Qué ver en Sacromonte

Barrio del Sacromonte

Responderte a qué ver en Sacromonte nos lleva hasta la preciosa ciudad de Granada, mundialmente famosa por su Alhambra y sus puestas de sol. Es un barrio de los seis que conforman el distrito del Albaicín y está situado a la vera del río Darro.

El Sacromonte se extiende sobre las laderas del valle de Valparaíso, justamente mirando a la Alhambra. Pero, sobre todo, te llamará la atención por sus famosas casas cueva. Son viviendas excavadas en la roca que aprovechan las paredes de la colina como fachadas. En este artículo te hablaremos de ellas como lo más típico, pero también de otros lugares que ver en Sacromonte.

Las casas cueva

Casa cueva

Una casa cueva del Sacromonte

Acabamos de explicarte en qué consisten estas viviendas, pero ahora te diremos que sus paredes exteriores se encalaban y que, junto a otras casas forman plazoletas llenas de encanto. Completan el conjunto la pita, la chumbera y otras plantas. Se cree que el origen de estas viviendas tan típicas está en el siglo XVI, cuando los musulmanes y judíos perseguidos abandonaron Granada y se instalaron en la zona.

No obstante, hay una preciosa leyenda sobre la creación de las casas cueva que merece la pena que te narremos. Dice justamente que, cuando los Reyes Católicos expulsaron a los nobles árabes de la ciudad, estos marcharon al norte de África. Sin embargo, temiendo que los salteadores les robaran sus riquezas por el camino, las escondieron en el Sacromonte.

A su vez, las autoridades liberaron a los esclavos de raza negra que aquellos tenían. Estos sabían que sus señores habían enterrado sus riquezas en esa zona y se lanzaron a buscarlas. Para encontrarlas, excavaron numerosos huecos en el Sacromonte, pero no hallaron nada. Agotados por el esfuerzo y sin tener a donde ir, aprovecharon las oquedades como viviendas. De este modo, nacieron las casas cueva.

Por otra parte, nunca dejaron de buscar esos tesoros, muchas veces sirviéndose de hechiceras. No en balde, por la raza de esos primeros habitantes, también se conoce al lugar como el Barranco de los Negros. Pero, más tarde, se instalaron en el Sacromonte grupos nómadas de etnia gitana que lo han hecho famoso por sus manifestaciones de cante y danza.

Otra curiosidad de las casas cueva es que no hay dos iguales. Como se iban excavando las habitaciones sobre la marcha en función de las necesidades de la familia que las habitaba, todas son distintas. Pero, si quieres conocer mejor la historia y el presente de estas viviendas, vamos a recomendarte su museo.

Museo Cuevas del Sacromonte

Museo Cuevas del Sacromonte

Interior de una de las casas del Museo Cuevas del Sacromonte

Justamente, para conservar esa curiosa tradición de viviendas cueva, se creó este museo que, además, incluye un centro de interpretación del valle del Darro y que es otro de los lugares obligados que ver en Sacromonte. Asimismo, dispone de un impresionante mirador que te ofrece perspectivas únicas de la Alhambra. Su horario de apertura es de 10 a 18 horas entre octubre y marzo y de 10 a 20 el resto del año. Además, solo cuesta cinco euros por persona.

El museo te permite visitar once cuevas que se hallan en su estado original, como cuando eran habitadas por sus moradores. Cada una de las oquedades te muestra aspectos relativos a las formas de vida de aquellos. Así, tienes una cueva vivienda, otra cuadra y varias más dedicadas a los oficios tradicionales del lugar (cestería, cerámica o telar). Igualmente, completa el museo una cueva dedicada a la historia del flamenco y otra que expone la tradición de este tipo de arquitectura en el mundo. Es lo que se ha denominado expresivamente arquitectura troglodita.

Abadía del Sacromonte

Abadía del Sacromonte

La espectacular abadía del Sacromonte

Este impresionante monasterio se construyó a principios del siglo XVII tras el hallazgo en la zona de los restos de San Cecilio, discípulo del Apóstol Santiago. En la misma época, también se encontraron en el lugar los llamados Plomos del Sacromonte, una falsificación de la que te hablaremos más adelante por su singularidad.

En cualquier caso, todo ello propició la edificación de esta abadía. Su estilo es clásico, con galerías de arcos de medio punto sobre columnas toscanas que se abren a un claustro central. Asimismo, en este hay una gran fuente. Respecto a la iglesia, está consagrada a la Virgen de la Asunción y dispone de tres naves. En ella destacan el coro, el retablo de la capilla mayor y una talla del Cristo del Consuelo datada, igualmente, en el siglo XVII y atribuida a José Risueño.

Por otro lado, también cuenta la abadía con un magnífico museo. Se inauguró en 2010 y dispone de obras de gran valor. Entre estas, incunables y códices de época árabe y medieval, textos de San Juan de la Cruz o un mapa del mundo de Ptolomeo. Asimismo, cuenta con una excelente colección pictórica y escultórica, con trabajos de Goya, Gérard David, Alonso Cano o Pedro de Mena. Sin embargo, lo más peculiar del museo son los llamados Plomos o Libros Plúmbeos del Sacromonte, que te mencionábamos con anterioridad.

