que se misterio o terror.

En realidad, a medida que caminas y ves los huesos no puedes dejar de preguntarte por toda la gente que murió y vivió o cómo fueron sus muertes. La lectura de algunas placas arroja luz sobre esas historias, o por lo menos por la procedencia de los huesos. Así, descubres que algunos vienen del Cementerio St-Jean y que se depositaron aquí en septiembre de 1859. Eso sí, salvo algunos huesos que pertenecen a aristócratas franceses el resto es bastante común: conviven pobres y ricos, ladrones y justos, hombres, mujeres y niños. Después de todo, el destino de cualquiera es exactamente el mismo.

Hay distintos tipos de tour. Puedes conocer la historia geológica de las canteras que se formaron hace 45 millones de años por la acción de un mar tropical, que dejo piedra caliza que fue explotada en minas que a la postre se convirtieron en cementerio subterráneo. Hay visitantes interesados por la geología, hay otros interesados por la muerte, lo gótico, lo macabro…

Debes saber que la temperatura en las catacumbas es en promedio de 14 ºC y suele estar super húmedo. La espera en las puertas de los túneles suele ser larga, incluso en invierno, así que conviene llevar abrigo.

Las catacumbas son uno de los atractivos más populares de la ciudad, así que el consejo es que hagas la reserva con mucho tiempo de anticipación. Los grupos son de un máximo de 20 personas y existe la posibilidad de apuntarse a uno con lenguaje  de señas, que son más reducidos. Niños pequeños no se aceptan, solo a partir de 10 años, y el tour dura entre 45 minutos y hora y media.

Para comprar el ticket con la hora de la visita solo tenes que visitar el sitio oficial de las catacumbas y darle clik a la compra del billete. Te redirecciona al sitio web de Paris Museés Billetterie. Hoy en día para la temporada 2022 el ticket cuesta 29, 27 o 5 euros respectivamente. Para los tickets de último minuto el precio es de 25 y 13 euros. Siempre entre el 15 de junio y el 30 de septiembre. También desde aquí puede hacer la visita online.

Las catacumbas están administradas por el mismo equipo que se ocupa del Museé Carnavalet, dedicado a la historia parisina.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*