Qué ver en Mont Saint Michel

Mont Saint Michel

El Mont Saint-Michel es una isla situada en un enorme estuario del río Couesnon en la región francesa de Normandía. Este es uno de los lugares más visitados en esta región y de los más visitados de toda Francia. Este lugar está conectado con el continente mediante una pasarela y cuando sube la marea vuelve a ser una isla.

Vamos a ver qué se puede visitar en este lugar, que recibe el nombre debido a la abadía de Saint Michel. Si vas a la región de Normandía, esta es una visita obligada, y sin duda uno de los sitios más famosos de Francia.

Qué debes saber del Mont Saint Michel

Mont Saint Michel

Este monte se encuentra en la región de Normandía, a unos diez kilómetros de Bretaña y es una visita obligada. Se puede ver en un solo día, en unas horas, aunque vale la pena esperar por el fenómeno de las mareas. Este lugar tuvo su origen cuando se creó una iglesia en honor a San Miguel en el Monte Tombe en el año 708. Con el paso del tiempo se convirtió en una abadía protegida por murallas a modo de fortaleza, en un lugar que se encontraba protegido gracias a su excelente ubicación. Se conserva todavía el encanto medieval y en 1979 fue proclamado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hasta el siglo XIX era una isla, pero en la actualidad está conectada con el continente por una pasarela amplia que deja el paso de vehículos. Para llegar hasta el monte se puede dejar el coche en un aparcamiento e ir a pie por la pasarela o bien coger un autobús lanzadera.

La Caserne

Antes de aventurarse hacia el monte Saint Michel se suele ver la zona que es turística y está llena de infraestructuras para albergar y ofrecer todas las comodidades a los visitantes. En esta zona es en donde encontraremos un aparcamiento para dejar nuestro vehículo. También está aquí el alojamiento, con hoteles y un camping. En este lugar también se encuentran los centros comerciales, restaurantes y los sitios en donde poder coger el autobús lanzadera o los carros tirados por caballos para recorrer los más de dos kilómetros que hay hasta el Mont Saint Michel.

Pasea por las calles

Mont Saint Michel

Una vez se llega a la puerta de entrada a la zona amurallada de Saint Michel, lo que se puede hacer es pasear sin prisa por las calles de estilo medieval, ya que son realmente bonitas y tienen rincones increíbles que darán para muchísimas fotografías inolvidables. Se puede caminar por la muralla para bordear el monte o bien ir por la calle principal hasta la abadía. En el recorrido se puede parar en un café, comprar algunos souvenirs típicos y disfrutar del ambiente medieval. Se recorren en poco tiempo, por lo que podremos subir a continuación a la abadía, tomándonos nuestro tiempo.

Abadía de Saint Michel

Abadía de Mont Saint Michel

Para entrar en la abadía hay que tener una entrada, y hay que ser previsores, por lo que se debería comprar con antelación. Es un lugar muy visitado a diario, sobre todo en época de vacaciones, de forma que si no tenemos la entrada con anticipación puede que nos quedemos sin entrar. Es mejor acudir a primera hora, por lo que hay que tener en cuenta los horarios, que suelen cambiar en verano. Así podremos visitarla sin agobios.

Esta abadía comenzó a construirse en el siglo X y es sin duda la joya de la corona en este lugar. En ella hay diferentes estilos, como el románico, gótico y carolingio. Tiene muchos lugares de interés y se pueden realizar las visitas guiadas. Hay que ver el precioso techo de la nave principal, las criptas en la parte inferior, la capilla de Notre Dame Sous Terre, la fachada clásica o el bonito claustro al aire libre.

Las mareas en Saint Michel

Mont Saint Michel

Casi nadie se va de este lugar sin poder ver el fenómeno de las mareas y cómo este lugar pasa a ser de nuevo una isla. Hay ocasiones en las que la marea no alcanza a cubrir la parte baja, por lo que no vale la pena quedarse. Hay que ver cómo son las mareas y las horas en las que hay marea alta para así saber el momento en el que podremos sacar las mejores fotografías del Mont Saint Michel. Es importante saber que es peligroso andar por los bancos de arena cercanos, aunque resulte algo tentador, pues a veces las mareas suben rápidamente dependiendo de la época del año. Hay que decir que si no se hubiesen llevado a cabo las obras del dique, este lugar se habría convertido con el tiempo en un monte rodeado de praderas.

Si el coeficiente es superior a 110 entonces nos aseguramos que la marea cubrirá el dique y veremos este lugar convertido de nuevo en isla. Hay muchos puntos desde los cuales ver este fenómeno de las mareas, como por ejemplo Grouin del Sur, la Roche Torin en Courtils o en Vains-Saint-Leonard.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?