Qué ver en Florencia

Florencia es la capital de la bella Toscana italiana, una ciudad antigua, hermosa, pintoresca y repleta de cultura e historia. Todo aquí es interesante y por eso año a año son millones los turistas que la visitan. No por nada la UNESCO ha declarado su casco histórico Patrimonio de la Humanidad.

Aún así hay muchos visitantes que pasan aquí dos o tres días y parten. No es lo que aconsejo, yo creo que cuatro días mínimo son necesarios para visitar lo que hay que visitar y además, relajarse, pasear en bici o simplemente caminar. ¿Qué ver en Florencia? Apunta.

Florencia, la ciudad medieval

 

En la época medieval Florencia fue el corazón del comercio y las finanzas en Italia y también una de las ciudades mas importantes del continente. Es la cuna del Renacimiento, fue sede de la poderosa familia Médici y de todos los movimientos políticos importantes por aquí.

Su casco histórico fue declarado Patrimonio Mundial a comienzos de los años ’80, pero hunde sus raíces no en la Edad Media sino en tiempos de la antigua Roma y antes, en la época de los etruscos.

Geográficamente hablando está en una cuenca formada por varias colinas y su arteria fluvial principal es el famoso río Arno sobre cuyo cauce hay varios puentes. Sus veranos son calurosos, sus otoños con bastante lluvias y sus inviernos siempre con alguna pintoresca nevada.

Turismo en Florencia

Pues en materia de turismo hay mucho para ver y hacer, especialmente para los amantes de la historia y las artes. Hay museos, galerías, iglesias, plazas. Empezando por los museos el primero en la lista es la Galería Uffizi, uno de los mejores museos de arte del mundo entero.

La Galería Uffizi es una suerte de laberinto repleto de cuartos hermosos escondido dentro de un edificio con forma de letra U. El estilo arquitectónico es renacentista y fue mandado a construir por Cosimo de’ Medici a Giorgio Vasari, justo al lado del Palazzo Vecchio, sede del poder político. Es decir, no nació como un museo sino que después se convirtió en uno que visitan miles y miles de personas al día.

En sus tiempos solo la familia ducal podía entrar pues aquí se exhibían para ellos y sus amigos o invitados su valiosa colección de arte: monedas antiguas, manuscritos, estatuas romanas, joyas, pinturas de Giotto y Cimabue, Masaccio, Paolo Uccello o Pietro della Francesa y su colección de retratos ducales. El nacimiento de Venus está aquí también, lo mismo que la enorme Alegoría de la Primavera…

Michelangelo, Rafael, da Vinci, son otros de los geniales artistas que verás aquí. Por último, un detalle: el Corredor Vasari que une Uffizi y el Palazzo Vecchio  con el Palacio Pitti del otro lado del río. Tiene un kilómetro de largo y data de la segunda mitad del siglo XVI.

La entrada a la Galería Uffizi cuesta 12 euros entre noviembre y febrero y 20 euros entre marzo y octubre. La entrada es gratis cada primer domingo del mes. Abre de 8:15 am a 6:50 pm. Cierra los lunes.

Otro museo recomendable es la Galería de la Academia, donde está la famosa estatua del David de Miguel Ángel. Además, lo primero que ves es el llamado Salón de los Colosos, hoy con una enorme estatua del Rapto de las Sabinas de Giambologna. También hay salones con muchas pinturas y una bonita exhibición de instrumentos musicales y de arte religioso gótico. Pero obvio, la estrella es el David. Conviene ir poco antes del cierre porque se va vaciando de gente y te vas quedando solo.

La entrada cuesta 8 euros y la taquilla cierra a las 6:20 pm. El museo abre de 8:15 am a 6:50 pm, de martes a domingos. Cierra los lunes. Un tercer museo es una iglesia, la Iglesia de Santa Maria Novella con su característica fachada de mármol de color. Es de estilo gótico y si no te llama la atención por fuera por dentro es muy bonita pues tiene obras de Giotto, Masaccio o Ghirlandaio.

La entrada cuesta 5 euros y abre todos los días. Sí se permite grabar o tomar fotos, naturalmente sin flash. Antes nombramos el Palazzo Pitti. Es enorme y si tu idea es visitarlo en un día te conviene hacer el interior por la mañana y sus jardines por la tarde. ¡Ambos valen la pena! dentro está la Galería Palatina, cuatro siglos de elegancia y riqueza ducal con obras de arte de Rafael y Rubens. Una belleza de frescos, galerías y recámaras privadas (apartamento ducales y apartamentos reales, por ejemplo), utilizadas por la familia.

Fuera están los Jardines Boboli, enormes y hermosos. Apenas ingresas a ellos tienen forma de anfiteatro, con estatuas y senderos, y cuando te alejas puedes ir a una terraza con rosales que esconde otro pequeño museo o seguir caminando y llegar a otros jardines aterrazados desde donde se ve el Arno y la ciudad. Un magnífico paseo.

Personalmente recomiendo el Palazzo Davanzati. Es barato y pequeño, simple, pero encantador porque permite darle un vistazo a la vida común de una familia acomodada en Flroencia. No es un palacio real, no hay obras de arte, pero sí ves como era la vida rica en la ciudad en la Edad Media: dormitorios, escaleras, cocinas, salones y hasta baños. Otra perla es el Museo de Dante dedicado a la vida del escritor y sus obras (Vía Margherita, 1) o el hermoso Museo Galileo.

Otros museos para conocer son el Museo Bargello, casi todo dedicado a la escultura, las Capillas Médici que forman parte de la Iglesia de San Lorenzo, tienen algunas tumbas Médici y llevan la firma de Michelangelo. La entrada cuesta 8 euros y abre de 8:15 am a 5 pm. También está el Museo de la Ópera del Duomo con la exhibición de las herramientas usadas por Brunelleschi en la construcción de la cúpula, por ejemplo.

Y obvio, no puedes dejar de conocer el Baptisterio y la Catedral. Trepar hasta su cúpula no tiene precio, ¡hazlo! El camino mismo, estrecho y rebuscado, y las vistas estupendas son la mejor recompensa. Y si alquilas una bici o tomas un bus puedes llegar hasta la parte alta de la ciudad y conocer la pequeña y simpática Iglesia de San Minniato al Monte.  Las vistas son geniales y tiene un cementerio interesante.

 

Por último, la ciudad de Florencia tiene una tarjeta turística, la Firenze Card que cuesta 85 euros. Como siempre, con este tipo de tarjetas, hay que hacer cuentas a ver si conviene o no. Yo me quedé cinco días en Florencia y no vi absolutamente todo.  Es decir, comprarlo o no depende fundamentalmente de tus intereses y el tiempo que te quedes en la ciudad. La tarjeta tiene validez por 72 horas y permite una visita por museo.

Hoy en día existe además la Firenze Card+, 5 euros más, que incluye el uso ilimitado del tranvía y los autobuses, tare una guía de museos y un bolso. La verdad, si vas a la ciudad en temporada baja, te alojas en el centro y solo te interesan los museos mas importantes no te conviene comprarla. Ahora, si te quedas más de tres días, si quieres hacer muchas visitas o si vas en verano que hay mucha gente, pues es conveniente.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Florencia, Que ver

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*