Santa María del Naranco

Santa María del Naranco

Si te gusta el arte y las obras arquitectónicas, seguramente habrás oído hablar del Prerrománico en la Península. En la ciudad de Oviedo, en las afueras, encontramos varios representantes de esta tendencia, siendo el más importante la iglesia de Santa María del Naranco. Esta iglesia es uno de los lugares turísticos por excelencia en Oviedo, ya que nos encontramos con un edificio histórico de gran importancia.

Hay que decir que tanto Santa María del Naranco como San Miguel de Lillo y Santa Cristina de Lena representan el alto medieval europeo y son los edificios más importantes de ese período. Hoy vamos a ver los detalles acerca de Santa María del Naranco, edificado durante el reinado de Ramiro I.

Historia de Santa María del Naranco

Santa María del Naranco

Santa María del Naranco es un edificio que antiguamente formaba parte de un conjunto palaciego que también contaba con San Miguel de Lillo. Con el paso del tiempo se habló de este lugar como una iglesia, aunque no está clara la finalidad que tenía, un aula regia, un palacio o un edificio religioso. Este Aula Regia cambió de condición cuando se derrumbaron algunas partes de San Miguel, por lo que hoy en día Santa María del Naranco se conoce como iglesia prerrománica.

Todo el conjunto fue construido durante los ocho años de reinado de Ramiro I. Esta iglesia sufrió diversas modificaciones durante el periodo gótico y el barroco. En el año 1885 se declaró Monumento Nacional y en 1929 fue restaurado. Ya en 1985 fue declarado también Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el apartado de las Iglesias del Reino de Asturias.

El edificio

Santa María del Naranco

Este palacio con fines de ocio tiene unos veinte metros de largo y seis de ancho. Cuenta con dos pisos con una clara división que además se unen con escaleras desde el exterior. Desde fuera se puede ver un edificio que parece compacto, con dos pisos y con una tejado a dos aguas. En los lados más largos nos encontramos con unas puertas con arcos de medio punto que ofrecen la entrada al edificio. En la zona norte se encuentra la escalera que da acceso a la zona del piso superior.

Las fachadas de los extremos llaman la atención por su belleza, en donde se puede apreciar la gran importancia de las proporciones. Destacan los balcones con tres arcos de medio punto peraltados en la fachada, ya que es uno de sus detalles más significativos. El arco central es mayor que los otros dos. Estos arcos le aportan muchísima luz a la zona superior de la iglesia. En la zona de arriba también se puede ver una ventana con tres arcos que le da una gran simetría y personalidad al conjunto.

Santa María del Naranco

Desde su interior se puede visitar la parte inferior y subir a la superior por la escalera. En la planta superior era en donde se encontraban los nobles, con una sala central con arco abovedado con seis arcos apoyados en ménsulas. Esta zona se abre al exterior hacia los mencionados balcones. La otra planta tiene una distribución parecida pero en menor escala.

Hay que decir que toda la obra está realizada en sillarejo, un material habitual en el arte asturiano. En el conjunto también se crearon otros pequeños edificios de servicios, aunque la gran mayoría han desaparecido. De ahí que ya no se aprecie que tanto San Miguel de Lillo como Santa María del Naranco son parte del mismo conjunto. No obstante, se mantienen en un buen estado de conservación.

Decoración de Santa María del Naranco

Decoración en Santa María del Naranco

Aunque este edificio parece a simple vista muy austero como lo es el románico y el prerrománico, lo cierto es que también cuenta con algunos elementos decorativos. Es muy habitual ver el decorado con sogueado, es decir, imitando a sogas decorando ciertas zonas como los capiteles. En los capiteles de las columnas casi siempre se pueden ver motivos naturales, con plantas y animales.

Información útil de Santa María del Naranco

Santa María del Naranco

Estamos ante una de las obras más importantes del altomedieval y del prerrománico asturiano. Una obra que ha sido estudiada en carreras de arte. Es sencillo visitar este lugar ya que se encuentra cerca de Oviedo, en el Monte Naranco. A tan solo cuatro kilómetros del centro histórico podemos ver esta obra tan importante. Hay que pagar un pequeño precio para la entrada pero sin duda vale la pena. Si estamos en el centro de la ciudad, podemos ir a la estación de autobuses desde la famosa calle Uría. Desde aquí es posible coger un autobús en la línea A que nos lleva a este monte en donde visitar Santa María del Naranco. Si nos gusta caminar, hay que tener en cuenta que hay cierta subida, aunque si estamos acostumbrados a hacer rutas de senderismo puede ser un buen plan para visitar este precioso monumento que además ofrece estupendas vistas de la ciudad.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?