San Miguel de Escalada

San Miguel de Escalada es uno de los principales monumentos prerrománicos de la provincia de León. Fue un monasterio consagrado en el año 913 para alojar a monjes llegados de Córdoba, pero actualmente solo se conservan la iglesia y algunas otras dependencias.

Se encuentra en el municipio de Gradefes, a unos veintisiete kilómetros de la capital leonesa y en pleno Camino de Santiago. El monasterio se edificó sobre una antigua iglesia visigoda consagrada, según parece, a San Miguel. Si quieres saber más sobre esta joya del prerrománico, te invitamos a seguir leyendo.

Historia de San Miguel de Escalada

En el año 912 llegaron a esta zona de León un grupo de monjes encabezados por el abad Alfonso. Decididos a quedarse allí, construyeron en tan solo un año un monasterio que, ya en 913, sería consagrado por el obispo San Genadio de Astorga.

Para su edificación, aprovecharon materiales de la primitiva construcción visigótica de que te hablábamos. Esto es aún visible en uno de sus muros, donde puedes ver una inscripción del templo original. Por su parte, el monasterio vivó su época de mayor esplendor en el siglo XI, momento en que se le añadieron algunos elementos constructivos nuevos.

Ya en el XIX, con la Desamortización propiciada por Mendizábal de los bienes eclesiásticos, San Miguel de la Escalada quedó abandonado. Sin embargo, fue sometido a varias restauraciones y, ya en 1886, declarado Monumento Nacional.

Galería porticada

Pórtico de San Miguel de Escalada

Características de San Miguel de Escalada

Como te decíamos, esta construcción responde a las características del arte prerrománico. Es decir, al mismo que presentan Santa María del Naranco o San Miguel de Lillo en Oviedo. A grandes rasgos, combina elementos visigodos con otros mozárabes.

Sin embargo, los expertos actuales prefieren denominarlo arte de repoblación. El motivo, como habrás adivinado, es que era construido por los cristianos que iban asentándose en las tierras de Castilla abandonadas por los musulmanes para repoblarlas. Pero, como estas zonas fronterizas siempre impulsan los contactos, este estilo también posee un fuerte elemento mozárabe, es decir, debido igualmente a los cristianos pero que procedían de territorio propiedad de Al-Aldalus.

Por otra parte, como también te hemos mencionado, el complejo de San Miguel recibió varias ampliaciones en épocas posteriores a su construcción. Entre las que se conservan, destaca la gran torre románica del siglo XI que domina la parte sur del conjunto.

La iglesia

Pero, entre las partes de la construcción que se conservan actualmente, la iglesia es el elemento más importante. Tiene planta basilical y está dividida en tres naves que, a su vez, están separadas por arquerías de los tradicionales arcos de herradura musulmanes. Asimismo, entre las naves y el cabecero del templo hay un espacio perpendicular que funciona como transepto y que estaría destinado al clero en las ceremonias.

Por su parte, la cabecera cuenta con tres ábsides que son semicirculares en el interior, pero rectangulares en su parte externa. Además, estos se hallan cubiertos por bóvedas gallonadas parecidas a las que puedes ver en muchas mezquitas árabes.

Entre el transepto y la cabecera hay un iconostasio formado por pilares en forma de cruz que, en la liturgia hispana ocultaba al sacerdote de los fieles durante la Consagración. Era esta una norma ceremonial que se mantuvo en la liturgia peninsular hasta que se adoptó la romana en el siglo XI. El iconostasio era el elemento arquitectónico que propiciaba esa privacidad. Normalmente, se trataba de un biombo decorado con motivos religiosos que se colocaba ante el altar. Comenzó a usarse en los templos bizantinos, de donde pasó a Occidente.

Arcos de herradura del templo

Detalle de los arcos de herradura de San Miguel de Escalada

En cuanto al exterior, el templo carece de pórtico avanzado, algo habitual en el prerrománico asturiano. Las entradas son laterales y en su parte oeste. Precisamente, en el lado sur de la iglesia se extiende una galería porticada con arcos igualmente de herradura que embellece el conjunto. Este elemento constructivo, algo posterior pues se edificó en el siglo X, es igualmente propio de los templos asturianos y sería posteriormente muy utilizado en la arquitectura románica.

