Qué ver en Sigüenza y alrededores

Sigüenza

¿Vas a viajar a la provincia de Guadalajara y te preguntas qué ver en Sigüenza y alrededores? Visitar esta localidad situada en la comarca de la Serranía supone hacer un viaje en el tiempo por su pasado celtíbero, romano, visigodo y árabe.

Como resultado de su historia, podemos hablarte de una Sigüenza medieval que convive con la renacentista y la barroca, así como, por supuesto, con la moderna ciudad actual. Además, esta preciosa villa de Castilla-La Mancha, declarada conjunto histórico-artístico en 1965, te ofrece un entorno natural maravilloso. Por todo esto, vamos ya a mostrarte qué ver en Sigüenza y alrededores, una localidad que está a la altura de otras alcarreñas igualmente bonitas. Por ejemplo, Molina de Aragón, de la que ya te hemos hablado.

Castillo de Sigüenza

Castillo de Sigüenza

El castillo, uno de los principales monumentos que ver en Sigüenza y alrededores

Uno de los grandes símbolos de la villa es su impresionante castillo-fortaleza erigido en el siglo XII sobre los restos de otro anterior. Posteriormente, fueron añadiéndosele nuevas edificaciones como la puerta defendida por dos torres gemelas que da a la ciudad y que es del XIV. Pero fue el cardenal Mendoza quien lo convirtió en un auténtico palacio cien años después.

Ya desde sus orígenes perteneció a los obispos seguntinos, que también eran señores de la localidad. No obstante, sirvió de alojamiento a muchos reyes a su paso por Sigüenza. Algunos, incluso, tuvieron menos suerte. En la fortaleza estuvo confinada doña Blanca de Castilla, esposa de Pedro I el Cruel.

Ya durante la Guerra de la Independencia sufrió graves daños que acabaron por dejarlo casi en ruinas. Sin embargo, en los años setenta del pasado siglo fue completamente rehabilitado para usarlo como parador de turismo.

La catedral de Santa María

Catedral de Sigüenza

La catedral de Santa María de Sigüenza

Probablemente, el otro gran símbolo de Sigüenza sea su majestuosa catedral de Santa María. Comenzó a construirse a mediados del siglo XII para terminarse unas décadas más tarde. Por ello, combina el estilo románico de influencia cisterciense con el primer gótico. No obstante, posteriormente se le añadieron nuevas dependencias como el claustro o la sacristía. Uno de sus laterales se abre a la espectacular Plaza Mayor de Sigüenza, una joya renacentista edificada por orden del cardenal Mendoza, entonces obispo de la localidad.

Su planta presenta tres naves separadas por pilares, atravesadas por un amplio crucero y coronadas por una cabecera con cinco ábsides decrecientes. Especial magnificencia tiene la fachada oeste o principal, que es, igualmente, románica, aunque, más tarde se le sumaron elementos barrocos y neoclásicos. Consta de tres puertas entre las que destaca la central o de los Perdones. Asimismo, dos esbeltas torres defensivas que, inicialmente, estaban exentas la circundan. Son las de don Fadrique y de las Campanas, pero, quizá más característica sea la Torre del Gallo, edificada a comienzos del siglo XIV también con fines militares.

Pero, si imponente es la catedral por fuera, no menos espectacular es su interior con sus bóvedas ojivales de crucería, sus grandes pilares y sus magníficas capillas. Entre estas últimas, te aconsejamos que veas la de la Anunciación, que combina elementos platerescos con otros mudéjares; la de San Marcos, que es gótica e, igualmente, plateresca o la de los Arce, que alberga la preciosa escultura funeraria del famoso doncel de Sigüenza.

Otras iglesias que ver en Sigüenza y alrededores

Monasterio de Nuestra Señora de las Huertas

El monasterio de Nuestra Señora de las Huertas en Sigüenza

Pero no es la catedral el único templo que debes visitar en la villa castellana. También es magnífica la iglesia de San Vicente, construida a principios del siglo XII en estilo románico y que alberga un Cristo gótico del XIII. Otro tanto podemos decirte de la iglesia de Santiago, de la misma época, que destaca por su gran portada de arquivoltas.

Por su parte, la iglesia de San Francisco se halla en el barrio de San Roque, que fue una ampliación de la localidad desarrollada en el siglo XVIII. Este es un ejemplo de urbanismo ilustrado, con calles anchas y rectas y casonas de diseño uniforme. El templo, como todo el barrio, responde al estilo barroco. En él se halla, igualmente, la ermita de San Roque, construida a principios del XIX siguiendo los cánones del neoclásico. A la misma época y estilo pertenece la iglesia de Santa María.

Como pulmón natural del barrio de San Roque, los ilustrados crearon el paseo de la Alameda, donde se hallan otras dos magníficas construcciones religiosas. Te hablamos de la ermita del Humilladero, datada en el siglo XVI, que combina rasgos renacentistas con elementos góticos como la bóveda policromada. Pero, sobre todo, nos referimos al monasterio de Nuestra Señora de los Huertos, edificado en el siglo XVI sobre los restos de una antigua iglesia visigoda. Responde al estilo gótico tardío, aunque su portada y buena parte de su decoración son platerescas.

