Qué ver en Tánger

Imagen| Turismo Marruecos

Ubicada en el extremo norte del país, Tánger es una ciudad bulliciosa que a lo largo de toda su historia ha estado habitada por diferentes pueblos (cartagineses, romanos, fenicios, árabes…) que han dejado en ella su impronta. Fruto de esa mezcla de culturas, Tánger tiene hoy un carácter cosmopolita y multicultural que ha inspirado e inspira a generaciones de artistas.

Además, es el segundo centro industrial de Marruecos tras Casablanca y una importante ciudad turística para Marruecos gracias a sus playas, sus paisajes y su interesante patrimonio cultural.

Su ubicación, su historia y sus múltiples posibilidades de alojamiento hacen a Tánger un destino muy deseado para viajeros en busca de aventuras e inolvidables recuerdos.

Imagen| Turismo Marruecos

La Alcazaba

Desde el Zoco Chico se accede a la Alcazaba, la zona alta de la Medina que, rodeada de murallas, tiene unas maravillosas vistas del puerto y la bahía de Tánger. En días muy despejados, incluso podrás divisar el emblemático Peñón de Gibraltar.

Caminando por sus calles empedradas sentirás el ambiente tranquilo de la Alcazaba y te empaparás de la rica historia de esta ciudad africana. Aquí se encuentra Dar el Markhzen, el antiguo palacio del gobernador que data del siglo XVIII. Hoy es sede del museo de Artes Marroquíes mientras que el palacio adjunto, Dar Shorfa, es sede del museo arqueológico, el cual muestra artesanías y objetos históricos del país entre la Edad del Bronce hasta el siglo XX.

Otro de los lugares que conocer en la Alcazaba de Tánger es la mezquita Bit El-Mal con su minarete de ocho caras, el antiguo tribunal Dar esh- Shera y la plaza de la Kasbah. En las proximidades se pueden visitar las tumbas de Ibn Jaldun e Ibn Batouta, dos figuras históricas marroquíes de gran interés.

Las murallas de Tánger

La muralla de Tánger es otro de los monumentos más interesantes que visitar en la ciudad. Es un bastión cuadrado que presenta torres, atalayas y un camino para hacer la vigilancia.

Debido a la ubicación estratégica de Tánger frente al Estrecho de Gibraltar y en el norte del país, la muralla permitía controlar la zona y mantenía a salvo la Medina y la Alcazaba, donde se situaba el poder político.

Las murallas de Tánger presentan trece puertas de acceso y cuentan con siete baterías de defensa. En el área norte verás la Bab Haha y la Bab al – Assa que comunican la Alcazaba con la Medina mientras que en la zona sur se encuentra la Bab Fahs, que conecta la Medina con el resto de Tánger.

Pasea por la animada calle Marina que lleva hasta el puerto y sal por la Bab el Bahr que da paso a la inmensa bahía con sus fortines, el Borj el Mosra y el Borj el Hadioui. Disfruta de unas vistas preciosas del puerto yendo hacia el norte y acercándote hasta el Borj el-Baroud.

Imagen| Guías Viajar

La Medina

La Medina de Tánger conserva el encanto árabe y algunas zonas de murallas con torres portuguesas pese a haber sido influenciada por las corrientes arquitectónicas europeas en los últimos siglos.

Dentro de la Medina se pueden distinguir dos zonas principales: el Zoco Grande (también conocido como Plaza 9 de abril en donde antiguamente se ubicaba el mercado rural) y el Zoco Chico (una pequeña plaza rodeada de cafés y hostales en donde se reunían antiguamente los intelectuales).

Dentro del Zoco Grande, recientemente renovado, encontramos la mezquita de Sidi Bu Abid (1917) que cuenta con un minarete de cerámica, así como el Palacio del Mendub y la Medubia, en cuyos jardines se encuentran dragos centenarios y restos de cañones de los siglos XVII y XVIII. Frente a ella se sitúa la puerta Bab Fahs, donde empieza la Medina.

El Zoco Chico es una plaza rodeada de cafés ubicada al final de la calle Siagin. Aquí podemos encontrar la antigua iglesia católica de la Purísima, que actualmente es un centro social de las hijas de la Caridad de Calcuta.

Próxima a ella está la primera residencia del embajador del sultán Mendub en Tánger durante el siglo XIX llamada Dar Niaba. Siguiendo el recorrido por el Zoco Chico llegamos a la calle de los Mouahidines que es la zona principal de venta de artesanía de la ciudad. Cerca de esta calle hallamos la Mezquita Grande, que durante la época portuguesa fue una catedral bajo la advocación del Espíritu Santo.

Imagen| Pixabay

Otros lugares de interés

  • En la Medina merece la pena conocer la zona de los bazares de la calles Francis, Mouahidines y Siaguin, donde seguramente encontrarás el mejor recuerdo de tu viaje a Tánger.
  • En el Barrio Beni Idder, situado al sur de la Medina, podemos encontrar la Sinagoga Nahón de la calle Cheikh actualmente convertida en museo y una de las sinagogas más bonitas del mundo. En otra sinagoga del barrio está el Museo Fundación Lorin con varias sala de exposiciones.
  • La visita al Puerto de Tánger muy recomendable para ver a la gente del mar trabajando en su oficio dada la actividad que suele haber.
  • El Boulevard Mohamed VI se ubica muy próximo al puerto marítimo. Un paseo junto al mar y a los edificios envejecidos por el paso del tiempo recuerda, en cierto modo, a las ciudades portuguesas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?