Respecto a la iluminación de la iglesia, también sigue los rasgos de otros templos paleocristianos. Por tanto, se consigue con pequeñas ventanas en el muro volado tanto de la nave principal como de los ábsides. Finalmente, el tejado se sustenta en dos fases y tiene una vertiente con amplio alero.

La torre

Fue el último elemento constructivo que se añadía al conjunto de San Miguel de Escalada, ya en el siglo X. Presenta gruesos estribos y, en su origen, constaba de tres plantas. Se accede al interior a través de una puerta con arco de medio punto que te lleva a la capilla de San Fructuoso, también conocida como Panteón de Abades.

Pero en ella destaca principalmente la ventana con doble arco de herradura. Es curiosa su presencia porque la torre es románica. Por tanto, ya no se utilizaban este tipo de arcos. Si se hizo este fue para imitar al que se halla en la parte occidental del templo.

La decoración

Finalmente, la ornamentación de San Miguel de Escalada es muy rica para su época. Consta de capiteles, frisos, celosías y canceles. En cuanto a sus motivos, abundan los vegetales. Por ejemplo, racimos, hojas y palmeras. Pero también hay otros geométricos como trenzados o mallas y de animales, como pájaros picoteando racimos de vid.

El códice de San Miguel de Escalada

En torno al año 922, el abad Víctor, del monasterio leonés que nos ocupa, mandó crear un códice que copiara el ‘Comentario al Libro del Apocalipsis’ del Beato de Liébana. El resultado fue el llamado ‘Beato de San Miguel de Escalada’, atribuido al maestro iluminador Magius. Sin embargo, este códice, al parecer, no se realizó en el monasterio leonés, sino en el de San Salvador de Tábara, ubicado en la localidad zamorana del mismo nombre. Actualmente, el ‘Beato de San Miguel de Escalada’ se conserva en la Biblioteca Morgan de Nueva York.

Parte trasera del templo

Parte trasera del templo leonés

Cómo llegar a San Miguel de Escalada

Este monumento se encuentra, como te decíamos, en el municipio leonés de Gradefes. La única forma de llegar hasta el monumento es por carretera. Tienes autobuses desde la capital de la provincia, pero no son demasiado frecuentes. Nuestro consejo es que vayas en tu propio coche.

Para hacerlo desde León, debes tomar la N-601 que une la ciudad con Valladolid. A la altura de Villarente tienes que coger la LE-213 que te llevará a Gradefes. Pero, antes de llegar a la capital del municipio, debes tomar una desviación a la izquierda que anuncia el monasterio.

En conclusión, San Miguel de Escalada es una de las principales edificaciones prerrománicas de toda Castilla. Emparentada con sus coetáneas astures, su belleza no te dejará indiferente. Anímate a visitarla.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

3 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1.   Pilar dijo

    ¿Castellanos asentándose en tierra reconquistada? ¿edificacion castellana? Ni eran castellanos los que poblaron estas tierras, ni es un edificio castellano señor. Ésto es León, región leonesa no Castilla. Si hace el favor de rectificar su publicación los leoneses estaremos muy agradecidos. Estamos muy hartos de los continuos ninguneos, ya está bien.

  2.   Jonathan dijo

    Cuando se construyó San Miguel de Escalada, Castilla era un condado del reino de León por lo que los monjes andalusíes donde se asentaban era en León. Hoy en día, este edificio se encuentra en la región leonesa, Castilla y León como su nombre indica está compuesto por dos regiones. Así que el monasterio ni era ni es castellano.
    Además de las incorrecciones históricas y artisticas (aunque no las he señalado), chirría que ni se mencione el Beato de Escalada (una auténtica joya) , hoy en la Morgan library and museum de Nueva York.

  3.   Valdabasta dijo

    San Miguel de Escalada es mi pueblo y está en León! no en Castilla! Haga usted el favor de rectificar y no escribir semejantes burradas.