Qué ver en la Toscana

Una de las regiones más hermosas y populares de Italia es la Toscana. No puede visitar Italia sin pasar por esta tierra tan pintoresca e interesante. La capital es Florencia, así que dudo de que vayas a Italia y no pises la ciudad de El David de Miguel Ángel.

Paisajes, arte, cultura, gastronomía… lo que quieras, la Toscana lo tiene, así que hoy veremos qué ver en la Toscana.

Toscana

Como dije es una región italiana, del centro del país. Serán unos 23 mil kilómetros cuadrados habitados por poco menos de 4 millones de habitantes, cuya capital es la bella y cultural Florencia. La cuna del Renacimiento tiene una lista interminable de tesoros.

Detrás del Véneto, Toscana es la región más popular del país y no solo está Florencia, también está Siena, San Gimignan, Grosseto o Lucca, todos destinos inolvidables. De Roma está muy cerca, puedes ir en tren y llegar en menos de dos horas a Florencia para, desde allí, hacer base de exploración. Entonces, veamos qué se puede ver en la Toscana.

Florencia

Su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 1982. Se construyó sobre un antiguo asentamiento etrusco y es la ciudad de los Médici, que supieron ser amos absolutos entre el siglo XV y el XVI.

¿Qué no hay que perderse? La Catedral de Florencia que, aunque tiene un exterior y un interior sencillos, ofrece su cúpula para maravillarse. Puedes trepar por dentro de ella hasta la cúspide y salir al circular y pequeño balconcillo que mira en 360º a toda la ciudad. A su lado está el Campanario y el Baptisterio de San Juan, y los tres sitios están incluidos en un mismo ticket.

Al sur de la catedral está el Palazzo Vecchio y la Galería de los Uffizi. El primera es el ayuntamiento y mira a la Piazza della Sihnoria donde hay, además, una copia del David. Puedes entrar y recorrerlo, pasear por sus patios internos, ver las escalinatas que llevan al hermoso Salón del Cinquecento, de 52 metros de largo y 23 de ancho, con sus muros decorados con hermosos frescos, los apartamentos privados y su terraza.

Para llegar al otro lado del río Arno puedes cruzar el famoso Puente Vecchio y llegar así al distrito Oltrano que es donde está el bello Palazio Pitti con los Jardines Boboli. Si bien puedes visitar ambos sitios en un día deberás comenzar temprano porque son enormes.

Al oeste de la catedral está el Palacio Strozzi y la Basílica de Santa María Novella. Un buen modo de distinguir el tamaño y la belleza de Florencia es desde algo de altura, y para eso lo mejor es subir a las colinas circundantes. Puedes ir hasta el Fuerte Belvedere, desde la Piazzale Michelangelo y ver en el camino la Basílica de San Miniato al Monte, por ejemplo. Es un paseo tranquilo y hermoso aunque es cuesta arriba.

Yo alquile una bicicleta para moverme por la ciudad y no me arrepiento porque hay que caminar mucho. Crucé el Arno varias veces, recorrí callecitas desconocidas, fui y vine las veces que quise por dónde quise.

¿Mis recomendaciones? No dejes de pasear o comer en la placita del mercado, o dentro de él que es muy bonito, visita el Museo Galileo Galilei, precioso, y si quieres conocer por dentro una casa señorial que no sea un palacio, visita el Palazzo Davanzati.

Pisa

La Piazza dei Miracoli, o Plaza del Duomo, es quizás una de las plazas mas famosas del mundo aunque nadie recuerde su nombre. Ocupa una zona de casi nueve hectáreas y para la Iglesia Católica es sagrada.

El lugar tiene la Catedral de Pisa, el Baptisterio, el Campanario y el Camposanto Monumentale. Pasto y piedra componen la superficie y alberga además un par de museos. Desde 1987 es Patrimonio Mundial.

Puedes conocer todo en un mismo paseo. El interior de la catedral es realmente hermoso, aunque la fama se la ha llevado siempre el Campanario, mas conocido como la Torre de Pisa. La torre comenzó su construcción en 1173 y su conclusión llevó varias etapas y casi 200 años. Ya sabemos cómo el suelo empezó a ceder pronto, haciendo que se convirtiera en el edificio inclinado mas reconocido del mundo.

No dejes fuera del paseo el cementerio, en el extremo norte de la plaza. Es un sitio amurallado, construido alrededor de un trozo de suelo traído de Tierra Santa en la Tercera Cruzada en el siglo XII.

San Gimignano

Se lo conoce como el «pueblo de los rascacielos» porque está lleno de torres. Es un pueblo medieval muy bien conservado. Está sobre una colina, rodeado de murallas, y dentro hay muchas construcciones de estilo gótico y romanesco, palacios, iglesias y torres.

El centro histórico es Patrimonio Mundial, con sus edificios, iglesias y sus plazas, aunque su skyline es lo que lo ha vuelto popular por sus torres que, a la distancia, lo hacen ver como una antigua y pequeña New York. De todas las que tuve hoy le quedan 14.

Siena

Importante centro de actividades bancarias, allá por los siglos XIII y XIV, es, de hecho, la sede del banco mas antiguo del mundo, que opera desde 1472. También es conocida por su universidad, fundada en el siglo XIII y todavía en funcionamiento, y con todo esto y más por supuesto que es Patrimonio Mundial.

Si logras ir en julio trata de coincidir con el Palio di Siena, la carrera de caballos tradicional de la ciudad, de origen medieval. Tiene lugar en julio pero también en agosto, así que chequea. ¿Y qué más puedes conocer? La Catedral de Siena, con sus obras de arte, la Piazza del Campo, varias iglesias y los jardines. ¡Qué belleza!

Val d’Orcia

Esta zona va desde las colinas al sur de Siena hasta el Monte Amiata. Es una tierra de cultivos tachonada de pueblos y aldeas, Pienza, por ejemplo, Montalcino o Radicofani. Es Patrimonio Mundial desde 2004.

Se trata también de una zona vitivinicultora. Los viñedos están en una lengua de tierra que sigue el río Orcia y los vinos que producen, tintos y blancos, tienen denominación de origen. Una muy buena manera de apreciar estos paisajes es tomar el tren.

Sí, el Val d’Orcia está atravesado por un tren del siglo XIX con estaciones y túneles. Si bien fue descontinuado en 1994 hay un sector del recorrido que se mantiene y es el que conecta los pueblos de Asciano y Monte Antico. ¿Te gustan las locomotoras a vapor y los vagones antiguos? ¡Es para ti!

¿Un dato extra? Aquí se filmó Gladiador, de Ridley Scott y El Paciente Inglés, de Minghella.

Sin dudas la Toscana es una región hermosa. Es genial ir en primavera, alquilar un coche y no tener apuro, pero sea como sea que la visites no vas a arrepentirte.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*