Que ver en Budapest

Budapest es una de las ciudades más populares de Europa para ir de viaje. Para los turistas de más de 40 años la ciudad fue una de las perlas descubiertas tras la caída del Muro de Berlín. Hoy, si bien ya hace mucho tiempo de eso, la historia reciente y la antigua son evidentes en cada rincón de esta ciudad.

¿O dos ciudades? Es que Budapest fue originalmente dos ciudades, Buda, y Pest. O mejor dicho, tres, pues también estaba Óbuda. ¿Qué proceso, qué historias, que acontecimientos vivió esta ciudad para ser hoy una de las más pintorescas de Europa? ¿Qué podemos ver en Budapest para aprender todo eso?

Budapest

Como dije más arriba la ciudad actual es la unión de tres ciudades antiguas, que existieron en tiempos medievales como tres zonas diferentes: Buda era la sede del poder monárquico, Pest se desarrolló más en el siglo XIX y Óbuda era la parte mas campestre.

La región está habitada desde hace miles de años. Vale decir que por aquí anduvieron los romanos, aunque empezó a desarrollarse más en serio a partir de la fusión de las tres ciudades en 1873. Por entonces y hasta la Primera Guerra Mundial la ciudad atraviesa grandes cambios urbanos: puentes, museos, cafés por todos lados, conciertos, estaciones de tren.

Después vendría la Segunda Guerra y la Revolución de 1956, costando ambas muchas perdidas humanas y de patrimonio arquitectónico.

Turismo en Budapest

La ciudad descansa a ambos lados del Danubio así que puentes hubo siempre, pero el puente fue el Puente de Cadenas. Construido por iniciativa del conde Szécheny y por un dúo británico de arquitecto e ingeniero, sigue siendo un tesoro.

Las obras del puente terminaron en 1849, un elegante puente de piedra con cadenas que fue una maravilla de su época. Lamentablemente las bombas de la Segunda Guerra lo destruyeron, pero fue después reconstruido y modernizado. Tomar una foto del puente, absolutamente iluminado por la noche, es un bonito recuerdo de este icono de la ciudad.

Otro buen lugar para tomar fotos de Budapest es el mirador de la Basílica de San  Esteban. Es el mirador más alto de esta parte de la ciudad, la antigua Pest, y nos da una visión de 360º que es magnífica. La basílica no es otra que la catedral de Budapest y junto con el edificio del Parlamento es uno de los mas altos de la ciudad.

No es una iglesia muy antigua, sus cimientos datan de 1851 y recién se terminó a comienzos del siglo XX. La fachada mira al río y esos cimientos son tan grandes como la propia iglesia. Es de estilo neoclásico, tiene dos torres campanarios y una de las dos campanas se fundó en tiempos de la guerra. En su capilla está la reliquia de Santa Diestra, la mano momificada del rey Esteban I, primer rey de Hungría y, santo.

Se puede subir por escaleras o elevador y en el salón de caballería, entre dos niveles de altura, hay una sala con muestras y exhibiciones. En general abre a las 10 de la mañana y cierra alrededor de las 6:30 pm. Es con entrada.

Otra iglesia interesante si te gustan los edificios sacros es la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo de Buda. Es un sitio super histórico, hermoso, de estilo gótico y muy bellamente decorado. Supo ser sitio de coronación para reyes y hoy suele ofrecer conciertos y exposiciones.  Se la conoce también con el nombre de Iglesia de Matías y según la tradición en este mismo lugar el primer rey húngaro, San Esteban a la postre, construyó un templo hacia el año 1015.

Todos los soberanos siguientes le sumaron los suyo pero fue el rey Matías I quien le dio su toque renacentista. Tuvo una época en la que se transformó mezquita, bajo el imperio otomano, así que es realmente un templo hermoso con excelente acústica. Aquí fue coronado, como dato histórico, el emperador Francisco José I, el esposo de la más famosa Sissí.

castillo-de-buda

El Castillo de Buda es otra de las obligadas atracciones a la hora de viajar a Budapest. Hasta aquí se puede llegar en funicular, lo mas recomendable y pintoresco. Los vagones son antiguos y las vistas son de lo mejor. En minutos nada más une la Plaza Adam Clark con el castillo. Desde 1987 es Patrimonio Mundial y funciona todos los días de 8 am a 8 pm. El servicio funciona cada cinco o diez minutos, según la demanda y los lunes impares se hace el mantenimiento.

El Castillo de Buda es un edificio histórico, un complejo de castillo y palacio de los reyes húngaros. La construcción más antigua data del siglo XIII pero el palacio enorme y barroco que vemos hoy es del siglo XVIII. Se alza en un colina bajo la cual está el pintoresco Várnegyed o barrio del castillo, medieval, barroco y neoclásico por igual. Lo cierto es que esta parte de la ciudad fue la palestra de todos los enfrentamientos así que se ha destruido y reconstruido algunas veces, por suerte, con mucho rigor histórico y artístico.

Hoy puedes visitar lo que queda del período medieval, la capilla, un salón gótico, apartamentos reales, salas de ceremonias, la sala de coronación y el Salón del Trono, por ejemplo. En el ala sur del castillo funciona el Museo de Historia de Budapest: cuatro pisos con todo lo que te puede interesar de la ciudad.

El Monte Geller solo tiene 235 metros de altura pero es una belleza de arboles que cambian de color según la estación. También nos brinda buenas panorámicas de la ciudad y se llama así en honor del obispo cristiano asesinado por paganos en 1046, allí mismo. Es aquí donde está la ciudadela, amplio complejo de origen militar, pero también la iglesia, el famoso Balneario Gellèrt y su hotel.

La ciudadela cobró forma en el siglo XIX, después del período conocido como las Revoluciones del ’48, para controlar toda la zona. Para eso se instalaron decenas de cañones. Tiempo después, bajo el gobierno soviético, se alzó aquí la Estatua de la Liberación, símbolo de la vitoria en la Segunda Guerra Mundial.

Hablamos antes del edificio del Parlamento, un sitio que puedes visitar en un paseo entretenido de como mucho una hora. Se visita la cúpula que guarda la corona real húngara, por ejemplo, la escalera de gala, la cámara alta o el hemiciclo. Se construyó en el aniversario mil del estado húngaro e inspirado en el más famoso parlamento inglés, es de estilo renacentista y barroco.

Finalmente, no podemos dejar de nombrar la Isla Margarita, una isla verde de 2800 metros que es el espacio verde y de recreo más popular de la ciudad. Solía ser coto de caza pero hoy hay ruinas medievales, canchas de tenis, estatuas y un sinfín de paseos. También hay un bonito jardín japonés, una antigua Torre de Agua y muchos árboles hermosos.

La Avenida Andrássy nace de la mano de la modernización que las ciudades europeas, Budapest incluida, tuvieron en el siglo XIX. Inspirada claramente en las avenidas parisinas nació así una avenida hermosa, un poco pomposa en su arquitectura, y muy elegante. Es sobre ella que está la Ópera Estatal de Hungría, el Museo Casa del Terror, la Academia de Bellas Artes… Hay tres sectores y por debajo de ella corre el metro de la ciudad, el más antiguo de Europa.

00

Y por último, peor no por eso menos importante, uno no puede hablar de Budapest sin hablar de los balnearios y el más famoso es el Balneario Széchenyi. Este sitio tiene 21 piscinas con distintos servicios terapéuticos y abre a las seis de la mañana, cerrando a las 10 de la noche. Es toda una experiencia y un mino al cuerpo si eres de los turistas muy activos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*