Casa del Doncel y palacio de Luján

Casa del Doncel

Casa del Doncel de Sigüenza

Ya te hemos mencionado de pasada al doncel de Sigüenza. Fue un caballero de la Orden de Santiago que murió de forma heroica en la Guerra de Granada. En su reconocimiento, también se conoce a la villa como «la Ciudad del Doncel». Asimismo, su casa familiar es uno de los monumentos más bonitos de la localidad. La casa del Doncel o palacio de los marqueses de Bédmar es un precioso edificio del gótico civil que destaca por su fachada almenada y sus escudos nobiliarios.

Por su parte, el palacio de Luján fue vivienda del ya citado obispo Fernando de Luján. Es una construcción renacentista de mediados del siglo XV que, más tarde, perteneció a la familia Gamboa, quien colocó su escudo heráldico en la fachada. Actualmente, es sede del Museo Diocesano de Arte Antiguo, que alberga un espectacular patrimonio artístico religioso fechado entre los siglos XII y XX. Entre sus piezas, puedes ver obras de Francisco Salzillo, Francisco Zurbarán o Luis de Morales.

Palacio Episcopal y otros monumentos

El palacio Episcopal

El magnífico palacio Episcopal

En el siglo XV, el arcediano Juan López de Medina, apoyado por el cardenal Mendoza, fundó en Sigüenza la Universidad de San Antonio de Portacoeli. Ya en el XVII, el obispo Santos de Risoba construyó nuevos edificios para ella. Entre ellos, el Seminario Conciliar de San Bartolomé y el palacio Episcopal. Tanto uno como otro son de estilo barroco y presentan grandes portadas. La universidad desapareció en el siglo XIX, pero, actualmente, hay cursos de la de Alcalá de Henares que se imparten en Sigüenza.

Por otro lado, el hospital de San Mateo fue edificado en el siglo XV y, ya rehabilitado, alberga una residencia de la tercera edad. El Pósito de la Harina, del XVI, ha sido transformado en teatro auditorio. Y el palacio de Infantes fue construido en el XVIII por el arquitecto italiano Bernasconi. Es un edifico barroco de tres pisos que se organiza en torno a un gran patio central.

Qué ver en los alrededores de Sigüenza

Barranco del río Dulce

Parque Natural del Barranco del Río Dulce

Como te decíamos anteriormente, si bonita es esta localidad castellana, no menos lo es su entorno. De ahí que estemos hablándote de qué ver en Sigüenza y alrededores. Ahora llegamos a estos últimos. Su comarca tiene varios pequeños pueblos llenos de encanto y dos espacios naturales protegidos.

El primero de estos es el Parque Natural del Barranco del Río Dulce. Engloba una superficie de más de ocho mil hectáreas en torno al espectacular cañón del río que le da nombre. También es Zona de Especial Protección de Aves y Lugar de Importancia Comunitaria. Para ver sus espectaculares paisajes, tienes varias rutas de senderismo.

Así, la de Aragosa-La Cabrera-Pelegrina, de doce kilómetros y dificultad baja por ser toda llana. O la de la Hoz de Pelegrina, de solo cuatro, aunque recorre la zona más abrupta. Uno de sus lugares más impresionantes es la cascada del Gollorio. Por su parte, la de El Quejigar, de cinco kilómetros, atraviesa un precioso robledal. Asimismo, hay una ruta para invidentes de un kilómetro y medio que parte de La Cabrera.

El otro espacio natural que debes conocer es el Lugar de Interés Comunitario del Valle y Salinas del Río Salado con la microrreserva de los Saladares. Incluido en la Red Natura 2000, tiene una extensión de casi doce mil hectáreas e incluye varias zonas espectaculares. Por ejemplo, el macizo de Ribas de Santiuste, los encinares de Santamera o las propias salinas fluviales. Pero, para completar nuestra descripción de lo que ver en Sigüenza y alrededores, también tenemos que hablarte de algunos pueblos.

Palazuelos, Pelegrina o otras localidades

Palazuelos

Puerta de la Villa de Palazuelos

Es el caso de Palazuelos, una pequeña villa fortificada que conserva su trazado de calles medievales. De hecho, sus murallas son uno de los conjuntos de este tipo mejor conservados de toda España. Y, como no podía ser de otra forma, también está dominada por un espectacular castillo edificado en el siglo XV por el marqués de Santillana.

Asimismo, te aconsejamos que visites en esta villa la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Fue construida en el XVI sobre otra anterior románica de la que ha quedado la portada y, en su interior, posee un precioso artesonado de influencia mudéjar. Pero, como te decíamos, todo el conjunto urbano de Palazuelos es una maravilla.

En cuanto a Pelegrina, también cuenta con un magnífico castillo que se eleva sobre un cerro dominando el valle del río Dulce. Tiene planta rectangular y, además de la torre del homenaje, cuenta con otras de forma cilíndrica. Aunque está peor conservado que el anterior, también merece la pena que lo visites. Y, de paso, acércate a la iglesia parroquial, una maravilla de estilo románico edificada en el siglo XII.

Finalmente, en Barbatona tienes el santuario de la Virgen de la Salud; en Guijosa y en Santiuste puedes ver, igualmente, espectaculares castillos; en Cincovillas, la iglesia románica de San Vicente, construida en el siglo XII, y en Torresaviñán, además de ver su fortaleza, puedes seguir la Ruta de don Quijote.

En conclusión, te hemos mostrados qué ver en Sigüenza y alrededores. Como has podido apreciar, la llamada «Ciudad del Doncel» es una maravilla monumental y su entorno una joya de la naturaleza. Anímate a visitar esta localidad de Guadalajara y disfruta de todo lo que te ofrece.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*