Qué ver en el norte de Portugal

Norte de Portugal

Portugal es un país repleto de historia que además nos deja siempre con ganas de más, ya que tiene cientos de rincones interesantes. De norte a sur nos encontramos con increíbles ciudades en las que descubrir el fado, como Lisboa y Oporto, y con zonas que se encuentran frente al mar, como el Algarve. En esta ocasión nos remitiremos a aquellos lugares que se pueden ver en el norte de Portugal, una gran región que cuenta con ciudad y pueblos con encanto.

En el norte de Portugal tenemos muchos lugares por ver, por lo que nos entretendremos si hacemos una ruta en coche. Veremos algunos de los puntos más interesantes. Si vas a iniciar un viaje por estos rincones, toma nota de todo lo que vas a descubrir.

Viana do Castelo

Viana do Castelo

Viana do Castelo es una de las ciudades que se encuentra más al norte de Portugal, cerca de la frontera con Galicia y en la zona de costa. Es un lugar de veraneo pero también uno de esos destinos que se pueden visitar rápidamente. Uno de los puntos de más interés que tiene este lugar es la iglesia de Santa Luzia. La subida a la iglesia por una sinuosa carretera ya es interesante, ya que hay algunos miradores que nos permiten ver la ciudad desde lo alto. Al llegar arriba tendremos la mejor visual del mar, las playas cercanas y la ciudad, de ahí que esta iglesia sea una de las más visitadas en esta zona. Es posible entrar en la iglesia y en la parte de atrás está el acceso a la cúpula. Si bajamos a la ciudad y nos dirigimos a la zona del puerto podremos visitar el navío Gil Eanes, el cual era un barco hospital para los pescadores portugueses que hoy en día funciona como una especie de museo. Si te vas a quedar más tiempo, tienes que visitar las playas, como la de Cabedelo, en la cual se pueden practicar deportes como el kitesurf. No hay que olvidar que la gran mayoría de las playas de Portugal están abiertas al mar y cuentan con mucho viento y oleaje.

Braga

Braga

Braga es otro de esos destinos portugueses por los que hay que pasar al menos una vez. El Santuario de Bom Jesus do Monte tiene una famosa escalinata barroca de gran belleza que tiene que ser inmortalizada por todos los turistas que acuden allí. Ya en el centro de la ciudad se puede visitar su catedral, que es la más antigua del país, del siglo XII. Dentro se puede visitar un museo que alberga el tesoro. La Plaza de la República es el centro de la urbe y tiene una gran animación, con cafés y restaurantes. Si deseamos ver un lugar típicamente portugués tenemos el Palacio do Raio, con una bella fachada recubierta de azulejos. Otra visita imprescindible es la del Museo dos Biscainhos, situado en un antiguo palacio barroco que alberga un museo arqueológico.

Vila Real

Vila Real

Esta población se encuentra más hacia el interior y tiene algunos lugares que valen la pena. El Palacio de Mateus de estilo barroco es uno de ellos, situado en las afueras y edificado en estilo barroco. Ya en el centro de la ciudad se puede visitar la Capela Nova, con una bella fachada obra del mismo arquitecto que el palacio. La iglesia de Sao Domingos nos lleva al estilo gótico con cierto toque austero. En la ciudad también hay que visitar el museo de arqueología y numismática. Si te apetece realizar senderismo, cerca de la ciudad se encuentra el Parque Natural de Aldao.

Oporto

Oporto

La ciudad de Oporto es uno de los principales puntos turísticos en el norte de Portugal. La ciudad cuyo vino es famoso, que dispone de muchos lugares de interés como puede ser la Iglesia de los Clérigos, la librería Lello, el Palacio de la Bolsa o por supuesto la orilla del río Douro, en donde poder hacer un crucero para conocer la historia de las barcazas que lo cruzaban y de sus puentes. Es recomendable pasar al menos dos días en esta ciudad para poder ver todo a fondo. Desde la Sé a la Ribeira, el Mercado do Bolhao, la estación de Sao Bento, Vila Nova de Gaia, en donde se encuentran las bodegas de Oporto o la Rúa Santa Catarina, repleta de tiendas.

Aveiro y Costa Nova

Aveiro

Pasando de la ciudad de Oporto a una media hora nos encontramos con otro destino imprescindible. En Aveiro podremos ver los barcos de los moliceiros, que se han convertido en su mejor reclamo turístico. Son barcos decorados que le dan mucho colorido a la villa por la cual la han apodado como la Venecia portuguesa. Es posible dar un paseo en los barcos y ver el bonito casco antiguo de esta pequeña población. A poca distancia se encuentra Costa Nova, una zona de costa que destaca por sus casas pintadas con rayas de colores.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?