Que ver en Oslo

Hoy en día están de moda las novelas y series de televisión policiales que provienen del norte de Europa. En Netflix hay muchas producciones suecas, noruegas o finlandesas así que el ojo del turista me parece que se está inclinando hacia esas tierras heladas. Hacia Oslo, por ejemplo.

La capital de Noruega es una antigua y bonita ciudad que tiene mucho para ofrecer a sus visitantes. Es la puerta de entrada a un país de paisajes maravillosos así que tal vez el próximo verano puedas hacerte una escapada. Si es así apunta lo que puedes hacer en Oslo.

Oslo

La capital es al mismo tiempo la ciudad más poblada del país y es una de las ciudades mas antiguas de Europa pues se fundó en 1048. Por entonces no llegaba a estar a la altura de Bergen o de Nidaros pero ya entre el siglo XIII y XIV fue nombrada capital por el rey Haakon V y a partir de ahí empezó a crecer.

Como toda ciudad medieval sufrió destrucciones a mano del fuego pero siempre fue reconstruida. En el siglo XVIII empezó un tiempo de prosperidad y en el siglo siguiente se construyeron algunos de los edificios mas hermosos de la ciudad. Por entonces se llamaba Cristania aunque Oslo volvió al ruedo en 1924. Solo para agregar más información histórica Oslo cayó en manos alemanas en la Segunda Guerra Mundial debido a su importancia estratégica militar.

La ciudad está en el fiordo del mismo nombre, envuelta entre montañas y cerros más bajos. Hay muchas islas alrededor y también ríos. Los veranos son mas bien frescos aunque puede cogerte una ola de calor, y los inviernos son realmente duros con temperaturas siempre menos cero grado.

Atracciones turísticas en Oslo

El legado vikingo es uno de los imanes turísticos de Oslo así que no puedes dejar la ciudad sin visitar el Museo del Barco Vikingo. Está situado en una península y guarda uno de los barcos vikingos mejor conservados del mundo que fue encontrado en una tumba.

El museo proyecta un film llamado Los vikingos están vivos todo el día por el techo y las paredes internas del museo y a lo largo de la visita verás todo lo que se ha descubierto en excavaciones arqueológicas.

Con el ticket de este museo puedes visitar otro, el Museo Histórico, siempre y cuando no tardes mas de 48 horas en hacer la segunda visita. Siguiendo a tono con las visitas históricas está la Fortaleza Akershus. Es estupenda para visitar un día soleado. Esta construcción data de 1299 y se trata de una fortaleza medieval que ha sido modernizada a través del tiempo y así, hoy, tiene características renacentistas.

Por esta fortaleza hay visitas guiadas y la entrada es gratuita. Las visitas guiadas en verano son todos los días y recorren tanto el exterior como el interior. Fuera del verano las visitas guiadas solo son los fines de semana. Abre de 6 am a 9 pm entre el 1 de enero y el 31 de diciembre. Otro sitio interesante es el Museo Fram que versa sobre la nave polar Fram.

Fram es el nombre de un barco de madera super fuerte, tal vez el barco de madera más resistente jamás construido, para navegar los helados norte y sur. En el museo puedes subir a bordo y aprender sobre cómo sobrevivían en un clima helado la gente de antaño. La exhibición es en varios idiomas, español incluido. Abre de 10 am a 5 pm.

Otros museos interesantes son el Museo Geológico y el Museo Zoológico. Este último se centra en la vida salvaje de Noruega y el mundo, con recreaciones de animales y paisajes. El primero hoy está cerrado al público pero pregunta cuando vayas que tal vez ya haya abierto sus puertas de nuevo. Ambos forman parte del Museo de Historia Natural y si no quieres pagar una entrada puedes ir los jueves que es gratuita.

El Jardín Botánico también es muy bonito y diverso con un arboretum inmenso con 1800 plantas diferentes y una casa de madera grande y muy antigua que vale la pena conocer y que supo ser un convento en la Edad Media.

Si te gustan los parques de atracciones o brilla el sol en el cielo y quieres estar al aire libre divirtiéndote entonces ese día será un buen día para ir al Parque de atracciones TusenFryd, el parque así más grande de Noruega. Tiene mas de 30 atracciones y tiendas, carruseles, montañas rusas y demás juegos.

Incluso, en verano, hay un parque acuático con piscina, río y cascada. Otro parque, pero no de juegos, es el Parque de esculturas Vigeland, bastante popular.

Está dentro del Parque Frogner y guarda mas de 200 esculturas de Gustav Vigeland, un artista nacido en el siglo XIX. Estas hechas con granito, hierro y bronce y es un sitio realmente muy popular pues recibe más de un millón de visitas al año.

La entrada es gratuita todo el año. ¡Fantástico! Dentro hay un museo dedicado al artista, una cafetería con mesas al aire libre y un centro de visitantes con una tienda de regalos ideal para llevarse algún recuerdo.

Finalmente, tenemos el Museo Noruego de Historia Cultural. Es enorme y está al aire libre. Alberga un total de 155 casas tradicionales traídas desde todos los rincones del país, incluso una bonita iglesia del 1200.

Es un sitio estupendo para aprender sobre la historia, la cultura y el folclore noruego: juguetes, artesanías, armas, trajes típicos y en verano se puede pasear a caballo o en carruajes, participar de demostraciones de artesanías y mucho más.

Escapando un poco de la historia y la cultura hay otros sitios interesantes en Oslo. Por ejemplo, el Museo de Esquí y la Torre de Holmenkollen. La torre es una torre de salto de esquí, una de las más famosas del mundo y la mas antigua en su tipo. El museo hace un recorrido por cuatro mil años de historia del esquí en el país y hay exhibiciones dedicadas a este deporte, al snowboarding y a la exploración polar también.

Lo mejor es el punto de observación panorámico en la punta de la torre que ofrece unas vistas geniales de todo Oslo. Este lugar abre todo el año entre las 10 am y las 4 pm.

Finalmente, aunque no te guste el ballet ni la opera ni nada de eso te propongo que visites la Casa de la Ópera de Oslo pues es un edificio moderno y llamativo. Está sobre el puerto y es un sitio fantástico para quedarse un rato, subir a su techo y contemplar el paisaje de la ciudad y el fiordo.

Las ventanas arrancan a la altura del piso así que aún sin entrar al edificio puedes curiosear dentro, un interior con mucha madera clara y un estilo moderno y cálido al mismo tiempo. Las visitas guiadas son en inglés, eso sí.

Consejos: descarga a tu móvil la aplicación de Oslo oficial, gratuita para Ipad, iphone y Android y si te gustan los pases turísticos recuerda que está disponible el Oslo Pass con el cual muchas de estas atracciones que acabamos de reseñar son gratuitas. El pase de adulto tiene tres categorías, 24, 48 y 72 horas y cuesta respectivamente 42, 63 y 78 euros.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Oslo, Que ver

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*