Recorriendo Corea del Sur en trenes turísticos

Uno de los países más nuevos en aparecer en el mapa del turismo internacional es Corea del Sur. Hay que decir que sus telenovelas han conquistado Asia y que a través de Internet están en estos momentos conquistando corazones por Europa y América. Increíble, pero real. Y por eso cada vez hay más gente que quiere visitar la península coreana.

La República de Corea, ese es el nombre correcto pues tengamos en cuenta que también hay una Corea comunista, recibe más de 10 millones de turistas por año y tiene en verdad mucho que ofrecer en sus alrededor de 100 mil kilómetros cuadrados de superficie. Está habitado por 51 millones y medio de personas, de las cuales el 20 % vive en Seúl, la capital y es un país que, sin dudas, cambia rápidamente de agrícola a industrial. ¿Pero qué le ofrece Corea a los viajeros?

Trenes turísticos en Corea del Sur

Podríamos hablar de las maravillas modernas de Seúl, una ciudad que no tiene mucho que envidiarle a Tokio, y de los tantos tours relacionados con sus novelas que se pueden hacer, pero hay que decir que una excelente manera de recorrer Corea es a bordo de algunos de sus trenes turísticos.

Corea tiene dos atractivos y recomendables trenes turísticos: el V-Train y el O-Train. Sus recorridos nos van a dejar los mejores recuerdos de este pequeño país asiático. Estos dos trenes recorren los valles internos de la península coreana y cada uno cruza por distintas provincias.

Ambos comenzaron a funcionar en abril de 2013 y son exclusivamente servicios turísticos que ofrecen a sus pasajeros una manera cómoda y conveniente de conocer la belleza rural de Corea y sus regiones montañosas. Porque Corea es mucho más que Seúl y que Busan, es un país que no ha dejado del todo atrás su pasado agrícola y que más allá de sus rascacielos y desarrollo tecnológico tiene en el interior encantos propios, antiguos y 100 % coreanos.

El tren turístico O-Train

Se trata de un tren que conecta la región central interna de Corea, formada por tres provincias: Gangwon-do, Chungcheongbuk-do y Gyeongsangbuk-do. Un tren (one), para las tres. Fue diseñado considerando lo pintorescas que resultan las cuatro estaciones del año en esta parte del país que contiene la cordillera más grande y larga de Corea del Sur.

El O-Train tiene cuatro vagones que tienen capacidad para llevar 205 pasajeros. Cada uno tiene distintos tipos de asientos que pueden acomodar tanto parejas como grupos familiares o de amigos. También hay asientos individuales para viajeros solitarios, y todos tienen enchufes para cargar ordenadores portátiles, móviles, tabletas o cámaras de fotos. Por supuesto es un tren moderno que cuenta con baños, zona de juegos para niños y cafetería, pero veremos además que en todo el tren hay unas pantallas que muestran lo que se ve desde la punta del primer vagón a medida que la formación avanza por las vías.

El tren cruza Seúl, Jecheon, Yeongju y Cheoram en un viaje ida y vuelta en un solo día, aunque por supuesto se puede bajar del tren en todas las estaciones: Seúl, Yeongdeungpo, Suwon, Cheonan, Osong, Chungju, Jecheon, Danyang, Punggi, Yeongju, Bonghwa, Chunyang, Buncheon, Yangwon, Seungbu y Cheoram.

El tren turístico V-Train

Si la O en el O-Train es por one la V aquí es por valley, valle. Es el tren turístico coreano que se interna en las zonas montañosas de Gangwon-do y Gyeogsangbuk, y muchos coreanos lo conocen con el apodo de tren tigre blanco porque en algunos de sus vagones está pintado este animal y cuando se interna en la cordillera parece que el tigre hace lo mismo.

Es un tren de estilo retro y muchos de los lugares que recorre parecen suspendidos en el tiempo y nos hacen acordar a los años ’70 u ’80. Y no solo eso, el personal a bordo también esta vestido retro así que es un transporte bastante curioso. El servicio de este tren que surca los valles coreanos hace tres viajes al día desde la estación Buncheon en Gyeongsangbuk-do hasta Cheoram en Ganggwon-do.

Tiene solo tres vagones, es más pequeño que el O-Train y su capacidad es de 158 pasajeros a bordo. La decoración, además de ser retro, es minimalista y tiene un espacio de observatorio y una pequeña cafetería. Un viaje de ida dura una hora y diez minutos, tiempo que es amenizado con los relatos divertidos del personal que nos van contando qué vemos a través de las ventanillas.

Si el O-Train tiene muchas estaciones el V-Train casi no se detiene y solo hace una breve parada en Bidong, otra de entre cinco y diez minutos en la estación Yangwon, que ostenta el título de ser la estación ferroviaria más pequeña de Corea,  y hace otra pequeña parada en la estación Seungbu para que los pasajeros bajen a tomar algunas fotos porque el paisaje, bellísimo, lo amerita. Después llega a la estación terminal.

Comprar de tickets en los trenes turísticos O-Train y V-Train

Los tickets se pueden comprar en las estaciones, pero hay dos pases turísticos que son útiles. El Pase KR o el Pase Integrado Nadeuri permiten el uso de estos dos trenes y también de otros trenes turísticos como el S-Train, el DMZ (el que pasa por la famosa Zona de Desmilitarización entre ambas Coreas), y el A- Train.

El precio individual del O-Train es de entre 27, 300 y 43.400 won (entre 20 y 20 euros), y el del V-Train de 8.400 y 11. 700 won (70 y 80 euros). El primero cumple recorridos de entre tres, cuatro, cinco y seis horas comenzando a las 8:15 am, mientras el segundo tiene un servicio de una hora que comienza a las 10:20 am y otro de dos horas y media que es por la mañana.

La información más completa la tienes en el sitio web de turismo oficial de Corea, con una completa y muy buena versión en español, y es mejor que la revises porque los horarios varían cada mes. Incluso, todavía mejor, revisa el sitio web de KORAIL para conseguir información más certera y poder organizar mejor el viaje.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*