Qué ver en Berlín

 

Berlín es una de las capitales de Europa más visitada y aunque a priori no brilla como París o Viena, lo cierto es que es una preciosa ciudad y tiene muchos atractivos. Tal vez no sea el mejor destino para visitar en invierno si no te gustan las heladas, pero aún así, en esta época del año, es grandiosa.

Veamos entonces qué hay para visitar en Berlín.

Berlín

Está al noreste del país, es la ciudad con mayor cantidad de población y data de la primera mitad del siglo XIII. Fue capital del Reino de Prusia, de la República de Weimar y del Tercer Reich, aunque su destino fue un poco más triste tras el final de la Segunda Guerra cuando fue dividida tras la división del país en dos repúblicas.

Como dijimos más arriba el invierno es muy frío, apenas hay sol en la tarde, los días son cortos y hay lluvias y nevadas constantes con un viento frío que baja de Rusia y convierte a esta temporada en gélida.

Turismo en Berlín

Podemos hablar de algunos sitios emblemáticos que en una primera visita a Berlín no pueden faltar. En primer lugar está el Reichstag. Este edificio está en el barrio de Tiergarten y fue la sede del Imperio Alemán entre fines del siglo XIX y comienzos del XX. Después fue el parlamento de Weimar y desde 1994 es la sede cada cinco años de la Asamblea Federal que elige el presidente alemán.

Terminó de construirse en 1894 y tiene un estilo neo renacentista. Su nombre no significa otra cosa que parlamento y fue construido cuando al formarse el Imperio Alemán fue necesario un edificio más grande para reunir a todos los representantes del país.

En 1933, un mes después de que Hitler fuera nombrado canciller, el Reichstag ardió en llamas con un incendio provocado que aún hoy no ha sido resuelto. Tras eso se desató cierto terror nazi, la derogación de los derechos civiles y una ola de agitación interna que ya sabemos como culminó. Tras el final de la Segunda Guerra el edificio estaba en franca ruina y a su alrededor se habían plantado improvisados huertos que daban algo de comida a la población.

Hacia mediados de los años ’50 se decidió reconstruir el edificio con un estilo plano, riguroso, de líneas rectas y sin mucha decoración. Hoy en día puede visitarse y hay que registrar la visita online primero. Las visitas guiadas solo puedes solicitarlas para el mes en curso o los dos meses siguientes.

La Puerta de Brandenburgo es nuestra segunda visita. Es una fotografía icónica y una de las estructuras históricas que han sobrevivido al tiempo y que simboliza la división del país en tiempos de la Guerra Fría y sí, también el día de la reunificación. Es de estilo neoclásico y fue construida entre 1788 y 1791, diseñada por Carl Gotthard Langhans, inspirándose en la Acrópolis de Atenas.

La puerta tiene 26 metros de alto, 65.5 metros de largo y 11 metros de ancho con seis columnas dóricas. En 1793 la puerta ganó una cuadriga, que fue transportada por Napoleón al invadir la ciudad en 1806. Tras su abdicación la estatua volvió a Berlín y a la puerta, para quedar del lado soviético tras 1946. La gente celebró el Año Nuevo de 1989, con la Caída del Muro, aquí mismo. La Puerta de Branderburgo nunca cierra pero una buena idea es visitarla cuando es sede de algún evento. No dejes fuera la visita al Museo de la Puerta de Branderburgo.

La Torre de TV de Berlín, también llamada Fernsehturm, domina el skyline de la ciudad con 368 metros de altura y fue construida en los años ’60. En tu visita podrás disfrutar de una vista panorámica hermosa desde allí arriba. Con la tarjeta turística de la ciudad, la Berlin Welcome Card, tienes un 25% de descuento. ¡Para aprovechar!

La torre está en Alexanderplatz y ostenta el título de ser el edificio mas alto de Europa abierto al público en general. Fue construida en solo cuatro años, para ser inaugurada en octubre de 1969. Fue diseñada por Hermann Henselmann. Tras la unificación de las dos Alemania la torre ya no fue un símbolo de Alemania del Este y se integró absolutamente a Berlín. Hoy recibe un millón de visitantes por año provenientes de 86 países.

La plataforma de observación de la Torre de TV de Berlín está a 200 metros de alto y tiene un bar y un restaurante giratorio. Si piensas ir a este restaurante lo mejor es reservar online. El elevador sube en 40 segundos nada más y después de la vista siempre puedes pasar por la tienda de regalos y llevarte algún recuerdo. La torre abre de marzo a octubre de 9 am a la medianoche y de noviembre a diciembre de 10 am a la medianoche también.

 

A esta torre le sigue la Gendarmenmarkt, una plaza que está cerca de Friedrichstrasse y que concentra tres edificios maravillosos de la ciudad: la sala de Conciertos y las catedrales francesa y alemana, la Deutscher Dom y la Französischer Dom. No son dos iglesias, sino torres. Una de ellas alberga el Museo Hugonote y otra una exhibición permanente de la historia parlamentaria. Muchos dicen que es la plaza mas hermosa de Europa y sin dudas en verano es un sitio para quedarse un largo rato.

Tras la guerra la plaza estaba en ruinas pero en los años ’70 el gobierno de Berlín la reconstruyó y remodeló con el nombre de Platz der Akademie. El nombre Gendarmenmarkt, lo tiene desde la reunificación en 1991.  Si vas en verano la plaza es sede del Classic Open Air, conciertos maravillosos, y si vas en invierno es sede del Mercadillo de Navidad.

La Catedral de Berlín data de fines del siglo XIX y es la iglesia protestante más importante de la ciudad. No es propiamente una catedral sino una iglesia parroquial. Fue la iglesia de la dinastía Hohenzollern, emperadores alemanes y de Prusia y ya en el mismo lugar hubo un ejemplo siglos antes. Obviamente la iglesia sufrió mucho los bombardeos de la Segunda Guerra pero fue restaurada por completo hace 44 años.

La iglesia puede visitarse y hay visitadas guiadas cada 20 minutos: la nave principal, la Capilla Matrimonial, la Cripta Hohenzollern con 100 sarcófagos de cinco siglos, el museo con la historia del edificio, la escalinata imperial que sube 270 escalones hasta la punta del domo para ver la ciudad a tus pies.

Tampoco pueden faltar las visitas al Palacio Charlottenburg, por fuera del centro de la ciudad, pero con colecciones de pinturas y porcelanas chinas que son una belleza, en el medio de jardines que no son menos y con museos por demás interesantes. Y hablando de museos está La isla Museo, sitio Patrimonio Mundial según la UNESCO y sede del Museo Altes, el Museo Nuevo, el Museo Bode, el Museo Pergamon y la Antigua Galería Nacional. Más de seis mil años de historia están aquí concentraos y para la visita conviene tener a mano la Berlín Welcome Card.

Finalmente, no puedes dejar Berlín sin visitar el Memorial del Muro de Berlín y el Centro de Documentación. Hoy que el mundo sigue construyendo muros no hay que dejar de pasar la oportunidad de revivir este que es el muro mas famoso de la historia reciente. Está ubicado entre los distritos de Wedding y Mitte, en la calle Bernauer.Tiene un segmento del muro original y torres de observación que permite recrear de cierta manera ese mundo con fronteras internas.

Y como souvenir siempre puedes visitar la Potsdamer Platz y la Kurfürstendamm, uno de los sitios mas exclusivos para hacer compras o, si vas con niños, visitar el Zoo de Berlín, el más antiguo del país.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*