Que ver en Oviedo y alrededores

Oviedo es la capital del Principado de Asturias, y como tal es su corazón político, religioso, administrativo. Es una ciudad antigua y tiene muchos tesoros culturales que cualquier viajero puede disfrutar.

Hoy, que ver en Oviedo y sus alrededores.

Oviedo

La ciudad fue fundada en el año 761 sobre una colina. Los monjes Fromestano y Máximo construyeron un monasterio dedicado a San Vicente y después pasó el rey Fruela I y decidió sumar una basílica y demás edificios en los que a la postre nacería su hijo, Alfonso II el Casto. ¿Existió antes un asentamiento romano en el mismo lugar? Es una especulación moderna.

Fue Alfonso II el Casto quien trasladó la capital de Asturias a Oviedo, convirtiéndola en sede episcopal con palacios, iglesias y fortificaciones varias. Hoy la muralla apenas es visible, hay ruinas aquí y allá, pero en su momento protegía la ciudad adaptándose a las formas de la colina, guardando 11 hectáreas dentro de las cuales había una zona civil y religiosa, otra mercantil y el llamado Socastiello.

Oviedo guarda relación con Santiago de Compostela. Durante el reinado de Alfonso el Casto se descubrió en Compostela una tumba que se supuso era la del apóstol Santiago, lo que hizo que el rey le concediera a la iglesia local más espacio para precisamente venerar ese hallazgo y otros tesoros. A su vez, la iglesia de Oviedo, para estar a la altura, consiguió los suyos, así que según dicen de aquí se desprende el dicho de «Quien va a Santiago y no a San Salvador visita al criado y olvida al señor«.

Que ver en Oviedo

El casco antiguo de Oviedo es el primer tesoro que no podemos perdernos. Es peatonal, así que caminar por él es un placer. El paseo desde la Universidad hasta la Catedral, o desde el Palacio del Marques de San Félix hasta el Camposagrado es un reguero de postales culturales e históricas con plazas, calles, plazoletas…

Hay muchas plazas: está la plaza de la Catedral, la plaza de Alfonso II el Casto, donde están los palacios de de la Rúa y de Valdecarzana, y Cimadevilla, la parte mas antigua del propio casco antiguo. Aquí es donde está la plaza de Trascorrales y la plaza de la Constitución, el edificio del Ayuntamiento, del siglo XVIII, y la Iglesia de San Isidoro. También está la plaza con pórticos del Fontán, rodeada de casas coloridas que también están en la plaza de Daoíz y Velarde.

La Universidad de Oviedo, del siglo XVI, está antes de llegar a Ensanche, y vale la pena hacerle una visita pues siempre hay actividades culturales. Una vez en el Ensanche nos adentramos en el siglo XIX, en la plaza de la Escandalera y el Parque Campo de San Francisco. Está el Palacio Regional, sede del Principado, el viejo Banco Herrero y la Caja de Asturias, todos edificios de estilo más afrancesado. Si ves por televisión la entrega de los premios Príncipe de Asturias puedes ver donde se entregan, en el Teatro Campoamor.

Si lo tuyo son las compras entonces hay que caminar por la calle Uría. Hay muchas tiendas, pero las maravillas arquitectónicas siguen a la vista, por ejemplo, lo que fuera el Hospicio Provincial, edificio del siglo XVIII, hoy un lujoso hotel.

La Catedral de Oviedo es de estilo gótico flamígero y resaltan su torre, el pórtico y el rosetón. Dentro de la Cámara Santa está el Arca Santa, la Cruz de la Victoria y la Cruz de los Ángeles, las reliquias que eran tan famosas siglos atrás y hacían que los peregrinos rumbo a Santiago de Compostela se detuvieran antes aquí.

Es en los alrededores de la catedral que encuentras los demás edificios históricos e importantes. A saber el Museo Arqueológico, en el viejo convento de San Vicente o el Museo de Bellas Artes, en el Palacio de Velarde. También está la Iglesia de San Tirso. La verdad es que en estos sitios nos encontramos con muchas piezas de arte bien representativas del arte astuariano a través de los siglos.

El estilo prerrománico asturiano se ve reflejado en San Julián de los Prados, San Miguel de Lillo, la Iglesia de Santa maría de Bendones, la de San Pedro de Nora, la de San Tirso y Santa María del Naranco, Monumentos Nacionales todas. Junto con la Foncalada (una fuente medieval), la Cámara Santa y la Santa Cristina de Lena forman parte de lo que la UNESCO ha declarado aquí Patrimonio de la Humanidad.

En materia de museos puedes conocer la catedral y la Cámara Santa, el Museo de Bellas Artes, con obras del Greco o Goya, el Museo Arqueológico, una visita imprescindible, el centro de Interpretación del prerrománico asturiano o el Museo de Geología de la Universidad de Oviedo. De hecho, el propio edificio de la universidad, como dijimos antes, es una maravilla histórica. El Mercado El Fontán, en el casco antiguo y a metros de la plaza del Ayuntamiento, es donde predominan los olores y sabores locales.

También puedes conocer la Sinagoga de Oviedo, en la misma zona del Fontán, la antes mencionada Plaza Trascorrales, con la estatua de La Lechera o, la muralla medieval. Muchos olvidan la muralla, originalmente de 1400 metros, aunque hoy solo existe en algunas calles (Paraíso y Postigo Alto) o el acueducto de Los Pilares cuya agua llegaba a las fuentes del Naranco, en Ules, Boo y Fitonia. Originalmente tenía 42 arcos y 390 metros de largo con 10 de altura, construida en el siglo XVI, pero en 1915 se derribó para expandir la ciudad y solo son visibles cinco arcos que fueron restaurados en 2006.

Si vas en verano o primavera y te apetece caminar entre el verde puedes conocer los Jardines de la Rodriga, en la calle Campomanes y el Seminario, restos de jardines nobles del siglo XIX;  o caminar por la sierra del Monte Naranco donde se alza el Pico Paisano de 632 metros de alto con la escultura del Sagrado Corazón de Jesús y vistas panorámicas geniales y las iglesias que nombramos antes, la de Santa maría del Naranco o San Miguel del Lilo.

También puedes caminar por el Campo de San Francisco o el Parque Purificación Tomás, el parque del Oeste, el Parque de Invierno, el parque El Campillín o el Jardín de los Reyes Caudillos, por ejemplo.

Que ver en los alrededores de Oviedo

Si vas a conocer Oviedo y quieres ver qué hay en los alrededores, pero sin recorrer grandes distancias, hay algunos destinos que no están lejos y puedes alcanzar. Por ejemplo, está el balneario Las Caldas, a unos 9 kilómetros anda más. Es una elegante villa termal del siglo XIX.

También está el Museo de la Minería y de la Industria y Pozo San Vicente, a media hora de Oviedo, en El Entrego, zona carbonífera por excelencia. Al lado del museo está el castilete del pozo de San Vicente. Hablando de minería también está el Ecomuseo Minero Valle de Samuño y Pozo San Luis que incluye un viaje en tren por el hermoso Valle de Samuño, el recorrido de un kilómetro por adentro de una mina y todo el pueblo minero.

La Cueva de La Peña de Candamo está a poco más de media hora de Oviedo, en San Román, cerca de la desembocadura del río Nalón. Hay pinturas y grabados rupestres de más de 10 il años de antigüedad, Patrimonios de la Humanidad. Y un poco más lejos puedes acercarte a las ciudades de Avilés y Gijón, con sus atractivos urbanos.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*