Santuario de Fátima

En Portugal hay muchos destinos interesantes y hermosos y de algunos de ellos hemos estado hablando aquí en Actualidad Viajes. Hoy le toca el turno a el Santuario de Fátima, un sitio de peregrinación super popular que al año recibe la visita de alrededor de cinco millones de personas.

El santuario está a 126 kilómetros de Lisboa así que puede convertirse fácilmente en un day trip desde la capital portuguesa. Por eso, apunta toda esta información si estás por viajar a Portugal para conocer sus atracciones turísticas.

El Santuario de Fátima

El santuario está en la ciudad de Fátima, al centro del país, en una zona elegante llamada Cova da Iria que es donde conviven los conventos con los hoteles y apartamentos. El santuario es uno de los más importantes del mundo.

Se construyó después de la aparición de la Virgen. Cuenta la historia que en 1917 tres niños, a la postre los tres pastorcitos de Fátima, vieron varias veces a la Virgen y en una oportunidad les pidió que construyeran una capilla. Naturalmente la capilla creció y creció hasta convertirse en el santuario que vemos hoy en día y que recibe y acoge a cientos de miles de peregrinos.

¿Pero cómo es este complejo de edificios? Pues tiene distintos recintos: el Recinto de la Oración, la Capilla de las Apariciones (la original que guarda una imagen de la Virgen), la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, la Rectoría y la Casa de Retiros de Nuestra Señora del Carmen, otra casa de retiros llamada de Nuestra Señora de los Dolores, la plaza Pío XII, el Centro Pastoral Pablo VI, la nueva basílica de la Santísima Trinidad y el Albergue del Peregrino.

La Basílica de Nuestra Señora del Rosario es muy grande y las obras comenzaron casi al final de los años ’20. Tiene estilo barroco y se consagró en 1953. Su torre alcanza los 65 metros de altura y tiene en la punta una impresionante corona de bronce que pesa siete mil kilos y porta a su vez la cruz. Dentro hay un carrilón con 62 campanas hechas en Fátima y un reloj. Sobre el frente de la torre hay un monograma, NSRF, realizado en mosaico en las Oficinas del Vaticano.

Otro mosaico igual de hermoso y hecho en las mismas oficinas está sobre la entrada de la basílica y es el que representa la Santísima Trinidad. A la entrada del edificio hay dos enormes estatuas, una del Inmaculado Corazón de María (ofrecida pro los católicos de Estados Unidos), y otra de los grandes apóstoles del Rosario. También hay una estatua de San Juan Eudes y una de San Esteban.

La basílica está construida sobre el mismo lugar en el que los tres pastorcitos dijeron haber visto un relámpago sorpresa que los asustó y los hizo regresar corriendo a sus casas tras juntar con prisa el  rebaño. Tiene 70, 5 metros de largo y 37 de ancho y está construida con piedra caliza, muy pero muy blanca.

Tiene un diseño típico con una gran nave con capilla mayor, dos sacristías y transepto. Hay además 14 capillas laterales, todas en mármol, representando cada una uno de los misterios del Rosario y con bajorrelieves en bronce.

Todo el arco del crucero tiene un mosaico, hecho en las Oficinas del Vaticano y ofrecido por la comunidad católica de Singapur, y en las paredes laterales hay otro mosaico, 15 paneles, que componen el Viacrucis. El altar, por su parte, está en el centro del presbiterio, todo de piedra y con piezas de plata que representan la Última Cena.

Otra pieza de plata labrada es el sagrario. Hay un retablo que presenta el Mensaje de Nuestra Señora, obra del pintor Joao de Sousa Araújo.

En una de las capillas laterales,a la izquierda del transepto, está la tumba de la Beata Jacinta muerta en 1920 y de la Hermana  Lucía muerta en 2005. Otro beato enterrado aquí es Francisco, muerto en 1919. Al fondo de la basílica, por otra parte, hay un hermoso órgano, justo en el coro, que es obra de la empres italiana Fratelli Ruffatti y data de los años 50. Tiene cinco cuerpos y fue absolutamente restaurado en 2015.

La impresionante Columnata es obra del arquitecto Antonio Lino y tiene 200 columnas y medias columnas más 14 altares. Forma parte del Viacrucis con sus paneles de cerámica y sobre ella hay 17 imágenes, grandes de mas de tres metros de alto algunas de ellas, muchas de santos que son “apóstoles marianos”. Hay otro órgano, en el recinto, que fue construido por la firma Yves Koenig, con una gran potencia gracias a sus 20 registros.

El Recinto de la Oración también es enorme e impactante: es una explanada muy amplia rodeada por árboles y por las dos basílicas. Es aquí donde se congrega la gente cuando hay asambleas. Hablando de árboles hay una encina centenaria que está ligado a las apariciones y por eso ha recibido el título de “interés público”. Por otro lado también está el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, con su primitiva fuente, hecho en bronce dorado y de autor desconocido.

En 1999 se inauguró un pesebre hecho por José Aurelio con motivo del Jubileo del año 2000, con forma de triángulo en chapa de acero inoxidable y con cinco metros de base y altura. Otro rincón destacado del santuario es el Muro de Berlín que data de 1994. Es un bloque del famoso muro de la capital alemana que data de los años ’60 y fue demolido en el ´89. Lo ofreció un portugués residente de ese país.

Por su parte la otra basílica, la Basílica de la Santisima Trinidad, es muy nueva pues fue dedicada en 2007, aunque la idea nació en los años ’70 cuando empezaba a ser claro que la primera no tenía capacidad para acoger a todos los peregrinos. Es redonda, tiene 125 metros de diámetro y cuenta con un espacio libre de 80 metros. Con 18 metros de alto tiene 8.633 asientos y su interior puede dividirse por una pared móvil de dos metros de alto.

A su alrededor están las plazas de Juan Pablo II y Pío XII y la Cruz Alta de 34 metros y hecha en acero. Lo cierto es que el Santuario de Fátima es un sitio enorme así que solo para no dejarlos en el tintero también están las capillas del Santísimo Sacramento, la de la Reconciliación, al de la Muerte de Jesús y la de la Resurrección de Jesús.

Información práctica del Santuario de Fátima:

  • Dirección: Apartado 31, Fátima.
  • Cómo llegar: en coche es fácil y rápido sino conviene apuntarse a un tour porque suman un par de destinos más como el monasterio medieval de Batalha y la aldea de Óbidos, también medieval. Si no te atraen los tours siempre puedes coger el autobús en la estación de Sete Rios, la línea azul del metro tiene allí una parada. Los autobuses salen cada media hora, todos los días y calcula unos 12 euros el viaje.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Lisboa, Que ver

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*