Qué ver en Pamplona

Imagen| Pixabay

Capital del antiguo reino de Navarra, los orígenes de Pamplona se retrotraen al siglo I a.C. cuando los romanos fundaron la ciudad de Pompaelo sobre un antiguo poblado nativo. Mundialmente conocida por los Sanfermines, Pamplona es una localidad acogedora que cuenta con un activo casco histórico repleto de comercios, actividades culturales y paradas gastronómicas para pasar momentos muy agradables. Además, su céntrica ubicación geográfica en Navarra es idónea para conocer otros sitios interesantes en la región. ¿Nos acompañas en esta ruta por Pamplona?

El centro histórico de Pamplona

El casco antiguo, llamado Alde Zaharra en euskera, cuenta con un trazado medieval de casas bajas y calles estrechas. En él se encuentra la mayor parte de su patrimonio monumental.

Murallas de Pamplona

La muralla de Pamplona, con 5 kilómetros de extensión, que rodea una gran parte del centro histórico y la fortaleza de la Ciudadela es una de las mejor conservadas de Europa. Para conocerla se puede dar un paseo por la parte alta de la misma así como bajar a sus pies para observar su tamaño real.

La Ciudadela

Una vez finalizada la vista a las murallas puedes continuar por la Ciudadela, una fortificación renacentista a caballo entre los siglos XVI y XVII, que se caracteriza por su forma de pentágono estrellado de cinco puntas y está considerada como el mejor ejemplo de arquitectura militar del Renacimiento en España.

Catedral de Santa María la Real

Otra visita indispensable en Pamplona es la catedral gótica de Santa María la Real, erigida en los siglos XIV y XV aunque su fachada es de estilo neoclásico. En el interior hay joyas como el claustro (uno de los mejores de Europa del siglo XIV), la sacristía, las capillas, la sillería, el coro o los sepulcros reales de Carlos III de Navarra y Leonor de Castilla.

Además, si puedes, sube a su torre norte donde se encuentra la campana de María desde la que hay unas vistas impresionantes de toda la ciudad.

Al salir de la catedral dirígete a la plaza de San José, un hermoso espacio en Pamplona donde destaca la fuente de los Delfines, la única que también es una farola en la localidad.

Plaza del Castillo

En la plaza del Castillo se sitúa el centro neurálgico de la vida en Pamplona. Desde su construcción, la plaza es uno de los iconos más reconocibles de la ciudad y en donde se celebran los acontecimientos más importantes. Este sitio está delimitado por espléndidas casas señoriales del siglo XVIII y por numerosos barres con terraza donde probar la excelente gastronomía navarra.

Imagen| Pixabay

La calle Estafeta, célebre por los encierros de San Fermín, es otro lugar donde disfrutar del buen vino y varias raciones de pinchos. Sus fiestas más populares se festejan entre el 6 y el 14 de julio para conmemorar al patrón de Navarra.

Jardines de la Taconera

Por otra parte, si te apetece dar un paseo por Pamplona y respirar aire fresco, dirígete al parque más antiguo del municipio, los Jardines de la Taconera, donde viven en libertad varios pavos reales.

Parque de Yamaguchi

También puedes ir al parque de Yamaguchi, un jardín de estilo japonés precioso ubicado a sólo 20 minutos caminando del centro histórico. Este parque nació a causa del hermanamiento de Pamplona con la ciudad japonesa de Yamaguchi. Dando un paseo por los jardines encontrarás árboles y plantas procedentes de Asia así como un estanque con un puente y una cascada.

Museo de Navarra

Ubicado cerca de la cuesta de Santo Domingo, en el antiguo hospital de Nuestra Señora de la Misericordia encontramos el Museo de Navarra. Aquí se pueden conocer la historia de Navarra y observar piezas tan importantes como el mosaico romano del Triunfo de Baco del siglo I, el mapa de Abauntz, el retrato del marqués de San Adrián realizado por Goya y la Arqueta de Leyre, obra del arte islámico entre otros.

Iglesia de San Cernín

La iglesia de San Cernin, patrón de la ciudad, es un templo de estilo gótico que data del siglo XIII que se caracteriza en el interior por su gran capilla barroca adosada y en el exterior por su pórtico decorado con bonitas tallas y por su fachada con dos altas torres.

Iglesia de San Nicolás

Se trata de otra iglesia gótica que en su interior alberga un gran órgano barroco, que es uno de los más importantes de la comunidad foral.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*