Qué ver en Haro

Haro

Si piensas viajar a La Rioja, te preguntarás qué ver en Haro porque se trata de una de las poblaciones más bonitas de la provincia. Conocida como la Capital del Vino, apenas cuenta con once mil habitantes, pero posee un rico patrimonio monumental y una deliciosa gastronomía. De hecho, su casco antiguo fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1975.

Como curiosidades, te diremos que fue la primera localidad de España que tuvo alumbrado público eléctrico y que, cada año, celebra la Batalla del Vino, fiesta de interés turístico nacional durante la que miles de participantes son remojados en la bebida típica de la villa. Pero, sin más preámbulos, vamos a mostrarte todo lo que tienes que ver en Haro.

Ayuntamiento de Haro

Ayuntamiento de Haro

Ayuntamiento de Haro, en la plaza de la Paz

Es un precioso edificio neoclásico del siglo XVIII en cuyo diseño participó el arquitecto Ventura Rodríguez, autor de construcciones como el palacio de Liria en Madrid o el convento de los Agustinos Filipinos en Valladolid. Sin embargo, el escudo de la ciudad, que corona la fachada, es de estilo barroco.

Esta, realizada en piedra de sillería, consta de dos plantas. La inferior presenta arcos de medio punto, mientras que la superior tiene un balcón corrido. Un reloj con campanario y una inscripción conmemorativa de su construcción completan el aspecto frontal del edificio.

El Ayuntamiento se encuentra en la plaza de la Paz, la más típica de Haro. En ella también puedes ver la puerta de San Bernardo, vestigio de la antigua muralla, y el precioso palacio de Bendaña. Este fue construido en el siglo XVI y es de estilo plateresco, aunque también presenta una preciosa galería mudéjar del XV considerada única en toda La Rioja.

Patrimonio religioso, un conjunto imprescindible que ver en Haro

Iglesia de Santo Tomás

Iglesia de Santo Tomás, uno de los monumentos religiosos que ver en Haro

También destaca la ciudad riojana por su magnífico patrimonio religioso. Destaca en él la iglesia parroquial de Santo Tomás Apóstol, declarada Monumento Histórico Artístico Nacional en 1931. No dejes de apreciar su imponente fachada plateresca obra de Felipe Bigarny. El resto del templo combina los estilos gótico y renacentista, aunque el órgano y el retablo mayor son barrocos.

Asimismo, te aconsejamos que visites la basílica de Nuestra Señora de la Vega, ubicada a las afueras de la localidad y también de estilo barroco. Se trata de una de las edificaciones religiosas más bonitas de Haro. Destaca en ella su portada en arco de medio punto sobre pilastras adosadas que amparan efigies de San Pedro, San Pablo y la Inmaculada y que termina en una espadaña.

En cuanto a su interior, hallarás una planta de tres naves cubiertas con bóvedas de aristas sustentadas sobre pilastras cruciformes y arcos de medio punto. Consta de cinco tramos y termina en un cabecero más bajo que el resto del templo que se corona con una linterna y una bóveda semicircular. Fíjate también en el retablo mayor, realizado por Santiago del Amo a mediados del siglo XVIII, que alberga una talla policromada de la Virgen de la Vega fechada en el XIV.

También debes ver el convento de San Agustín, reconvertido en hotel y junto al que se halla el teatro Bretón de los Herreros, y la ermita de San Felices de Bilibio, situada a cuatro kilómetros y enclavada sobre las Conchas de Haro, en un paraje de ensueño.

Torreón medieval, puerta de Santa Bárbara y puente de Briñas

Puente de Briñas

El puente de Briñas

El primero se halla en el casco antiguo, cerca de la puerta de San Bernardo, de la que ya te hemos hablado. Es una torre del siglo XIV, que fue restaurado hace unos años. Actualmente, en su interior alberga la sección de arte contemporáneo del Museo de La Rioja.

Por su parte, también te aconsejamos que veas otra puerta que es resto de la antigua muralla medieval. Se trata de la de Santa Bárbara o Garrás, igualmente rehabilitada hace poco. Muy cerca de esta se hallaba la puerta de Santo Tomás, que ya no existe.

Más espectacular aún te resultará el puente de Briñas, que salva el río Ebro. Es una construcción gótica cuyas partes más antiguas están fechadas en el siglo XIII. Edificado en piedra de sillería, cuenta con siete ojos y originalmente tenía fortificaciones, que fueron derruidas a mediados del XIX.

Palacios, una grata sorpresa que ver en Haro

El palacio de los Condes de Haro

Palacio de los Condes de Haro

Una de las grandes sorpresas que te reserva Haro es la gran cantidad de palacios con que cuenta. Ya te hemos hablado del de Bendaña, pero también te recomendamos ver la espectacular casa palacio de los Salazar, construida en la segunda mitad del siglo XVII en piedra de sillería. Consta de tres plantas y en su interior destaca la escalera, con barandado de forja y rematada en un lucernario.

