Qué ver en Lisboa en 3 días

Lisboa en tres días

Lisboa es la capital de Portugal y una ciudad muy interesante en la que perderse durante una escapada de tres días. Lisboa ofrece mucho que ver, por lo que es mejor llevar un itinerario del que salirse un poco pero no demasiado para poder ver todo lo que cuenta con un gran interés en la ciudad.

Desde sus famosos barrios como Chiado a sus edificios religiosos, los largos puentes y sus monumentos, todo debe estar reflejado en el itinerario de tres días para ver Lisboa. Os damos una idea de cómo hacer ese itinerario, aunque cada persona puede adaptarlo a sus gustos o al lugar en el que se encuentre alojado.

Día 1 en Lisboa

Barrio de Alfama

El primer día en Lisboa sin duda querremos dirigirnos alguno de los lugares principales en la ciudad. Es muy recomendable comenzar con la zona de los barrios de Alfama y La Baixa, los cuales no distan demasiado. Comenzar en el barrio de Alfama es empezar en uno de los barrios más auténticos de la ciudad de Lisboa, el barrio en el que vivían los humildes pescadores. Se puede pasear por este barrio de calles estrechas en donde nació el fado para ir hasta el puerto o hasta el Castillo de San Jorge, que será la siguiente parada.

Castillo de San Jorge

El Castillo de San Jorge es uno de los monumentos más conocidos de la ciudad de Lisboa. Un castillo que construyeron los visigodos en lo alto de una colina cerca del barrio de Alfama y que los árabes ampliaron más tarde. En la actualidad es un monumento turístico muy bien conservado que hay que visitar en la ciudad. Su visita lleva bastante tiempo, por lo que hay que tomarse por lo menos una mañana para hacerlo. Dentro del recinto hay varias torres, un museo, un restaurante y un bar para hacer una parada.

Catedral de la Sé

La Catedral de Lisboa puede ser otra visita pensada para la tarde. Esta catedral, también conocida como la Sé es del siglo XII y al verla nos daremos cuenta de que su aspecto sencillo y robusto atiende al estilo románico. Cerca de la catedral se puede ver pasar los típicos tranvías amarillos de Lisboa. Dentro de la catedral se puede disfrutar del claustro, para el que hay que pagar otra entrada, y las reliquias religiosas.

La Baixa

Se puede terminar el día en el barrio de La Baixa. Este barrio es uno de los más céntricos y animados de la ciudad, reconstruido por completo en el siglo XVIII tras un terremoto. Los bonitos edificios cuentan con los típicos azulejos portugueses y las calles son amplias y geométricas. En este lugar es en donde se pueden encontrar tiendas y restaurantes. En esta zona se encuentran lugares como la Avenida de la Libertad, la Plaza do Rossio o la Plaza de los Restauradores.

Día 2 en Lisboa

Elevador de Santa Justa

El segundo día en Lisboa hay que visitar el Barrio Alto, para lo cual se debe ir al famoso Elevador de Santa Justa. Este elevador es en realidad un medio de transporte, pero es tan peculiar que se ha convertido en una atracción turística, al igual que ocurre con los tranvías. Fue puesto en funcionamiento a principios del siglo XX y une el barrio de La Baixa con el Barrio Alto en Lisboa. El precio para ir en él es sobre unos cinco euros la ida y la vuelta.

Barrio de Chiado

Este día se puede disfrutar de esta zona, que es la más bohemia y alternativa de Lisboa. El barrio de Chiado es el más elegante y bohemio, conocido como el Montmartre de Lisboa. La Plaza Luis de Camoes es el lugar que marca el límite entre Chiado y el Barrio Alto. El Barrio Alto es el mejor lugar para escuchar los típicos fados. Un lugar muy pintoresco en el que se pueden ver pintadas en las paredes.

Puente 25 de abril

Este día también puede ser un buen día para ver el bonito Puente 25 de abril, que nos recordará al Golden Gate de San Francisco. Este puente se encuentra cerca de los monumentos y lugares que veremos el tercer día en Lisboa.

Día 3 en Lisboa

Monasterio de los Jerónimos

Este día podemos dedicarlo a otra parte de la ciudad. No hay que perderse el famoso Monasterio de los Jerónimos, en donde está la tumba de Vasco de Gama. La iglesia del monasterio ofrece una nave muy alta con seis largas columnas que resultan impresionantes. Pero sin duda el lugar más importante de este monasterio es el famoso claustro, parecido al de la catedral de Lisboa pero de mayores dimensiones.

Torre de Belém

La Torre de Belém es una bella torre de estilo manuelino que se creó con fines defensivos en el siglo XVI. Cerca de esta torre también se pueden ver dos de los principales museos de la ciudad. Nos referimos al Museo de los Coches con la colección de carruajes más significativa del mundo, y el Museo Nacional de Arqueología.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*