Que ver en Yucatán

México es un país muy turístico, con miles de años de historia y paisajes maravillosos. Uno de sus centros turísticos más populares es la península de Yucatán, un sitio asombroso con tesoros naturales y arqueológicos que convierten nuestro viaje en algo inolvidable.

Yucatán, entonces, es nuestro destino de viaje hoy.

La península de Yucatán

Esta península está compuesta por tres estados, Yucatán mismo, Quintana Roo y Campeche, dentro de lo que es México, pues también aquí está Belice y parte de Guatemala. La capital del estado de Yucatán es Mérida.

Antes de la llegada de los españoles a esta zona se la conocía con el nombre Mayab (no muchos, su significado), y era muy importante para la civilización maya. Así es que la península es donde estuvieron las importantes ciudades de Izmaal, Chichen Itzá o la actual Mérida, antes llamada Ichcaanzihóo.

Tras el colapso de esta civilización muchas de estas ciudades y otras fueron abandonadas y otras subsistieron aún a la llegada de los españoles, a comienzos del siglo XVI. De aquí que la región sea un importante lugar de yacimientos arqueológicos correspondientes a distintos periodos del desarrollo maya.

Aquí hace mucho calor en verano, estamos en el Trópico de Cáncer, así que en promedio durante todo el año se tiene una temperatura de 24ºC, aunque explota en los meses del verano en el hemisferio norte. No es un territorio de lagos o lagunas o ríos, pero sí tiene una rica red de agua subterránea y por eso hay grutas y cenotes, miles.

Turismo en Yucatán

Las ciudades más importantes del estado son su capital, Mérida, Valladolid y Ticul. A la capital se la conoce como la Ciudad Blanca y es un sitio muy tranquilo. Los españoles la fundaron en 1542 sobre la ciudad maya de Toh, todavía visible en las cercanías de la Plaza Grande.

Un paseo por Mérida tiene que incluir su centro histórico y aquí algunos de sus mejores edificios: el Palacio de Gobierno, la Casa de Montejo, las Casas Gemelas o la Catedral de San Idelfonso. Montejo fue el Adelantado encargado de repartir las tierras y la casa familiar termina de construirse en 1549, tras su muerte. Esta antigüedad la encuentras en la calle 63, por 60 y 62.

La Catedral de San Ildefonso es la primera catedral construida en todo América Latina y la más antigua de México. Termina de construirse en 1598, tiene tres naves y tres capillas, dos torres de estilo morisco y una cúpula con pilares y arcos. La fachada es renacentista y la encuentras frente a la Plaza Principal, el zócalo de la ciudad.

Por su parte a la ciudad de Valladolid se la conoce como la Sultana de Oriente. También es muy antigua ya que se fundó en 1543 sobre la ciudad maya de Zací. Los paseos típicos aquí comprenden el ex Convento de San Bernardino, la Calzada de los Frailes, tan colorida, la Iglesia de San Servacio, la Destilería de Agave, el Palacio Municipal o el Centro Artesanal.

Amén de los atractivos culturales y arquitectónicos, en la ciudad misma hay un puñado de algunos de los miles de cenotes o pozos subterráneos de agua que hay en Yucatán. Están el cenote Zací, el X’kekén, el Samula y el Suytún. Y en los alrededores  hay otros, el Cenote Xcanché y el Hubik. También hay un par de zonas arqueológicas importantes, la Zona Arqueológica de Cobá y la de Ek Balam.

Y obvio, también cerca está Chichén Itzá. Las ruinas están en la carretera a Cancún, a 120 kilómetros de Mérida. En su época de gloria la ciudad abarcaba 25 km cuadrados y era un importante centro religioso y administrativo, habitado por la élite en palacios de colores brillantes. A su alrededor se calcula que vivían entre 50 y 60 mil personas, cual moderna ciudad.