También te aconsejamos que visites el palacio de los condes de Haro, también del XVII y de estilo renacentista, aunque con adornos barrocos. En cambio, el palacio de Tejada es una joya rococó y el de Las Bezaras alberga un centro cultural. Por último, no dejes de ver el palacio de los Condestables, actualmente en ruinas y, sobre todo, el de la Cruz, un precioso edificio barroco del siglo XVIII en cuya fachada destaca un imponente escudo nobiliario.

Parques en Haro

Los Riscos de Bilibio

Riscos de Bilibio, una de las maravillas naturales que ver en Haro

La localidad riojana te ofrece numerosas zonas verdes tanto en su casco urbano como en sus alrededores. Respecto a estos últimos, te hemos mencionada de pasada la ermita de San Felices. Justamente se halla en los llamados riscos de Bilibio, una zona arbolada donde tienes un mirador que te ofrece impresionantes vistas del Ebro y de las poblaciones cercanas a Haro.

Por su parte, los jardines de la Virgen de la Vega circundan la basílica que ya te hemos citado. Y el parque de Vista Alegre aprovecha el antiguo trazado ferroviario de la línea Haro-Ezcaray y termina en el parque de la Fuente del Moro. También te ofrecen buenas zonas para pasear y disfrutar de la naturaleza los parques de Félix Rodríguez de la Fuente, donde hay seis álamos blancos catalogados como árboles singulares de La Rioja, de Iturrimurri y del Mazo, que incluso cuenta con un lago artificial.

No obstante, si lo prefieres, puedes hacer una ruta por el camino GR-99, uno de los llamados Senderos del Ebro. Se trata de una red de gran recorrido que pasa por la localidad de Haro. O también hacer deporte en el complejo de El Ferial, que cuenta con piscinas públicas y otras instalaciones.

Museos de Haro

Las Bodegas Bilbaínas

Bodegas Bilbaínas

Ya te hemos hablado de la exposición de arte contemporáneo ubicada en el torreón medieval. Asimismo, en la basílica de la Vega tienes un museo. Pero más curioso te resultará, sobre todo si te interesa el mundo de la enología, el Centro de Interpretación del Vino de Rioja. En él descubrirás los secretos del cultivo de la vid y de la posterior elaboración vinícola. Y también podrás disfrutar de catas organizadas y de otras actividades.

No es el único lugar donde puedes empaparte de la cultura del vino. En Haro hay numerosas bodegas que también ofrecen visitas guiadas y catas. Entre ellas, destacan las Bodegas Bilbaínas, en cuyo jardín, además, puedes ver tres imponentes secuoyas. Por su parte, en las de Viña Tondonia tienes un pabellón creado por la prestigiosa arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid.

Gastronomía y fiestas en Haro

Dos platos de patatas a la riojana

Patatas a la riojana

Si no te habláramos de la potente gastronomía y de las fiestas de Haro, quedaría incompleta nuestra visita a la localidad riojana. Respecto a esta últimas, ya hemos citado la Batalla del Vino, pero es conveniente que te hablemos de ella más profundamente, ya que se trata de uno de los principales eventos festivos de la zona.

Se celebra la mañana del día 29 de junio en medio de las fiestas en honor a San Pedro. Tiene lugar en los riscos del Bilibio y se originó a partir de la romería que se celebraba en la zona cada año. Normalmente, durante la comida se creaba un jolgorio que terminaba con los comensales empapados de vino.

En cuanto a la gastronomía de Haro, es tan contundente como deliciosa. Entre sus productos típicos destacan las verduras de sus huertas, los corderos de sus campos y, por supuesto el vino. Con este se elabora, además, el zurracapote, una bebida que lo mezcla con frutas y que se toma en Semana Santa acompañada de rosquillas.

Por su parte, son platos de carne muy típicos la asadurilla, que se elabora con vísceras de cordero, las delgadillas, un embutido parecido a la morcilla, pero que se hace con tripas, igualmente, de cordero y que coincide en esto con el patorrillo. Este mismo animal se usa para los asados, entre los que son muy sabrosas las chuletillas al sarmiento.

No faltan en las mesas de Haro las patatas a la riojana, los caparrones o alubias guisadas ni la menestra de verduras. También se consumen pochas con codornices, ensalada de puerros y lomo con pimientos, entre otros muchos platos.

En conclusión, te hemos mostrado lo mejor que ver en Haro y también muchas de las cosas que puedes hacer en esta villa de La Rioja. Pero, además, puedes visitar localidades de sus alrededores. Por ejemplo, muy cerca tienes el precioso pueblo de Briones, San Millán de la Cogolla, con sus monasterios que contemplaron el nacimiento de la lengua castellana o Santo Domingo de la Calzada, con su imponente catedral. ¿No te parece un plan muy atractivo?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)