Qué ver en Guimarães, Portugal

Palacio de Guimaraes

Esta ciudad portuguesa se encuentra en el distrito de Braga, en la zona norte del país. La ciudad ya se fundaría en el siglo IX y de ella todavía se conservan retazos de su período medieval, siendo una ciudad que ha sabido evolucionar a lo largo de los siglos sin perder su esencia.

Si vamos a visitar Portugal, seguro que entre nuestros destinos principales están algunas ciudades como Oporto, Lisboa o también Coímbra. Pero hay muchos más lugares que pueden ser de gran interés en este país, con ciudades tranquilas que tienen su propio castillo, tal y como sucede con Guimarães.

Qué saber de Guimarães

Esta ciudad portuguesa se encuentra en la zona norte de Portugal, a 128 kilómetros de Vigo, en España, a 22 kilómetros de la ciudad de Braga y a solo 50 kilómetros de Oporto. Está muy bien comunicada y se trata de una ciudad que se puede ver perfectamente en uno o dos días, como una parada en el camino hacia otros puntos más turísticos. Es posible llegar en tren desde la famosa estación de Sao Bento de Oporto, pero también se llega por carretera fácilmente.

En la muralla de la ciudad se puede ver la inscripción de ‘Aquí nasceu Portugal’. Esto se debe a que fue en esta ciudad en donde se llevó a cabo la batalla en la que Alfonso Enriques se proclamó rey de Portugal, siendo además un rey nacido en esta población. Su centro histórico fue proclamado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2011.

Castillo de Guimarães

Castillo de Guimaraes

La construcción de este castillo, que es uno de los lugares de interés más importantes en la ciudad, se inició en el siglo XI. Con el paso de los siglos se fueron realizando algunas modificaciones en el castillo, pasando por diferentes dueños. Fue abandonado y ya en el siglo XX se inició el proceso de restauración del castillo, declarado Monumento Nacional. Este castillo está abierto todos los días de las nueve de la mañana a las seis de la tarde, siendo la última admisión para las visitas a las cinco de la tarde. Es un castillo que está muy bien conservado y es posible visitar su interior, ver las diferentes salas que están totalmente ambientadas y subir a algunas torres para poder disfrutar de unas estupendas vistas. Es posible comprar una entrada conjunta para ver el castillo y el Palacio de los Duques de Braganza.

Palacio de los Duques de Braganza

Palacio de los Duques de Braganza

Este es otro de los lugares de visita que no hay que perderse en Guimarães. Este bello palacio ducal del siglo XV fue mandado construir por D. Afonso, el hijo bastardo de D. Joao I. Este palacio cayó pronto en el olvido y no fue hasta el siglo XX que se decidieron a reconstruirlo y restaurarlo. Se abrió finalmente como un museo que se puede visitar para poder ver tapices, muebles antiguos y todo tipo de piezas históricas que se han incluido en la decoración del palacio. Hay que decir que el primer domingo del mes la entrada al palacio es gratuita.

Iglesias en Guimarães

Iglesia en Guimaraes

En la ciudad hay bastantes iglesias, lo que nos da una idea de lo religiosos que han sido en este lugar. La Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación y Santas Escaleras se encuentra en el centro mismo de la ciudad. En el siglo XVI había una ermita que dio paso en el siglo XVIII a la iglesia actual. En la primera semana de agosto se celebran en ella las fiestas gualterianas. Frente a la iglesia hay unos jardines que te llevan al centro histórico.

La iglesia de San Francisco formaba parte del convento. La iglesia actual llama la atención por su austero exterior que contrasta con el interior, con una profusa decoración barroca llena de detalles y tonos dorados. La iglesia de Nuestra Señora de Oliveira es una de las más bonitas y era uno de los lugares más visitados en la Edad Media por aquellos peregrinos que acudían caminando a Santiago de Compostela por el Camino Portugués.

Museo de Alberto Sampaio

Museo Alberto Sampaio

Este museo está situado al lado de la iglesia de Nuestra Señora de Oliveira. En el museo se pueden ver esculturas y pinturas en donde el tema religioso es el más recurrente. En el museo también se puede ver el antiguo gambesón, que es parte de la indumentaria de batalla de Don Joao I, el cual lo utilizó en la batalla de Aljubarrota.

Plazas de Guimarães

En esta cuidada ciudad hay algunas plazas céntricas que son lugares que también se deben visitar. La plaza de S. Tiago es un lugar dedicado al apóstol Santiago. Se trata de una plaza medieval bien conservada. La Plaza do Toural es otro lugar céntrico en la ciudad. Era una de las más importantes y en ella se celebraban las ferias de ganado y los toros.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?