Razones para viajar más a menudo

Este artículo puede tomarse como consejo para todos o bien una lista de razones para viajar más a menudo para no olvidar y auto-animarnos más a cada uno de nosotros a viajar más seguido. En el nosotros me incluyo, viajo mucho menos de lo que me gustaría. ¿Qué tal si vamos haciendo una hucha y dentro de unos meses nos plantamos en Bali? ¿Qué tal la India? ¿Quizás Grecia?

¿A qué lugar del mundo irías ahora mismo si pudieras? Yo lo tendría claro…

A continuación, os dejamos con todas esas razones que nunca debemos olvidar para coger el avión, el tren o el coche más a menudo y partir a cualquier lugar. Porque todo lugar tiene algo nuevo que ofrecernos.

 Razón 1: Conocer culturas diferentes a la tuya

Nuestra propia cultura, que reúne tanto una forma de vida como costumbres en común, nos puede gustar más o menos, dependiendo de qué momento estemos viviendo, ya que todo influye… El hecho de viajar a un sitio muy distinto al nuestro con toda una cultura diferente no sólo nos da ese nuevo conocimiento del mundo sino que abre nuestra mente a nuevas posibilidades, a nuevos descubrimientos y a nuevas realidades personales diarias que quizás antes ni siquiera conocíamos. Este conocimiento nos hace mucho más tolerantes, mucho más abiertos y mucho más conocedores de la realidad que vive el mundo en distintas partes del mismo.

De esta forma descubriremos también que no todo es como nos lo pintan en los medios de comunicación y que hay muchas perspectivas de una misma realidad.

Razón 2: Para hacer un diario de vida-viaje

Quien más y quien menos ha escrito (o al menos, ha comenzado) un diario de vida. En él solemos contar todo aquello que hemos vivido durante el día a día, aquello que nos ha molestado o preocupado, etc. Ese diario de vida casi siempre está enfocado o bien en nosotros mismos, o bien en aquellas personas que tenemos cerca y que de una manera u otra nos importa y nos influye. Pues bien, viajando, nuestro diario de vida-viaje no sólo será mucho más rico sino que podremos dejar escritas anécdotas y otras vivencias que serán divertidas releerlas unos años después o dejarlos como “cuadernos” a nuestra futura descendencia.

Este diario de vida-viaje nos hará percibir también lo rica que ha sido nuestra vida a lo largo de los años con todos y cada uno de los viajes que hemos realizado.

Razón 3: Conocer gente nueva

En nuestra zona de confort, además de nuestras comodidades rutinarias se encuentran también esas personas que conocemos desde siempre, esas personas que tenemos cerca en el trabajo, amigos de instituto, familia, etc. Tener a estas personas cerca nos ayuda a tener cierto control de nuestra vida, pero ¿no crees que hay demasiadas personas en el mundo para poder ampliar nuestro círculo de amigos?

La mejor experiencia que puedes llevarte a la hora de viajar, además de conocer el sitio en cuestión, es hacer amigos o compañeros de viaje allí. Ellos te darán a conocer historias del lugar que quizás no vengan en los libros ni sean muy conocidas, podrán recomendarte sitios muchos más bonitos que los que suelen venir en las guías de viaje y cómo no, tendrás otra percepción del mundo distinta a la que tienes o tenías antes de partir.

Razón 4: Ver creaciones hechas por la mano del hombre o por la naturaleza

¿Soy la única que está deseando ver el Taj-Mahal en la India? ¡Debe ser impresionante poder verlo a tan sólo unos metros! O las pirámides de Egipto, o las cataratas de Iguazú, o la selva amazónica, o lo que puede quedar de la antigua Atenas, Roma, etc…

Sí, es cierto, en nuestro país y más concretamente, en nuestra ciudad, tenemos cosas maravillosas hechas por el hombre o por la naturaleza, que los extranjeros pueden estar deseando ver y que de hecho, se acercan cada año a verlas… Pero como tenemos la gran suerte de poder disfrutar de ellas a diario, ¿por qué no íbamos a querer ver otros lugares y sitios magníficos del mundo?

Si esta es tu principal razón para viajar, no olvides la cámara réflex…

Razón 5: La experiencia de viajar en sí misma

La última razón que os damos, podríamos daros muchas más pero posiblemente no acabaríamos, es la de vivir la experiencia de viajar en sí misma. Ya con esta razón nos debería valer.

El ser humano ansía tener dinero, y por regla general (tristemente), es para comprar materiales y objetos con la falsa idea de que estos nos darán la felicidad (una casa grande, un coche último modelo y llamativo, ropa de moda, etc.). Nosotros te recomendamos, que ahorres, sí,… Guarda dinero, porque por desgracia, viajar cuesta dinero y eso es una realidad que no podemos cambiar (aunque a día de hoy existen bastante remedios low-cost para no gastar tanto en nuestros viajes), y con el dinero ahorrado no haz otra cosa que no sea viajar. Viaja sólo, con tus amigos, con tu familia, con tu pareja, pero ¡viaja! Es la mayor y mejor experiencia que puedes brindarte a ti mismo. Los viajes dejan recuerdos en el alma y en el corazón… Los objetos se deterioran y sólo ocupan espacio…

Esperamos haberos convencido o al menos animado a viajar un poco más, a hacer realidad ese sueño que tantos años lleváis anhelando… Coged una maleta, cuatro cosas necesarias y disfrutad del viaje. Es el mejor consejo que os podemos dar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *