Qué ver en el Valle del Jerte, Extremadura

El Valle del Jerte es un destino principalmente de naturaleza situado en Extremadura. Una zona natural repleta de bellos paisajes que se ha vuelto famosa sobre todo por los cerezos en flor durante la primavera, ya que constituye un auténtico espectáculo para la vista. Pero en el Valle del Jerte hay mucho más que cerezos, aunque de estos se lleven la fama.

Veremos algunas de las cosas que hacer y ver en el Valle del Jerte, un destino que es cada vez más turístico porque ofrece diferentes puntos de interés. Desde pueblos de montaña típicos a zonas naturales para bañarse en verano, rutas turísticas o miradores para disfrutar de las vistas al valle.

La floración del cerezo

Sobre los meses de marzo o abril se produce la floración del cerezo, lo que ha dado gran fama a este valle. Esto es debido a la gran belleza de la flor del cerezo, que multiplicada por cientos de árboles crea una sensación de manto floral sobre el valle. Son muchas las personas que solamente realizan la excursión a la zona del Valle del Jerte para ver la floración de estos cerezos, que dura muy poco tiempo y ocurre en primavera. No obstante, si visitamos el valle en otras épocas tendremos otros añadidos que pueden hacer interesante la escapada. En invierno hay una gran tranquilidad en estos espacios naturales ideal para hacer rutas. En el otoño se disfruta con el cambio del color en las hojas de los árboles y en el verano se puede disfrutar de las variadas piscinas naturales en la zona.

Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos

Esta reserva natural cuenta con una gran variedad de flora y fauna, pero también con rutas de senderismo y con estupendas piscinas al aire libre. Es posible ver el águila real, el buitre leonado o halcones peregrinos. Hay otras actividades que se pueden realizar, como rutas en coche o bicicleta, observación de aves o visitas guiadas por la zona. El centro de interpretación de la Garganta de los Infiernos se encuentra en la nacional 110, carretera que recorre el Valle del Jerte, por lo que lo encontraremos fácilmente. La zona de los Pilones es la más conocida, sobre todo en verano, ya que las conocidas como marmitas de gigantes son piscina naturales y tranquilas situadas entre rocas, lo que conforma un bonito lugar natural para refrescarse con un buen baño en temporada. Desde el centro hay dos rutas de senderismo señalizadas, la más larga de 16 kilómetros y circular. La otra es lineal y se encuentra dentro de la primera, con sis kilómetros de ida y vuelta a los Pilones.

Cabezuela del Valle y el Museo de la Cereza

Cabezuela del Valle es uno de los lugares más turísticos de la zona, con un bonito conjunto histórico en el que se encuentra la iglesia de San Miguel Arcángel. En esta población se encuentra el Museo de la Cereza, el cual cierra los lunes y los martes, y en el que podemos conocer más acerca de este fruto que le da fama al valle con su denominación de origen. Por otro lado, también encontraremos el Centro de Interpretación del Agua.

Jerte y Tornavacas

La localidad de Jerte ofrece espacios naturales muy bonitos, con cerezos y prados. En el centro es posible ver edificios típicos con amplios balcones de madera. Hay algunas visitas, como la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción del siglo XVIII. En verano hay una piscina natural dentro del pueblo, el Nogalón. En la población de Tornavacas se puede disfrutar del Centro de Interpretación sobre la Trashumancia, una actividad muy importante en la zona. También cuentan con una iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de estilo barroco.

Una ruta por los miradores

El Valle del Jerte ofrece una forma de anfiteatro que le permite tener muchos y muy variados miradores desde los cuales disfrutar del espectáculo natural de los cerezos en flor. Si seguimos las rutas de senderismo señalizadas que tenemos en el valle es posible llegar a varios de los miradores, siendo la forma más fácil de encontrarlos. Hay muchos de ellos y son los lugares perfectos para pararse a hacer fotos u observar la fauna y flora del lugar. Algunos de ellos son el Mirador Puerto de Tornavacas, el Mirador Avenida Extremadura o el Mirador del Chorrero de la Virgen.

Plasencia, la ‘perla del valle’

La ciudad de Plasencia se encuentra muy cerca del Valle del Jerte, por lo que también es una buena visita cuando nos movemos por la zona. De hecho, se le llama la ‘perla del valle’. Esta ciudad cuenta con una zona histórica y monumental muy importante, en donde se puede disfrutar de una peculiar catedral nueva y vieja en un edificio único, de la animada Plaza Mayor o de las antiguas murallas que protegían la urbe. La ciudad se puede ver en uno o dos días después de visitar las zonas naturales del Valle del Jerte.


Categorías

Que ver, Viajes

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en otros blogs como Bezzia, Decoora o MundoPerros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*