Qué ver en la Sierra de Gata

Sierra de Gata

La Sierra de Gata es una comarca de Extremadura, en la zona noroeste de la provincia de Cáceres. Es un lugar que destaca por sus paisajes, con una rica flora y fauna, pero también por los pequeños pueblos. Muchos de sus rincones naturales son lugares protegidos debido a su importancia biológica.

Hay muchas cosas por hacer y ver en la Sierra de Gata, sobre todo para quienes disfruten en plena naturaleza y viendo pequeños pueblos con mucho encanto. Es posible hacer una sencilla ruta por los lugares de interés en la Sierra de Gata.

Curiosidades de Sierra de Gata

A pesar de ser un lugar que se encuentra bien comunicado por carretera y tener unos espacios naturales de gran belleza, no es un lugar que cuente con una gran popularidad ni que se haya convertido en un conocido destino turístico, por lo que es ideal para quienes deseen ver ese tipo de lugares alejados de los destinos más conocidos. Tendremos la sensación de estar explorando un territorio desconocido que se ha mantenido virgen ante la explotación del turismo que sí se ve en otras zonas.

En el año 2016 esta zona sufrió uno de sus peores incendios, el cual acabó con un 6 por ciento de la superficie natural. No obstante, es un lugar protegido que se sigue cuidando y que sigue siendo un lugar estupendo para deleitarse con sus paisajes naturales.

El lenguaje en la zona es muy particular, conocido como A Fala. Este lenguaje es una mezcla de portugués y gallego, con palabras que sorprenden a quienes llegan esperando que se les hable castellano en un lugar situado en la provincia de Cáceres. Su proximidad con Portugal y el aislamiento de estos pueblos ha hecho que todavía hoy se conserve este lenguaje tan particular que se habla en lugares como San Martín de Trevejo o Valverde del Fresno.

En la zona no podemos perdernos la degustación de productos típicos. Es muy famoso el Aceite de oliva virgen extra, de gran calidad.

Pequeños pueblos en Sierra de Gata

Una de las actividades principales de la Sierra de Gata consiste en dirigirse a sus pequeños pueblos para poder disfrutar descubriendo rincones en los que parece no haber pasado el tiempo. Hay muchas poblaciones pequeñas, aunque algunos destacan sobre otros, por lo que os vamos a recomendar los principales.

Trevejo

Trevejo

Esta pequeña aldea cuenta con apenas una veintena de habitantes, pero sin duda es uno de los lugares que hay que ver. Se trata de una pequeña aldea medieval a la que se llega por la carretera de Villamiel. En este pequeño pueblo es posible encontrar un antiguo castillo de origen árabe, reconstruido de nuevo y destruido por las tropas napoleónicas en el siglo XIX. Desde el lugar en el que se encuentran los restos del castillo hay unas estupendas vistas.

San Martín de Trevejo

En este pueblo se pueden ver casas muy auténticas, con el estilo arquitectónico propio de la comarca. Es sorprendente pasear por las estrechas calles y ver esas originales casas con entramado de madera. Es interesante su Plaza Mayor con pórticos y el Palacio del Comendador.

Gata

Esta fue la antigua Catóbriga de origen romano reconquistada por los árabes. Destaca la Fuente del Chorro del siglo XVI y la Plaza de la Constitución. Es posible aprovechar esta plaza para disfrutar de un poco de ocio.

Robledillo de Gata

Robledillo

Este pequeño pueblo se encuentra en una zona bastante aislada y todavía se puede ver el antiguo entramado medieval en sus calles. Sus casas de adobe con entramado de madera son un reclamo, pero también lo son las bodegas. En el pueblo es posible visitar también el muso del aceite, uno de sus productos estrella.

Hoyos

Hoyos

La población de Hoyos es un lugar ideal para poder ver un casco histórico bien cuidado. Tiene bastantes casonas que eran propiedad de nobles, las cuales se pueden distinguir por los blasones de piedra que todavía se conservan en las paredes. En este pueblo se pueden ver algunas casas con entramado de madera, pero lo cierto es que la piedra es la protagonista de las casas de la zona.

Piscinas naturales

Piscinas naturales

En esta zona se refrescan en verano en las piscinas naturales, las cuales están disponibles en muchos de sus pueblos. Hay algunas que son muy conocidas, como la de Descargamaría, con una pequeña cascada, o bien la de Jevero. Si preguntamos a los habitantes sabrán decirnos en dónde se encuentra la piscina más próxima, ya que son conocidas por ser el lugar en el que van a bañarse durante el verano.

Espacios naturales en Sierra de Gata

No solo hay que visitar los pueblos en la Sierra de Gata, sino que también se debe viajar por los espacios naturales. En esta zona es habitual hacer rutas de senderismo pero también rutas en 4×4. El avistamiento de aves es otra de las cosas populares en la sierra, ya que hay muchas especies y el lugar ofrece una gran riqueza en su fauna.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*