Que ver en Florencia en 3 días

Florencia es una de las ciudades más hermosas de Italia. Tiene museos por todas partes, iglesias antiguas, plazas encantadoras, buenos restaurantes, calles inolvidables… Lo cierto es que 3 días en Florencia no bastan, pero sí alcanzan para darle un vistazo y querer volver.

Mi primer viaje a Florencia fue de 5 días, así que tuve tiempo de no hacer nada y hacer mucho. Pensando en esos días, repasando mis visitas y lo que de todas formas me quedó en el tintero, puedo dejar algunos consejos de qué ver en Florencia en 3 días solamente.

Florencia

Como dijimos, hay museos, palacios e iglesias por todas partes. Uno podría clasificar las visitas entre  historia y cultura. En la primera categoría entrarían las casas y palacios antiguos, las iglesias, las calles con el escudo de los Médici… y en la segunda categoría habría que sumar los museos.

En materia de religión, religión y arquitectura y religión y cultura, las iglesias son la atracción principal. Así, aconsejo la compra del ticket de 72 horas para conocer el Domo, el Campanario, la Cripta, el Baptisterio y el museo.

Hoy en día el ticket cuesta 18 euros y si vas a quedarte 72 horas vale la pena porque son visitas algo extensas y conviene distribuirlas en varios días. Eso sí, para lo más interesante, subir a la punta del Duomo, hay que pagar un extra y vale la pena. Mucho.

Trepar por escalerillas angostas es lo más y las vistas desde arriba son preciosas. La iglesia en sí misma para mi no es gran cosa, así que resalto la escalada de la cúpula como lo mejor de lo mejor. 463 escalones…

Yo no compro tarjetas turísticas porque me gusta seleccionar mis visitas de acuerdo a mis reales intereses. Pero hay una tarjeta turística, la Firenze Card, que cuesta 85 euros y que con un extra de 7 euros te permite usar el transporte público. A la hora de planificar la visita hay que recordar horarios, apunta:

  • la entrada al Domo es a partir de las 8 am, pero cierra los domingos.
  • la entrada al Campanario es desde las 8:30 am. No es elevadores y los escalones sumen 414.
  • la entrada a la cripta abre a las 10 am y cierra los domingos y días de eventos religiosos.
  • el baptisterio está enfrente de la Catedral y abre alrededor de los 11, 15 am.

Ahora bien, hablemos de los museos en Florencia. Hay museos al aire libre, la ciudad es un museo a cielo abierto, no podemos negarlo, pero también hay museos convencionales y conviene visitar algunos.

Puedes elegir entre la Galería de la Academia, la Galería de los Uffizzi, el Palazzo Strozzi, el Museo del Palazzo Vecchio, el Palazzo Pitti con el Corredor Vasari, el Palazzo Davanzati, las Capillas Medici, el Museo Bargello o el Museo de la Ópera del Duomo.

Estos son solo algunos de los museos que hay en Florencia, hay muchos más, por eso para mí es recomendable decidir qué nos gusta y a partir de eso qué queremos ver y que no, porque en tres días no hay tiempo que perder. Por ejemplo, a mi me gusta la Edad Media y más que los enormes palacios las casas pequeñas así que decidí visitar el Palazzo Davanzati, una casa medieval de varios pisos. La entrada es super barata y te permite descubrir cómo vivía la gente más o menos acomodada siglos atrás: dormitorios, baños, cocinas, comedores…

También visité el Palazzo Vecchio con su alto campanario, su estilo entre medieval y renacentista y el hermoso Salone dei Cinquecento.

Para ver arte Florencia es lo mejor, obvio, así que debes dar una vuelta por la Galería Uffizzi o la Galería de la Accademia, con el David. Allí verás obras de Boticelli, Giotto, da Vinci, Miguel Ángel, Perugino, Giambologna…

Si el clima acompaña yo aconsejo alquilar una bici y salir de paseo. Eso te permite, además de vagabundear por las callecitas medievales, llegar del otro lado del río al Palacio Pitti. Aquí puedes o conocer sus bellos interiores, los Apartamentos Reales con obras de Rubens, Rafael o Titian, o pasear por sus hermosísimos jardines.

 

Yo hice esto último y no me arrepiento. Los Jardines Boboli del palazzo son inolvidables, con árboles, esculturas, fuentes, jardines aterrazados, vistas del río y la ciudad, hermosos colores… todo en jardines que fueron tomando forma del siglo XV al XIX.

Las Capillas Medici también son geniales pues honran a esta elegante familia que tanto ha hecho por la ciudad, y lo mismo el Museo Bargello con mucha escultura.  Después, la ciudad tiene iglesias por todas partes y un museo con armaduras fantásticas ubicado un poco más lejos, el Museo Sibbert, para mi recomendable si te gusta la Edad  Media como a mí o vas con niños. Otro museo que a mí me gustó mucho fue el Museo Galileo, con globos terráqueos y distintos y curiosos instrumentos de observación astronómica y demás.

Finalmente, aunque tres días no es mucho tiempo, hay que aprovechar las tardes y las noches. Cuando regresas de tus itinerarios hay que ducharse y volver a salir, hacer compras de objetos de cuero, papelería o simplemente sentarse en cualquier lado y contemplar el ritmo de la ciudad, su gente, sus turistas.

Puedes comprar un sándwich casero y sentarte a ver el río, mirando hacia el popular Ponte Vecchio, puedes animarte a subir en bici hasta la Piazzale Michelangiolo, donde está la hermosa Iglesia de San Miniato y su cementerio y sus vistas hermosas.

Hay muchos restaurantes alrededor del Mercado de Florencia y dentro del mismo mercado. Recomiendo ambos sitios, especialmente dar una vuelta por el Mercado, comprar pan y después cenar en alguno de los restaurantes de la placita.

3 días en Florencia van a resultarte poco, pero eso es bueno porque volver a un sitio que nos encantó es lo mejor para el viajero.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*