Rutas de Interrail para conocer Europa

Una manera divertida y económica de viajar con la que muchos jóvenes comienzan cada año su currículo viajero se llama Interrail. Para viajar en Interrail, lo primero que hay que saber es qué clase de viaje se quiere llevar a cabo, la estación del año en la que se va a viajar y cuántos días va a durar la aventura. En función de estas premisas será más fácil elegir el billete con el que recorreremos varios países en tren.

El Interrail es una forma joven, barata y ágil de moverse por Europa perfecta para ir en compañía de amigos o para hacerlos por el camino. Si estás planeando realizar el Interrail próximamente, a continuación te contamos todo lo que necesitas saber para recorrer Europa de estación en estación y algunas propuestas de rutas para hacer.

¿Qué es el Interrail?

Para aquellos que lo desconozcan, se trata de un billete que permite subir en todos los trenes que quieras para viajar por distintos países durante un determinado tiempo. En España, se puede adquirir el billete de Interrail a través de Renfe, que ofrece promociones en diferentes épocas del año, tres meses antes de la fecha del primer día de validez. Una vez comprado, el pasaje es personal e intransferible por lo que se necesita acreditar la identidad y fecha de nacimiento mediante el pasaporte, el documento nacional de identidad o el certificado de residencia.

Clases de billetes para el Interrail

La gama de pases Interrail abarca los Interrail One Country Pass y el Interrail Global Pass. En el caso del Interrail Global Pass, se puede utilizar el billete 5 días en un periodo de 10 (sin que tengan que ser consecutivos) o 10 días en un periodo de 22. En el caso de elegir el One Country Pass, las opciones son más flexibles pues puede utilizarse 3, 4, 6 u 8 días durante un mes.

Precio del billete

Los precios varían en función de la edad, de las zonas elegidas y de los días de viaje. Con el Global Pass se pueden recorrer 30 países mientras que el Interrail One Country Pass te abre las puertas a un solo país.

Planear gastos y rutas

Otro de los pasos fundamentales antes de empezar el viaje es fijar un presupuesto para comida, alojamientos o recuerdos. A pesar de que podamos disponer de una tarjeta de crédito para los imprevistos, tener un presupuesto nos evitará volver en números rojos.

Tampoco se puede comenzar el Interrail sin planear antes el recorrido. Ya que el uso de los billetes tiene un tiempo limitado, lo más aconsejable es tener claro qué ciudades visitar cada día, evitando improvisar y asegurándonos que veremos los monumentos más importantes.

Una vez decidido el itinerario es también importante escoger el alojamiento. Por lo general, un viajero de InterRail suele decantarse por albergues juveniles, aunque muchos también optan por hostales baratos. También se puede dormir en trenes nocturnos, aprovechando al máximo este transporte para desplazarse y descansar a la vez.

Ruta por Europa con el Interrail

Partiendo desde España, la ruta puede ser la siguiente:

  • París: Uno de los destinos predilectos de los interraileros y un excelente punto de partida pues tiene conexión con casi cualquier estación europea. Una buena oportunidad para tomarse todo un reportaje fotográfico con la Torre Eiffel, el Museo del Louvre, Notre Dame y el Sena.
  • Bruselas:  Sus numerosos museos, mercadillos y la mítica Grand Place son algunos de los grandes atractivos de la ciudad. Por no mencionar el Manneken Pis.
  • Brujas: Una ciudad romántica con muchísimo encanto. Ta sólo una hora de distancia en tren desde Bruselas es salir de la estación y toparse con una ciudad sacada de un cuento de hadas. Canales, casitas de ensueño y tiendas de chocolate por todas partes.
  • Ámsterdam: Llegamos a una de las ciudades más animadas de Europa, conocida como la Venecia del norte por sus bellos canales. Para conocerla, nada mejor que la bicicleta, el medio de transporte favorito de los Países Bajos.
  • Berlín: La capital alemana es moderna, dinámica y cuenta con algunos de los mejores museos del continente.
  • Dresde: Una de las ciudades más desconocidas de Alemania. Los bombardeos que sufrió durante la II Guerra Mundial destrozaron la ciudad pero más tarde su patrimonio fue reconstruido hasta quedar como fue y es una grata sorpresa para todos los viajeros que la visitan.
  • Praga: A tan sólo 3 horas de Dresde se sitúa la capital de la República Checa, una ciudad repleta de singulares edificios y monumentos inolvidables como el puente de Carlos.
  • Munich:  Esta ciudad alemana es otro de esos lugares interesantes de Europa para disfrutar de una gran oferta de ocio.

Documentación para el Interrail

Tener la documentación pertinente en regla es fundamental. Para la mayoría de los países de Europa, el DNI en vigor es suficiente para pasar los controles fronterizos, sin embargo es recomendable viajar también con el pasaporte y la Tarjeta Sanitaria Europea.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?