Rubielos de Mora

Imagen| Heraldo de Aragón

Una de las provincias españolas más desconocidas para los viajeros probablemente es Teruel. Situada al este del país en una zona montañosa de gran altitud se la conoce por su clásica arquitectura mudéjar, su delicioso jamón con Denominación de Origen, sus pistas de esquí, las fiestas de los Amantes de Teruel, la Vaquilla o Dinópolis.

Además de su capital, Teruel cuenta con muchas otras poblaciones que merece la pena conocer. Uno de ellos es Rubielos de Mora, que tal vez te suene por haberlo visto en alguna lista de los pueblos más bonitos de España. Si no es así, acompáñanos en el siguiente post para descubrir este pueblo tan singular de la España despoblada.

Rubielos de Mora es un pequeño pueblo que apenas supera los 600 habitantes y que hunde sus raíces en la cultura romana como muestran los restos hallados en él como una lápida y un cántaro saguntino con monedas de oro y plata. No obstante, la riqueza histórica y cultural de Rubielos de Mora se encuentra en mayor medida en la Edad Media. Es desde el siglo XII a partir de cuando se tiene constancia por escrito de la existencia de este magnífico pueblo aragonés.

Se trata de un pueblo medieval magníficamente conservado que sorprende a quienes lo visitan y pasean por sus calles contemplando sus casas solariegas, sus palacios y bellas ermitas, casi todas en las afueras del pueblo. Rubielos de Mora llegó a estar rodeada en su totalidad por una gran muralla defensiva, aunque, desafortunadamente, hoy en día sólo se conservan los portales de San Antonio y del Carmen (s. XIV) – en tiempos la villa llegó a contar con siete portales – así como restos de dos torres defensivas y del castillo.

Sin embargo hay dos lugares que destacan sobre el resto: un edificio religioso (la ex colegiata Santa María la Mayor) y otro de arquitectura civil (la Casa Consistorial).

Imagen| Guía Repsol

Una de las visitas obligadas a Rubielos de Mora es la ex colegiata Santa María la Mayor, en la que podrás ver un gran retablo gótico internacional del siglo XV dedicado a la vida de la Virgen María. También lo es la Casa Consistorial, pues se trata de un edificio renacentista con una lonja en su planta baja.

No obstante, en Rubielos de Mora existen otros edificios que merece la pena conocer durante una visita como los conventos de los Carmelitas Calzados y el de las Madres Agustinas. Para acceder a éste último hay que recorrer un camino que está adornado con un bello viacrucis de forja.

Imagen| Dinópolis

En esta localidad turolense hay también museos dedicados a dos importantes artistas locales como el Museo Gonzalvo (en honor al artista de forja y pintura José Gonzalvo, autor del viacrucis que marca el camino al convento de las Madres Agustinas) y la Fundación Museo Salvador Victoria, el mejor espacio de arte contemporáneo de Aragón. En Rubielos de Mora también hay un centro denominado Región Ambarina que contiene restos biológicos de la prehistoria como plantas, insectos o muestras de ámbar que descubren al gran público cómo se analizan los fósiles encontrados y cuál es el proceso que se sigue hasta elaborar las teorías científicas.

Y, por supuesto, déjate conquistar también por la gastronomía turolense (prohibido marcharse de la provincia sin degustar el Jamón de Teruel).

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*