Qué ver en Los Balcanes

Una ruta por Los Balcanes puede ser una gran experiencia. Estamos hablando de una zona bastante desconocida en Europa, y que sin embargo alberga auténticas joyas del turismo. Los recientes conflictos en lugares como Kosovo o Bosnia todavía siguen en la memoria de muchos, pero esta zona está renaciendo como un gran destino turístico.

La zona de Los Balcanes es bastante amplia. Para muchos se trata de la zona que antes era Yugoslavia, junto con Albania y Macedonia. No obstante, en el mapa su composición es otra, destacando Bosnia y Herzegovina, Albania, Serbia, Croacia, Kosovo, Macedonia o Montenegro.

Consejos para viajar a Los Balcanes

Para viajar por Los Balcanes, como por cualquier otro país, es bueno estudiar un poco de su historia. Solo así comprenderemos mucho mejor sus costumbres y nos daremos cuenta de la verdadera importancia de sus monumentos y de su forma de hacer las cosas. Especialmente importante es conocer algo de esas costumbres si vamos a países que difieren bastante de las nuestras, para no meter la pata demasiado. Hay que tener en cuenta que en la gran mayoría de países de Los Balcanes utilizan su propia moneda, solo algunos como Eslovenia se han unido al uso del euro. En cuanto al precio, suele ser bastante asequible, más barato que en las principales ciudades europeas. Se debe llevar el pasaporte, ya que en muchos países lo exigen, y no olvidarse de un seguro de viajes.

Dubrovnik en Croacia

Dubrovnik es uno de los lugares más turísticos de esta zona en la actualidad, sobre todo por las estupendas playas que tiene. No hay que perderse su bonito casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los fans de Juego de Tronos reconocerán este sitio por ser el utilizado para representar ‘Desembarco del Rey’. La Puerta de Pile es la entrada principal a la ciudad medieval. Hay que pasear por las famosas murallas medievales que rodean la ciudad, de casi dos kilómetros de longitud. La calle Stradun es su zona más céntrica y en donde se encuentra la Fuente de Onofrio y el Monasterio de Santo Domingo. Si el tiempo acompaña, es posible pasar un día en la playa Gradska Plaza, a pocos metros de la ciudad.

Sarajevo en Bosnia y Herzegovina

La zona vieja de Sarajevo se llama Baš?aršija o Barrio Turco. En el centro de la plaza con el mismo nombre se encuentra la Fuente Sebilj del siglo XVIII. En el centro histórico hay varias mezquitas, ya que esta ciudad es multicultural, como la Mezquita Gazi Husrev Bey o la Mezquita del Emperador. Otros edificios religiosos son la Catedral Ortodoxa, la Catedral del Sagrado Corazón o la Sinagoga de Sarajevo. La visita al Puente Latino es imprescindible, por ser el escenario en el que asesinaron al Archiduque Francisco Fernando, hecho que llevó a la Primera Guerra Mundial.

Plitvice en Croacia

En la ruta por Croacia no solo hay que pararse en Dubrovnik. El parque natural de los lagos de Plitvice es un auténtico paraíso. Se puede hacer una ruta para ver los lagos de tonos turquesa, bellas cascadas y una naturaleza salvaje que no deja indiferente a nadie. Se encuentra a unos 200 km de Zagreb. Es un parque muy extenso, pero la ruta principal pasa por las cascadas más visitadas. No obstante, para los que deseen pasar el día hay rutas de senderismo de hasta ocho horas.

Ohrid en Macedonia

Ohrid es uno de los lugares más visitados de Macedonia. Cuenta con innumerables edificios religiosos. Cuenta con bellas iglesias bizantinas, monasterios y construcciones como los anfiteatros. Sant Jovan Bgoslov Kaneo es la iglesia más fotografiada, ya que se encuentra junto a un acantilado con espectaculares vistas al lago. Otros lugares por ver son la Catedral de Santa Sofía, la Iglesia de San Clemente y Pantalón o su bello casco histórico.

Mostar en Bosnia y Herzegovina

Mostar es una ciudad realmente pintoresca, capital cultura de Herzegovina. Una de las cosas más destacadas es el bello y mítico puente de Stari Most, construido en el siglo XVI y destruido en 1993 durante la guerra de Yugoslavia, para ser reconstruido en el año 2004. En esta pequeña ciudad se pueden ver bellas casas de piedras enmarcadas por el paisaje de montaña. Es un lugar que se puede ver en un día.

Split en Croacia

Esta ciudad perteneció al Imperio romano y por eso se pueden encontrar muchos monumentos y restos arqueológicos. El Palacio de Diocleciano es una visita imprescindible, pero también lugares como el Templo de Júpiter. La Catedral de San Diomo cuenta con una torre de estilo románico-gótico. Su Museo Arqueológico nos muestra más cosas sobre la historia de Croacia, y se trata de uno de los más antiguos del país. En esta zona también hay numerosas playas, como la céntrica playa de Bacvice. A un cuarto de hora en coche, en Marja, hay un estupendo parque forestal para disfrutar plenamente de la naturaleza.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*