En las ruinas destaca el Castillo de Kukulcán de 30 metros de alto, y aquí si llegas en el atardecer podrás disfrutar cualquier noche del año el show de luces y sonido. Otros edificios importantes son el Baño de Vapor, el Mercado, el Templo de los Guerreros, la Plataforma de Venus, el Cenote Sagrado, la Plataforma de los Jaguares y Águilas, la de las Calaveras, el Juego de Pelota, el Observatorio, la Casa Colorada, el Cenote Xtoloc…

Hay vuelos en avioneta sobre Chichen Itzá, están las Noches de Kukulkán de las que hablé antes y cerca, las Grutas de Balamkanché, por ejemplo. Chichen Itzá tampoco está lejos de otra localidad en Yucatán, Izamal, bautizado como Pueblo Mágico.

Izamal es dueña de tres culturas, la prehispánica, la colonial y la moderna. Es una ciudad amarilla, muchas, sino todas sus casas están pintadas de este color desde el año 1993 que fue cuando Juan Pablo II la visitó (el amarillo es el color del Vaticano). En Izamal puedes visitar el Convento de San Antonio de Padua, la Plazuela de la Cruz, la Plaza de la Constitución, el Centro Cultural Artesanal para hacer compras y las Pirámides de Izamal, por supuesto.

Un buen paseo en Izamal es trepar a una calesa y dejar que te lleven por las calles coloniales. ¿Pero además de estas ciudades qué hay en Yucatán? ¡Pues playas, haciendas, conventos, grutas y cavernas! Empecemos por las playas: el litoral del estado tiene más de 378 kilómetros de aguas turquesas.

Una de las playas más populares es la Playa Progreso, el puerto de entrada del estado. Tiene un hermoso malecón, desde donde se ven los cruceros llegar, y cuenta con plaza, mercado, restaurantes y tiendas. Es un destino popular entre locales, a solo 36 kilómetros de Mérida. A 90 kilómetros hay otra playa, Celestún.

Celestún es tierra de flamencos rosas, miles todos los días. Puedes alquilar una lancha y pasear por los manglares y tomar el sol en playas con palmeras cocoteras. Otro destino para ver flamencos y aguas cristalinas es Telchac, a 65 km de Mérida. Desde aquí puedes salir a conocer otras playas como Santa Clara, Dzilam de Bravo o Crisanto. Telchac es un puerto de pescadores muy pintoresco, con playas blancas.

Otro sitio interesante es Playa Las Coloradas, Zona de Protección de Tortugas Marinas desde los años ’80. Hay tres especies de tortugas de las siete de tortugas marinas que hay en el mundo. Entonces, no hay tiendas ni mercados, pero sí puestos que te sacan del paso para pasar el día.

Una mirada al Mundo Maya incluye además de Chichen Itzá, Uxmal, Ek Balam, Mayapán, Chacmultún, Dzibilchaltún, Xcambó o la Ruta Puuc. Si te gustan los cenotes y sus atracciones acuáticas entonces en Yucatán están los siguientes: Cuzamá, Lol Ha, Sambula, Ik kil, el cenote Sagrado a cielo abierto, X’keken que es estilo caverna, Samula, Zcí, Yodzonot, Uinic, Santa Rosa, Balmi, Canunché, San Ignacio, Xcanché o Chiquila, entre otros, algunos tipo caverna, otros abiertos o semiabiertos.

De la época colonial el legado son las haciendas henequeras, dedicadas a la industria de la fibra de Henequén suplantada ya por lo sintético. Muchas hoy pueden visitarse en tour. Se han construido entre los siglos XVII y XIX, en la época del oro verde. Las haciendas más populares son la Hacienda Xcanatún, del siglo XVIII, hoy hotel, la Haciendo Temozón Sur, a 45 km de Mérida, la Hacienda Santa Rosa de Lima del siglo XVIII también dedicada al cultivo del áloe vera o la Hacienda Yaxcopoil, con sus álamos.

Hay muchas más que abren sus puertas ya sea como hoteles o paseos de día. Las haciendas estas también son buenos lugares para probar algo de la mejor gastronomía de Yucatán, con base en carne de pavo, maíz, tortilla, chiles, frijoles, aguacates, tamales, tacos y antojitos.

Como ves, el estado de Yucatán es muy completo a la hora de deleitar al viajero. Combina naturaleza, ciudades coloniales, flamencos y tortugas, ruinas mayas, cavernas, cenotes y rica comida. El punto de partida suele ser Mérida así que disfruta de tu próxima aventura.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*