Se trata de 223 planchas de impresión con dibujos y textos en latín y árabe que reproducen un supuesto quinto evangelio revelado en esta última lengua por la Virgen María a sus autores. Pero, en realidad, es una de las falsificaciones más famosas de la historia. Según el hispanista Henry Kamen, fueron elaborados por Miguel de Luna y Alonso Castillo, dos moriscos que pretendían conciliar el islam y el cristianismo. Sin embargo, los textos fueron declarados heréticos ya en 1682 por el papa Inocencio XI.

Miradores y fiestas del barrio

La Alhambra

Vista de la Alhambra desde uno de los miradores del Sacromonte

Como te hemos dicho, este barrio se extiende sobre una ladera del valle de Valparaíso. Para ascender a la parte más alta tienes que recorrer el denominado Camino del Sacromonte. Y, en el trayecto, te encontrarás con magníficos miradores que te ofrecen espectaculares vistas de Granada y, muy especialmente, de la Alhambra, que se halla enfrente. Entre estos miradores, están los de la Lola, la Verde de Enmedio, de la Cuestecilla Alborea y de la Abadía.

Por otra parte, además de saber qué ver en Sacromonte, también querrás empaparte de la vida del barrio. Para ello, te aconsejamos que lo visites cuando celebra alguna de sus festividades. Las más importantes son dos. Una primera tiene lugar el primer fin de semana de septiembre. Es la fiesta popular y cuenta con comidas al aire libre y verbenas. Pero, sobre todo, se celebra un antiguo pasacalles de disfraces que llega hasta el vecino Albaicín.

En cuanto a la segunda festividad, es la romería de San Cecilio, que tiene lugar el primer fin de semana de febrero. Asimismo, son importantes el carnaval, la Semana Santa y el Día de Mariana Pineda, que rinde homenaje a la heroína ejecutada durante el reinado de Fernando VII e inmortalizada por Lorca en una obra de teatro.

Los bares tradicionales

Habas con jamón

Un plato de las típicas habas con jamón

Tampoco puedes perderte en este precioso barrio sus bares tradicionales, que han sabido conservar todo su encanto. No es este el lugar para hacer publicidad de alguno de ellos, solo te diremos que todos tiene algo especial. Pero, sobre todo, te hablaremos de lo que puedes comer en ellos, porque también hay una gastronomía típica del lugar.

Básicamente, consiste en tapas, pero tan deliciosas como cualquier gran receta de un consumado chef. Quizá el plato por excelencia sea la tortilla del Sacromonte. Lleva sesos de carnero, criadillas y otra casquería. Pero también se le echan nueces, guisantes, patatas e incluso pan rallado.

Más ligera es la ensalada zalamandroña, una receta que procede de los árabes. Lleva bacalao, pimientos, tomate, cebolla, calabacín seco, aceitunas negras y aceite de oliva. Pero, posiblemente, sean más sabrosas aún las habas con jamón. Se elaboran con estos dos productos de la zona (el jamón viene de Trévelez). Además de ellos, lleva tomate comino, aceite y pimienta. Asimismo, se le añade un huevo escalfado o en tortilla. Como curiosidad, te diremos que debes comerlas calientes, porque, de lo contrario, las pequeñas habas pueden quedar aceitosas.

Finalmente, como postre de tu comida en el Sacromonte, tienes delicias de repostería elaboradas en los distintos conventos de Granada. Es el caso de los hojaldres de San Jerónimo o los huevos moles de San Antón. Pero también puedes elegir otras maravillas de origen musulmán como las aljojábanas, que son empanadillas de miel y queso, o los almohados, una suerte de buñuelos.

Espectáculos de arte flamenco, otra cosa que ver en Sacromonte

Flamenco

Un espectáculo de flamenco

Respecto a qué ver en Sacromonte, vamos a hablarte ahora de una actividad distinta de la visita a monumentos. Te hablamos de disfrutar del más genuino arte flamenco. En este barrio existen, actualmente, numerosos tablaos en los que se representan espectáculos de este tipo.

Son las denominadas zambras o reuniones en las que se canta y baila al ritmo de palmas y guitarras. Son fiestas llenas de vivacidad y fuerza que llegan hasta altas horas de la madrugada y que fascinan a los turistas extranjeros. Por tanto, es una magnífica forma de que termines tu día de visita al Sacromonte. Te aconsejamos que no te las pierdas.

En conclusión, te hemos mostrado qué ver en el Sacromonte de Granada, así como otras actividades que te ofrece este barrio tan típico. No obstante, ya que estás en la ciudad, también debes acercarte a sus grandiosos monumentos. Entre ellos, por supuesto, la inigualable Alhambra y el no menos espectacular Generalife. Pero también la catedral de la Encarnación y la Capilla Real. Todo ello, naturalmente, sin olvidar otros barrios típicos como el ya citado Albaicín, declarado Patrimonio de la Humanidad. Anímate a viajar a la ciudad andaluza y disfruta de sus maravillas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*