Qué ver en Narbona

Canal de Narbona

La ciudad de Narbona es una comuna francesa que forma parte del departamento de Aude, en la región de Occitania, en el sur de Francia. Esta zona ya se encontraba poblada antes de Cristo, con una colonia romana que fue la primera fuera de Italia. Llegó a ser una de las ciudades más importantes de la Galia. Por ella pasaba la Via Domitia que unía Italia con España.

Vamos a conocer todo lo que tiene de interesante la ciudad de Narbona en Francia. En este país hay pequeñas ciudades y lugares de interés más allá de París, desde Carcasona a Burdeos y también Narbona. Este tipo de destinos son ideales para visitar en un par de días, por lo que vamos a enumerar los lugares de interés.

El Canal de Narbona

Narbona

Los canales son muy importantes en Francia, ya que constituían una parte muy importante en las comunicaciones comerciales. Estos canales fluviales como el famoso Canal du Midi ya forman parte de la historia del país y aunque ya no se suelen utilizar para fomentar la economía, lo cierto es que en la actualidad tienen un gran atractivo turístico. En la ciudad de Narbona se encuentra el Canal de la Robine en su paso por el río Aude. Este canal ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es una rama lateral del Canal du Midi y a través de él se conecta con el Mediterráneo. Es posible pasear por las orillas y también navegar por los 32 kilómetros del canal. No hay que perderse Le pont des marchands, uno de los dos únicos puentes cubiertos y habitados de Francia que nos recuerdan a los de Italia. Se remonta al siglo I a. C. y contaba con seis arcos aunque en la actualidad solamente queda uno.

Catedral de San Justo y San Pastor

Catedral de Narbona

Esta catedral se inició en el siglo XIII y se terminó un siglo después. Es una catedral de estilo gótico, la tercera más alta de Francia. Reemplazó una iglesia en el siglo IV y una curiosidad reside en que nunca la terminaron del todo, ya que hay algunos remates inacabados que se pueden mostrar en las visitas guiadas. Parte del claustro está sin terminar, ya que se paró la construcción debido a que para seguir con ellas habría que tirar parte de una muralla romana. Su estilo se parece al de las catedrales del norte del país, ya que tiene cierto aire con Notre Dame de París. En el interior de la catedral hay que destacar la sillería en madera, el órgano de madera y los retablos. Su altar es de mármol y bronce.

Horreum Romano

Horreum de Narbona

Este es el único monumento romano que existe en la actualidad en la ciudad. Cuando la ciudad era un asentamiento romano llamado Narbona Martius, era un puerto comercial muy importante en el Mediterráneo. Esta zona formaba parte de esa antigua ciudad que hoy en día ha desaparecido casi por completo. Se cree que era un lugar que se utilizaba para guardar grano y vino, como los hórreos que hay en las zonas de campo. Son galerías subterráneas a 5 metros de profundidad. En la actualidad se pueden ver algunas partes, pero es difícil realizar excavaciones porque forman parte de algunos edificios que hay en la superficie.

Torre y Palacio de los Azobispos

Torre en Narbona

Este edificio se encuentra justo al lado de la catedral. Es un antiguo edificio del siglo XIII pero todavía a día de hoy sigue siendo utilizado. Dentro de la torre está el Ayuntamiento de la ciudad  y también el Museo de Arte y el Museo Arqueológico. Es posible subir los 160 escalones de la torre para poder tener las mejores vistas de la ciudad. Justo delante del Ayuntamiento es en donde se encuentran las piedras que formaban parte de la Via Domitia, el camino que comunicaba Italia con España a través de Francia.

Abadía de Fontfroide

Abadía de Fontfroide

Esta abadía está a solo 14 kilómetros de la ciudad de Narbona. Se fundó en el siglo XI como una abadía benedictina y pasó a ser una abadía cisterciense. En la abadía hay una iglesia del siglo XII y también cuenta con un claustro del siglo XIII. En el siglo XX esta abadía se vendió a unos particulares que son los que la han mantenido en buen estado desde entonces. Esta abadía tiene lugares de interés como el Patio de Honor y el edificio de los Hermanos Legos. En el patio de Luis XIV hay una estupenda fuente. El Callejón de los Hermanos Legos es un paso abovedado que lleva a la iglesia para no molestar a los monjes. También es importante la Rosaleda, con miles de rosas  y la Iglesia de los extranjeros donde peregrinos y foráneos podían acudir a las misas. La visita guiada tarda alrededor de una hora. Una de las cosas más interesantes es que esa abadía se puede visitar de noche, con las zonas iluminadas y un ambiente totalmente especial.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?