Qué ver en Avignon

Vistas de Avignon

Francia tiene muchos pueblos y ciudades encantadores y uno de los más mejores es Avignon, ciudad histórica con una gran cultura. Está al sur del país, en la Provenza, y si tienes pensado recorrer un poco el país galo no puedes dejar de conocerla.

Tiene mucha historia, muchos edificios maravillosos, arte fantástico, museos y  plazas y callecitas y bares y restaurantes. Entonces, hoy, qué ver en Avignon.

Avignon

Avignon

Primero hay que decir que Avignon es una ciudad y comuna francesa que está en la región de Provenza – Alpes- Costa Azul. Descansa sobre la orilla izquierda del Ródano a unos 653 kilómetros de París y a solo 80 de Marsella. Tiene un agradable clima mediterráneo.

Los romanos llegaron a Avignon en el siglo I a.C y después, en la Edad Media, la ciudad pasó a ser residencia de Papas hasta que fue incorporada a Francia en tiempos de la Revolución Francesa. Hasta entonces pasaron siete Papas.

Como tiene tanta historia, en el aire y en sus edificios, desde 1995 es Patrimonio de la Humanidad.

Qué ver en Avignon

Avignon

Habiendo sido la residencia de los papas por tanto tiempo, una perla de Avignon es el Palacio de los Papas, Patrimonio Mundial. Fue la residencia de los papas que huían de la corrupta Roma, por eso es que la ciudad pasó a ser bautizada como la Ciudad de los Papas.

El palacio es uno de los edificios más iconicos de la ciudad, una estructura impresionante que domina la pequeña ciudad. Data de 1252 y los papas llegaron a ocuparlo en 1309 durante el siglo XIV. Arquitectonicamente es una maravilla porque debes saber que se trata de los uno de los edificios góticos medievales más grandes del mundo.

Está entrecruzado por dos edificios, uno es el nuevo palacio de Clemente VI, elegante y suntuoso, y otro es el viejo palacio de Benedicto XII, una verdadera fortaleza. En el palacio entero han trabajado así los mejores arquitectos y artistas franceses de la época. Se alza sobre un promontorio rocoso, por encima del Ródano y la vista es realmente impresionante. Es, además, enorme, casi que parece una catedral.

Hubo dos fases en su construcción, el palacio viejo y el palacio nuevo, y su construcción fue muy cara pues es un sitio super lujoso, con frescos, pinturas, esculturas, tapices y demás. Lamentablemente, cuando Avignon dejó de ser sede papal el palacio empezó a ser descuidado y para cuando llegó la Revolución Francesa estaba bastante mal y fue saqueado. Después, con Napoleón, fue barracas militares y prisión así que los frescos, muchos de ellos, aunque no todos, se perdieron para siempre.

Avignon

En 1906 pasó a ser museo nacional y desde entonces vive un permanente estado de restauración. Está casi todo abierto al público y puedes hacer una visita guiada por las 25 habitaciones que están preparadas para las visitas.

La ciudad tiene además algunos interesantes museos de arte. Está, por ejemplo, el Museé de Petit Palais, Patrimonio Mundial, sede de una gran colección de pinturas italianas del siglo XIII al XV. El propio edificio es bellísimo.

Al norte del Palacio de los Papas te topas con el Jardin des Doms, un hermoso jardín público situado en lo alto de una colina con vistas geniales de la ciudad y su famoso Puente de Avignon sobre el Ródano. Hay una cafetería y hasta puedes disfrutar de un picnic debajo de algún árbol.

Avignon también tiene muchas iglesias y precisamente junto al palacio está la Catedral de Avignon, coronada por una estatua dorada de la Virgen María, siendo además el lugar de reposo eterno de muchos papas. También está la Basílica de Sain-Pierre, con sus maravillosas puertas de madera talladas o la Iglesia Saint-Agricol que data nada más y nada menos que del siglo VII y tiene un maravilloso altar barroco y vitrales coloridos.

Murallas de Avignon

Hablamos antes del famoso puente de Avignon un puente conocido en todo el mundo por esa famosa canción infantil. Supo ser un puente que cruzaba el Ródano en la Edad Media, con 22 arcos, pero una inundación del río se lo llevó puesto y hoy solo tiene cuatro arcos y la cabina del lado de Avignon. En el segundo muelle del puente tambén hay una pequeña capilla dedicada a San Nicolás, y obvio, estos restos del famoso puente son Patrimonio Mundial.

No muy lejos del puente hay un ferry que te lleva a la islita que está en el medio del río. Este transporte funciona cada 15 minutos, todos los días, desde mediados de febrero hasta fines de diciembre, aunque los horarios varían. La isla es un sitio hermoso para pasear.

De regreso a la ciudad puedes detenerte en la Plaza del Reloj o Place de’l’Horloge, una hermosa plaza con arboles que corre a lo largo de la Rue de la Republique. En los lados de esta plaza hay edificios preciosos y muchos cafés y restaurantes. Es un sitio super turístico. Del lado oeste está el gran Hotel de Ville d’Avignon y el Ayuntamiento de Avignon, por su parte la torre del reloj se asoma desde detrás del Hotel de Ville.

Al norte de este Hotel de Ville vas a ver la Opera Grand Avignon, construida sobre lo que alguna vez fuera una abadía benedictina. Funciona desde 1825 y ha sido renovada en 2021. Y si te gusta dar vueltas en un carrusel, pues verás uno muy bonito en el corazón de la plaza.

Avignon

Avignon es una ciudad medieval, así que tiene sus murallas para caminar. Las Murallas de Avignon son de piedra y originalmente se construyeron en el siglo XIV cuando estaban los papas por aquí. Las murallas recorren alrededor de 4.3 kilómetros alrededor de la ciudad y hoy en día cuenta con varias entradas para peatones y vehículos. Entonces, no dejes de dar un paseo por las murallas, ver las torres de defensa a intervalos regulares, tomar fotos.

Y por último no hay pueblo o ciudad francesa que no tenga un mercado local. Así que, dentro de la muralla de Avignon se arma el mercadillo Les Halles d’Avignon, un mercado puertas adentro que abre todos los días de 6 am a 2 pm, menos los lunes y vende de todo, pan, especias, pescado… Y te maravillarás con su «pared verde» de 300 metros cuadrados, una obra de arte botánica.

Fuerte San Andres

Y si tienes ganas y tiempo de dar una vuelta por los alrededores de Avignon no dejes de explorar el Fuerte San Andrés, una magnífica fortaleza del siglo XIV en la cima del Monte Anadon. ¡Las vistas de Avignon son estupendas! No dejes de entrar a la capilla de Nuestra señora de Belvezet y de explorar sus torres gemelas. Ojo que cierra los domingos.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*